Sport.es Menú

Purito Rodríguez da la bienvenida a Márquez

Joaquim Rodríguez
Joaquim Rodríguez está entre los mejores corredores del mundo desde hace cinco años | sport

Joaquim Rodríguez califica la temporada como “un poco desastre”. La Volta a Catalunya y el cuarto puesto de la Vuelta no le compensan: “Las caídas no las puedes evitar, pero sí los errores. Y los cometí por las prisas en recuperarme. A los 35 años aún cometo fallos...”.
    
“Este año el primer error fue salir en el Giro sin haberme recuperado de la Amstel Gold Race. Corrí con dos costillas fracturadas, la novena y la décima izquierdas. Tenía problemas para respirar y sufrí muchísimo. Pero no quería dar pistas a los rivales porque el equipo estaba fuerte y el Giro se adaptaba a mis condiciones. Lo llevé a escondidas. Así que cada vez que me preguntaban les decía que el paso por Irlanda con lluvia era muy peligroso y que no quería jugármela.  De hecho muchos periodistas me criticaron por mi manera de correr, me escondía, pero a la que estuve un poco bien, ya se me vio en cabeza. Y en la sexta sufrí la caída que me obligó a abandonar. Fue una lástima”. Se rompió una tercera costilla además de un dedo: “Y me precipité con el Tour. Cuando lo quisimos arreglar ya estaba demasiado fatigado. No hace falta ir al confesionario para reconocer que con el nivel de forma que tenía debía haber corrido tranquilamente, pero en la quinta etapa ya quería batalla, así que me metí en escapadas, luché por la montaña y salí despedazado. Fue un error motivado por el amor que sientes hacia este deporte y las ganas de correr”. Eso condicionó el resto del año, Vuelta y Mundial: “Salí cansado, creí que había recuperado bien, pero la última semana de la Vuelta se me hizo un poco larga” 

Agustí Bernaus

A su edad sigue persiguiendo un sueño, “ganar una grande. Ya sé que me quedan pocas opciones y por eso analizó todos los detalles antes de decidirme. Ahora los recorridos son más dura y me favorecen más que antes.  Me gustan. Me han dicho que la Vuelta es muy dura”, dice como si no fuera con él el hecho de que diseñó personalmente la etapa reina de Andorra: “Bueno, yo solo he aconsejado en una etapa, y ya avanzo que muchos de mis compañeros se van a enfadar conmigo porque será una etapa durísima. Se trata de una etapa extrema. Esa es la definición. Andorra ha hecho una apuesta muy fuerte para dar a conocer el país y que la gente sepa que además de La Gallina y La Rabassa hay otros muchos puertos. Descubriremos a la gente ascensiones inéditas y espero que entusiasmen”. 

Se siente a gusto en Andorra y no comprende las críticas que le han llovido a Marc Márquez por trasladar allí su residencia. Piensa darle la bienvenida y no descarta entrenar con él: “Creo que disfrutará. Yo estoy muy a gusto, como otros deportistas. No quiero polemizar, pero es muy feo lo que se han hecho a Marc tratándole de mercenario por el tema de los impuestos. Es muy bonito decir lo que ganas y lo que pagas, pero al final, el que se juega los bigotes a 300 Km/h es él y nadie mas. A lo mejor lo que hay que plantearse es cambiar la ley en España y encontrar otras fórmulas en el tema impositivo. Un deportista de élite tiene que pagar el 56 por ciento de lo que gana. Es una barbaridad. Ser el mejor piloto del mundo no se lo ha regalado nadie y le pagan por ello. La carrera de un deportista, además, es muy corta. Los titulares de los impuestos le han hecho daño y no creo que haya sido justo. Se ha hecho una pelota demasiado grande”.

Quim Rodríguez ya le está dando vueltas al 2015. Afirma que su sistema de preparación es bueno y “lo único que retocaría es mejorar la puesta a punto de las cronometradas. En cuanto a refuerzos, Katusha no escucha a la hora de realizar fichajes. Mira lo que le conviene y punto”. En el Tour se enfrentará a escaladores que, como mínimo, han ganado una gran prueba por etapas: “Contador y Froome saldrán con un punto más que el resto. Son los que tienen más potencial. Nairo aún es joven, ha ganado el Giro, pero está por ver si tiene la capacidad mental que comporta aguantar la presión del Tour de inicio a fin. Nosotros, Nibali, Valverde o yo mismo estamos a un segundo nivel, pero que no se despisten porque en un momento dado podemos dar la sorpresa. En un Tour de estas características pasarán mucha, muchísimas cosas. Está a mi alcance el ganarlo y lucharé a tope por conseguirlo. El recorrido me gusta muchísimo. Han hecho una apuesta muy dura y se han arriesgado para dar protagonismo a los mejores escaladores del mundo y yo estaré con ellos. ¿Qué lo han hecho para los franceses emergentes?. No sé, no sé. Quiero ver su nivel”. Se ilusiona con los Juegos del 2016 porque “no he participado nunca y me haría mucha ilusión. El recorrido será muy duro y sería muy importante para  sacar una medalla en una Olimpiada. Si gano esa medalla, mejor, seguro que no me retiro. Habrá Purito para más años”.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil