Sport.es Menú

El Barça dice adiós a la Liga

La ilusión de reeditar el campeonato por cuarta temporada consecutiva se esfumó en el momento más decisivo. El Barça, que podía acercarse a sólo un punto de su rival tras protagonizar una persecución vertiginosa en las últimas semanas, se alejó de nuevo a siete y parece impensable que los blancos vayan a desperdiciar ahora tan jugosa renta.

Ricard López

Tocará, por tanto, centrarse en la Champions, donde el Barça recibirá el martes al Chelsea en la vuelta de semifinales. Y apelar a la heroica. Remontar el 1-0 de Stamford Bridge no se presume fácil. Y menos si se juega como este sábado. Pero este equipo ha dado razones más que sobradas para creer en ello. Si el cansancio no hace mella, como pasó ante el Madrid, todo es posible. Y no es el único título a tiro, pues también queda la final de Copa del próximo 25 de mayo. Se podrá ganar o perder, pero suceda lo que suceda, este Barça lo habrá dado todo hasta el último momento. Y eso, como dice Guardiola, ya es todo un triunfo.

Por una vez, el Barça no se pareció en nada a ese equipo arrollador que lo ha ganado todo en los últimos cuatro años. Los azulgranas jugaron a una velocidad menos, sin ideas, faltos de ritmo. Y concedieron demasiada ventaja a su rival tirando por la borda unos primeros 45 minutos para olvidar. Una vez más, la posesión fue suya. Pero no le sirvió. Faltó profundidad, precisión en los pases. Y sus excesivas pérdidas de balón dieron pie a las contadísimas oportunidades blancas. Dos de ellas acabaron en gol.

Guardiola sorprende con Tello

Pep Guardiola fue valiente y fiel a su filosofía alineando de salida al jovencísimo Cristian Tello, recambio en ataque del 'tocado' Alexis Sánchez. Y también apostando por Thiago en lugar de Cesc en la media. Sus sorpresas tácticas, sin embargo, no surtieron el efecto esperado. El Madrid se cerró bien atrás, y el equipo no tuvo más remedio que tocar y tocar, abusando del juego horizontal y creando poco peligro.

Messi estaba perdido entre líneas. Alves luchaba solo contra el mundo como falso extremo derecho. Y, por la izquierda, a Tello apenas le llegaban balones. Iniesta y Thiago perdían los que nunca suelen perder. Y eso dio esperanzas a un Madrid al que el empate ya le iba bien. ¿Para qué arriesgar, si no pasaba apuros?.

Los blancos rentabilizaron al máximo sus escasas opciones. Avisaron primero en el 4', cuando Valdés salvó el 0-1 despejando a córner un cabezazo de Cristiano Ronaldo que rebotó en Puyol. En el 6' replicó el Barça, pero Casillas, rapidísimo, se anticipó por pelos a Alves en una contra. Benzema lo intentó de nuevo en el 10', con un chut desde la frontal.

'Mazazo' de Khedira

Y, a la tercera, el Madrid ya no perdonó. Valdés, impreciso, salió mal a despejar un córner. Rechazó en primera instancia un remate de Benzema en el área pequeña. Pero Khedira, en boca de gol -y en posible fuera de juego-, aprovechó el rechace para marcar solo a placer (0-1, 16').

Igual que ocurrió el miércoles ante el Chelsea -y la semana anterior, ante el Levante-, el Barça empezaba perdiendo. Pero, a diferencia de Stamford Bridge, su juego no era brillante. Ni mucho menos. Faltaba fuerza, chispa, frescura. Quedaban 75 minutos por delante para buscar la reacción. Pero ni así.

El Madrid se cierra y Xavi perdona

El Madrid encontró un tesoro y defendió su renta como oro en paño. Los de Mourinho levantaron un muro inexpugnable atrás. En el 26', Xavi perdonó el empate tras plantarse solo ante Casillas, a pase de Messi. No había manera.

El Barça lo intentó todo. Quiso pero no pudo. Los minutos pasaban y nada invitaba al optimismo. En el 54', Tello, tras recibir una gran asistencia de Thiago, envió a las nubes una ocasión inmejorable solo ante el meta madridista.

Alexis, revulsivo y gol de furia

El partido estaba tal y como lo quería el Madrid. Ni en sus mejores sueños podía imaginar un escenario así. Pero la insistencia, con más corazón que cabeza, del Barça tuvo su recompensa.

En el 69', Pep Guardiola sustituyó a Xavi por Alexis. Y el chileno apenas tardó un minuto en lograr el empate. El 1-1 llegó tras una acción llena de lucha y empuje. Messi se internó por el centro y asistió para Tello, que remató cruzado. Casillas despejó en primera instancia, Adriano volvió a disparar. Y Alexis, entrando con todo, casi se introdujo junto al balón dentro de la portería (70'). Por fin se hacía justicia.

Cristiano frena la reacción

La Liga volvía a estar viva. Pero la ilusión duró muy poco. Apenas un par de minutos. El Barça pareció dejarse llevar por la euforia tras el gol, y concedió una de esas ocasiones que jamás se pueden regalar. Y menos ante un adversario tan peligroso. Özil trazó un pase perfecto hacia Cristiano Ronaldo desde los tres cuartos del campo. Y el portugués, completamente solo tras irse por velocidad de Mascherano, batió a Valdés superándole en el uno contra uno (1-2, 72').

El segundo gol del Madrid pesó como una losa para un Barça que pasó de la esperanza a la impotencia total. El cansancio pasó factura, de manera que ya no hubo margen para la reacción. Con la Liga prácticamente imposible, ahora queda soñar con una remontada ante el Chelsea en la vuelta de 'semis' de la Champions. Revalidar título europeo y ganar la Copa del Rey es ahora el objetivo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil