Merlier remata con éxito el trabajo de Van der Poel

El ciclista belga ganó al esprint la 53 edición del G.P Le Samyn

Van der Poel rompió el manillar de su bicicleta en el último sector adoquinado

Tim Merlier celebró el triunfo a lo grande
Tim Merlier celebró el triunfo a lo grande | AFP

Tim Merlier (Alpecin Fenix) se apuntó al esprint la victoria en la 53 edición del G.P Le Samyn, disputada a través de 205,4 kilómetros entre las localidades de Quaregnon y Dour, remachando el trabajo de su equipo, es especial de Mathieu Van der Poel, quien lo lanzó en la recta de meta. 

Merlier, de 28 años, jugó la carta secreta del Alpecin, que presentaba al cuádruple campeón mundial de ciclocrós Van der Poel como principal carta, pero el neerlandés rompió el manillar de su bicicleta en el último sector adoquinado y no pudo disputar en condiciones idóneas

Había que buscar otra opción para el esprint. Salió Merlier desde atrás, lanzado, para levantar los brazos por delante del italiano Andrea Pasqualon (Wanty) y del noruego Rasmus Tiller (Uno X Pro). La victoria más importante de su palmarés para el belga, quien ganó una etapa en la Tirreno Adriático en 2020. 

BATALLA SIN CUARTEL ENTRE ADOQUINES Y COTAS 

Una carrera disputada a cara de perro de principio a fin, dotada de 12 tramos adoquinados y 8 cotas que fueron escenarios de ataques constantes, sobre todo en la segunda mitad del trayecto, donde se acumulaban dichos alicientes. 

El pelotón marchó destrozado en los últimos 60 kilómetros, producto de una manera de correr agresivo, en una batalla sin cuartel por la victoria. 

Una de las rebeliones puso en cabeza a hombres peligrosos como Sep Vanmarcke (Israel) y Victor Campenaerts (Qhubeka), en un grupo donde se metió Mark Cavendish, lo que obligó al Alpecin Fenix de Van der Poel a tensar el ritmo en la persecución. 

Se neutralizó la fuga, pero enseguida surgieron otras, de nuevo con Victor Campenaerts presentando candidatura en solitario a 25 kilómetros de meta. El belga fue marcado a poca distancia por un grupo de 25 hombres que ya empezaban a pensar en una llegada masiva en Dour, localidad de Valonia. 

Los Deceuninck, haciendo honor a su sobrenombre de "manada de lobos", se pusieron al mando con 6 hombres rodando a bloque. Tocaba bajar los humos a Campenaerts, experto contrarrelojista, con el récord de la hora en su palmarés. El belga fue cazado en la Cota de la Roquette, a 14 de meta. 

VAN DER POEL ROMPE EL MANILLAR, MERLIER UN RAYO 

Otra situación novedosa, ya con Van der Poel merodeando en cabeza al paso por la Cota des Nonettes, la última del recorrido. Cerca de 30 corredores se iban a jugar Le Samyn, pero antes hubieron de echar el lazo al polaco Wisniowski (Qhubeka), capaz de desafiar al grupo principal. 

En el último sector adoquinado, el Chemin de Belle Vue, a 4 de meta, atacó el francés Senechal, pero no se fue solo, sino que se llevó a 4 hombres a rueda, entre ellos Van der Poel. El quinteto abrió 100 metros con los perseguidores, pero el grupo se volvió a juntar. 

Esprint inminente. Van der Poel se puso a lanzar la llegada de lejos, pero no iba a optar a la gloria. Su manillar estaba roto, por lo que entregó su carta a Merlier, quien respondió a un último intento de Campenarts llegando desde atrás como un rayo. Ganó con autoridad. El triunfo se quedó en el Alpecin.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil