El Barça 'Sí' ganó el clásico

Gran éxito social: respuesta ejemplar de los socios y aficionados del FC Barcelona

A pesar de las alarmas apocalípticas, acudieron con normalidad al Camp Nou 93.000 espectadores

grada-efe
93.000 socios y aficionados entraron y salieron del Camp Nou con absoluta normalidad | sport

El Barça de Valverde empató (0-0) ante el Real Madrid. Sí... pero el FC Barcelona, como entidad, salió victoriosa del otro partido que también se disputó fuera del terreno de juego: el del prestigio, el del reconocimiento, el de la profesionalidad y el trabajo bien hecho de todas sus áreas.

La capacidad de respuesta del club ante las circunstancias que rodearon al clásico fue extraordinaria. En términos preventivos, logísticos y humanos... que exigieron un enorme esfuerzo económico. El FC Barcelona destinó mucho dinero a reforzar su área social (atención a los socios), movilidad y a medidas extras de seguridad, pagando de su bolsillo el despliegue adicional y especial de más Mossos d’Esquadra... que fue cuantioso.

Tiro por la culata

El comportamiento ejemplar de los socios y seguidores del FC Barcelona fue proporcional a la alarma apocalíptica lanzada principalmente desde Madrid. Según a qué televisión, emisora o diario se le prestaba atención, diríase que el clásico iba a jugarse en una escenario bélico. Hubo tal ruido mediático que el efecto intimidatorio parecía inevitable. 

Sí, porque, ¿quién se atrevería a ir al Camp Nou con la contínua lluvia de informaciones tan alarmistas? Ahí, tanto el presidente Bartomeu como el portavoz del club, Josep Vives, hicieron de muro de contención manifestando enla previa que fueran al partido, que se jugaría, que no pasaría nada.

Y nada pasó. Bueno, sí que pasó. Los socios del Barça, una vez más, dieron una lección de ‘seny’, de civismo y educación. Supieron entender que, por prudencia, debían llegar antes de lo habitual al Estadi, aceptaron con naturalidad los estrictos controles de seguridad... y a las 20,00 horas del miércoles 18 de diciembre de 2019, 93.426 almas estaban sentadas en sus respectivos asientos.

Esa normalidad, esa naturalidad, ha sido la peor de las derrotas de quienes soñaban con una invasión de campo o un escándalo universal para que al Barça se le cayera el pelo y Catalunya quedara retratada. Y tal como entraron esos 93.000, también salieron del Camp Nou de forma fluida.

Lo que pasó fuera del Estadi no es responsabilidad del FC Barcelona. Ni pincha ni corta. El clásico acabó en empate en el campo. Fuera, lo ganó el Barça.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil