Habrá tarjetas amarillas en el ciclismo: la UCI anuncia cambios radicales de reglamento

La entidad emitió un comunicado oficial explicando los cambios en el reglamento con miras a mejorar la seguridad de sus deportistas

Carlos Rodríguez gana la última etapa del Dauphiné

La tarjeta amarilla en el fútbol

La tarjeta amarilla en el fútbol / EFE

SPORT.es

SPORT.es

Tras varios días de reunión en en Aigle, Suiza, el Comité de Dirección de la Unión Ciclista Internacional (UCI) tomó varias decisiones para reforzar la seguridad de los ciclistas (hombres y mujeres) en las carreras en ruta.

Dentro de las principales medidas adoptadas, se incluye un sistema de tarjetas amarillas, la restricción del uso de auriculares, la modificación de la regla de los tres kilómetros y la simplificación del método de cálculo de los intervalos de tiempo en etapas con llegada la sprint grupal

Estas decisiones se basan en recomendaciones elaboradas en 'SafeR', la nueva estructura dedicada a la seguridad y que incluye representantes de todos los actores del ciclismo.

TARJETAS AMARILLAS

En cuanto al sistema de tarjetas, a partir del 1 de agosto de 2024 (fase de prueba hasta el 31 de diciembre de 2024) se introducirá un sistema de “tarjetas amarillas” en las carreras en ruta profesionales masculinas y femeninas. Estas tarjetas amarillas representarán una sanción pero no existirán físicamente. Sin embargo, aparecerán enumerados en el comunicado de carrera publicado tras la llegada.

Esta iniciativa tendrá un efecto disuasorio sobre todas las personas presentes en el convoy de carrera (pilotos, directores deportivos, otros conductores y motociclistas, etc.) que puedan tener conductas que puedan poner en peligro la seguridad de la prueba. Además, el sistema tendrá como objetivo hacer que todas estas personas sean más responsables introduciendo un seguimiento de las malas conductas a lo largo del tiempo y, en consecuencia, fomentando un comportamiento respetuoso.

RESTRICCIÓN SOBRE EL USO DE AURICULARES

Siguiendo con el tema de mejorar la seguridad en las carreras en ruta, la UCI ha decidido probar este año los efectos de una restricción en el uso de auriculares en las carreras. La medida se pondrá a prueba en carreras profesionales seleccionadas de un día y en carreras por etapas. La lista de eventos y etapas en cuestión aún está por definirse.

Esta decisión se basa en discusiones sobre el tema dentro de SafeR, que llevaron a la conclusión de que los auriculares podrían ser tanto una fuente de distracción para los conductores como un peligro físico porque las unidades de radio están montadas en sus espaldas y representan un riesgo cuando un gran número de equipos piden simultáneamente a sus corredores que pasen al frente de la carrera.

CAMBIOS EN LA REGLA DE LOS TRES KILÓMETROS

La UCI ha decidido permitir a los organizadores y otras partes interesadas solicitar, a modo de prueba, una modificación de la regla de los llamados "tres kilómetros", que se aplica cuando una carrera entra en la zona que conduce al sprint final y según la cual, en caso de incidente debidamente señalado (por ejemplo, una caída, un problema mecánico o un pinchazo) en los últimos tres kilómetros de una etapa en ruta (excluidos los finales en cumbre), un ciclista afectado se le acredita el tiempo del ciclista o ciclistas con los que viajaba en el momento del incidente.

El organizador (u otro interesado) que así lo solicite podrá, si está justificado, obtener una ampliación de la distancia a tener en cuenta según la citada norma, que podrá incrementarse hasta un máximo de cinco kilómetros. Cualquier cambio deberá acordarse antes del inicio de la carrera.

INTERVALOS DE TIEMPO CON SPRINT ESPERADO

En la misma línea, 'SafeR' también examinó el método para calcular los intervalos de tiempo para las etapas con un final de sprint esperado, introducido en 2018. Actualmente, según la norma para el cálculo de las diferencias de tiempo, se asigna el mismo tiempo a los corredores del mismo grupo siempre que no haya más de un segundo de separación entre dos corredores que se suceden.

Estas dos últimas reglas (la llamada regla de los "tres kilómetros" o "zona de sprint" y el método para calcular los intervalos de tiempo en las etapas con llegada al sprint) sólo podrán entrar en vigor al final de una fase de pruebas organizada durante ciertos etapas del próximo Tour de Francia con un esperado final al sprint.