Sport.es Menú

Cristiano-Messi, la final de la Copa del Rey pasa por sus botas

Llega el cuarto clásico de la temporada, con una plaza para la final de la Copa del Rey en juego y un Barça que viaja esta misma mañana a Madrid con el cartel de favorito colgado del pecho. No es una condición que le guste al equipo, pero tampoco parece que esto vaya a hacer cambiar los planes de Jordi Roura y Tito Vilanova. Y por supuesto, está servido un nuevo duelo Messi-Cristiano Ronaldo.

Juan Manuel Díaz

En ausencia de Vilanova, que está siguiendo tratamiento para combatir su enfermedad, será Jordi Roura quien esté al mando de las operaciones en el banquillo de Chamartín. Ya ha dejado claro que esto no cambia en nada la filosofía del equipo ni los planes. Los blaugrana saldrán a ganar en el Santiago Bernabéu, como siempre en el último lustro; y en principio, lo hará con todos los efectivos disponibles, con la excepción quizás de Víctor Valdés.

Roura no quiso despejar la duda en torno a la portería, aunque todo indica que seguirá José Manuel Pinto como titular. Por delante, el tándem Piqué-Puyol siempre se mostró como el más solvente para frenar a Cristiano Ronaldo, mientras que los laterales serían para Alves y Alba.

A estas alturas de la temporada existen pocas dudas de lo que se considera el equipo de gala del Barça: los 'tres pequeños' y Messi son fijos, con Iniesta escorado a la izquierda, Xavi y Cesc en los interiores y Busquets en el medio centro. Pedro, incombustible y muy competitivo, ha vuelto a convertirse en el dueño del extremo diestro por derecho propio.

Jugadores como Villa -máximo goleador del Barça en la Copa con cinco goles- Alexis, Thiago, Mascherano o Adriano quedarían como recursos de lujo. En Barcelona se han quedado Montoya, Cuenca y Tello (al margen de los lesionados Dos Santos y Abidal) pues todos los 'pesos pesados' del vestuario han llegado a punto para la cita.

¿HUNDIR EL TITÁNIC?

Mucho se ha especulado en torno a las consecuencias que puede tener el partido, pues el Real Madrid llega con numerosas bajas, algunas tan destacadas como las de Casillas, Sergio Ramos o Di María. Sin duda, la baja del capitán y guardameta es la más importante, por su carga simbólica.

Estos problemas, combinados con el cargado ambiente que se respira en el conjunto blanco -Sara Carbonero, compañera de Iker, admitió en una tertulia la mala sintonía entre Mourinho y la plantilla- han hecho que desde algunos sectores se especule con la posibilidad de que el Barça esté en condiciones de 'hundir' el proyecto madridista para este curso.

La plantilla del Barça no quiere ni oir hablar al respecto, aunque sí admite que saldrá a buscar el triunfo, como siempre, por muy impresionante que sea el Santiago Bernabéu. Los tres precedentes de la temporada, en la Supercopa de España (3-2 y 2-1) y en la Liga (2-2), fueron muy equilibrados, y el poderío de la plantilla del Real relativiza los problemas de José Mourinho.

Aún así, es una realidad que Casillas, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao y Di María no pueden jugar esta noche. Y que las dudas ya empiezan en la portería. Aunque el ex sevillista Diego López es flamante fichaje de invierno, la mayoría apuesta porque será Adán el guardameta del clásico.

También en defensa se valoraba la posibilidad de que Essien entre en el lateral derecho, desplazando a Arbeloa a la izquierda. marcelo, falto de rodaje tras su lesión, sería el sacrificado, mientras que el tándem de centrales sería más que excepcional: Varane-Carvalho.

Tampoco está claro si Mourinho apostará por un doble pivote (4-2-3-1), con Khedira y Xabi Alonso, o bien dibujará un rombo (4-4-2) en el centro del campo con el donostiarra como vértice inicial.

Al parecer, todo depende de la posible entrada de Modric en el equipo y del espíritu con el que jugará el Real Madrid: si sale con la línea de presión muy arriba, o bien cede metros para explotar desde el principio el contragolpe en largo. 'Mou' ha recurrido a ambas tácticas en diferentes ocasiones. La presencia de Benzema y Cristiano Ronaldo como jugadores más avanzados está cantada.

OTRO CRISTIANO-MESSI

Y por último, está el duelo de los duelos, entre Cristiano Ronaldo y Leo Messi. El portugués ya no tiene agobios para golear frente al Barça y lleva 10 dianas en el 2013. El argentino nunca los ha tenido para vapulear la portería madridista y ha conseguido 17 tantos en 22 clásicos. CR7 suma 33 goles en el curso 2012-13 y Messi, 44. Y en el clásico más reciente, el de la Liga del Camp Nou, ellos fueron los autores de los cuatro goles del 2-2 final. El clásico, como siempre, pasará por sus botas.

TODO SOBRE EL MADRID-BARÇA DE LA COPA EN NUESTRO ESPECIAL

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil