Robert Moreno: "En este clásico pueden pasar cosas extremas"

El exseleccionador español repasó su actual situación y dejó su pronóstico para el Clásico

Actualmente se encuentra sin equipo y trabajando con su cuerpo técnico a la espera de nuevas oportunidades

El futuro de Robert Moreno, en el aire
El futuro de Robert Moreno, en el aire | Valentí Enrich

El ex seleccionador español Robert Moreno considera que el clásico de este sábado entre el Barcelona y el Real Madrid es uno de los más imprevisibles de los últimos tiempos y que pueden pasar cosas extremas, desde goleadas abultadas a un empate a cero.

EFE

Así lo explica en esta entrevista realizada mediante videollamada desde Milán, donde reside actualmente Moreno mientras trabaja con su cuerpo técnico para estar preparados cuando llegue una oferta interesante para volver a entrenar.

¿Cómo es el día a día actual de un entrenador sin equipo en plena pandemia?

No podemos viajar y lo que hemos hecho con el cuerpo técnico es distribuirnos las cinco grandes ligas europeas, en las que me apetecería poder trabajar, y ver todos los partidos posibles. Mi dinámica diaria es levantarme, llevar a mis hijas al colegio, sentarme delante del ordenador y ver un partido tras otro. Antes de esta entrevista estaba repasando el Bayern-Atlético. Hacemos un análisis táctico de las grandes ligas europeas y nos hemos construido nuestra propia secretaria técnica para tener el conocimiento idóneo de los jugadores que hay en el mercado. Y también dedico un tiempo de mi día a ir en bicicleta.

¿Que haya escogido Milán como su ciudad de residencia tiene algo que ver con su futuro profesional?

La ciudad no, pero el país, sí. Italia me gusta mucho. Junto con España es el país en el que me apetece más entrenar. Se da un componente cultural que creo que es muy importante para un entrenador: me siento como en casa. Y así es más fácil trabajar. He tenido algunas aproximaciones con equipos italianos. Aunque por mi forma de entrenar me gustaría coger un proyecto desde cero. Necesito dar información y poder influir en los jugadores y el mínimo tiempo que tienes como entrenador es la pretemporada. Cuando empiezas en mitad del curso acostumbras a llegar a un lugar que tiene urgencias.

¿Pero hay posibilidades de le veamos entrenar esta temporada?

Unas son las circunstancias que a ti te gustan y otras las que se dan. Si un equipo me hace una propuesta interesante y veo posible desarrollar el proyecto lo voy a valorar. No quiero ser esclavo de mis palabras. No descarto estar entrenando pasado mañana, dentro de dos semanas o en un mes.

Usted conoce al detalle las cinco grandes ligas europeas. ¿LaLiga ha perdido poder respecto al resto?

Esa comparación me cuesta muchísimo hacerla. Estamos viviendo un contexto muy complejo, el del coronavirus, que ha condicionado mucho a todos los equipos. Cada uno se ha sabido adaptar mejor o peor y están pasando cosas raras como el 2-8 del Bayern al Barcelona, el 4 a 1 del Hoffenheim al Bayern o el 7-2 del Aston Villa al Liverpool. Respecto a la 'Champions', se debe tener en cuenta que la Ligue 1 se paró y los jugadores del PSG llegaron descansados y la Bundesliga fue la primera en reiniciarse y Bayern o Leipzig pudieron preparar con tiempo la competición europea. No creo que España esté lejos de las propuestas de las otras ligas. Sin ir más lejos, el jueves el Granada ganó en el estadio del PSV Eindhoven dando una muy buena imagen.

¿Qué camino debe seguir el fútbol español?

España debe seguir por el camino que le ha dado el éxito tratando de adaptarse y evolucionando. Pero los equipos necesitan estabilidad y continuidad y no tener, por ejemplo, los líos que ahora mismo hay en un club como el Barcelona. Para un entrenador es muy complejo hacer un equipo ganador en ese entorno. De la misma manera que para el Real Madrid es muy complejo después de un mercado en el que no ha podido renovar a su plantilla, la cual viene de ganar tres Ligas de Campeones seguidas y es campeón de Liga. Es muy difícil mantener esa tensión altísima constantemente y debes ser consciente de que hay gente joven esperando para hacerlo mejor que tú.

Quizá este clásico entre Barcelona y Real Madrid es el más descafeinado de los últimos tiempos a causa de jugarse a puerta cerrada y del mal momento que viven los dos equipos. ¿Lo ve así?

Está claro que las dinámicas no son buenas pero son casos totalmente diferentes. Por un lado, el Barcelona está haciendo una renovación clara de la plantilla y están apareciendo jóvenes inexpertos a la hora de competir en el alto nivel y en partidos como este clásico. Por otro lado, en el Real Madrid asistimos a la continuidad de una plantilla que ya es veterana y lo ha ganado todo. Por mi propia experiencia, porque lo viví en el Barcelona, es muy difícil mantener ese nivel de tensión cuando lo has ganado absolutamente todo. Al final el ser humano inconscientemente se relaja un poco.

¿Algún pronóstico?

En este clásico puede pasar absolutamente de todo. Y cuando digo de todo me refiero a cosas extremas. Desde que haya un resultado abultado para un lado o para el otro hasta que acabe en empate a cero. Tú has dicho que será un clásico descafeinado y yo lo considero uno de los más imprevisibles de los últimos años.

¿Cree que la bajada de tensión que comentaba antes después de ganarlo todo es uno de los motivos del 2-8 del Barcelona ante el Bayern?

Reducirlo a eso no sería justo. Hay una serie de componentes y de procesos que creo que no me toca analizarlos porque como ex segundo entrenador del Barcelona mi deber es ser respetuoso con el trabajo de la directiva y los entrenadores. De todas maneras, el Barcelona ha seguido ganando durante mucho tiempo, y esa es una de las cosas que más admiro de Leo Messi: el hambre que sigue teniendo. Yo quiero ver al Liverpool este año. Después de mucho tiempo sin ganar la Premier y la 'Champions' las han conseguido. Ahora quiero ver a Klopp, un entrenador al que admiro, cómo lo gestiona. Ese fuego que tienes dentro cuando no has ganado es muy difícil de mantenerlo cuando ya has ganado. Por eso creo que los ciclos de los entrenadores tienen que ser de dos o tres años. Ganar es un problema añadido para volver a ganar.

¿Cómo valora la aparición de jóvenes jugadores como Ansu Fati, Adama Traoré o Eric García en la selección española?

A mí la irrupción de los jóvenes es algo que me encanta, sabiendo que hay que pagar un peaje. Conmigo debutaron Pau Torres y Dani Olmo e iba a debutar también Adama y a Ansu Fati lo teníamos en la lista. Son el futuro, pero suponen un peaje. En España hay jugadores suficientes para armar una selección que sea candidata a ganarlo absolutamente todo.

La derrota ante Ucrania dejó algunas dudas de cara a la Eurocopa.

Como exseleccionador no opinaré de partidos concretos actuales porque tengo mucho respeto a la figura de seleccionador. Mi opinión solo podría crear polémica o titulares fuera de lugar. Si quieres te hablo de Rumanía, que fue nuestro último partido y en el cual considero que jugamos muy bien.

¿Le gustaría regresar algún día a la selección?

Lo que me gustaría es hacer una carrera tan buena como entrenador, tan llena, que me aporte el derecho a optar en el futuro a que mi selección pueda pensar en mí. Pero me refiero a un plazo de, por lo menos, 10 años. Ahora lo que quiero es hacer carrera como entrenador. Para mí fue un orgullo ser seleccionador español y lo volvería a ser. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil