El estadounidense Sheffield, rey de la Flecha Brabanzona

El estadounidense Sheffield, rey de la Flecha Brabanzona

Sheffield, escoltado en el podio por Cosnefroy y Barguil
Sheffield, escoltado en el podio por Cosnefroy y Barguil | AFP

El Ineos corona su semana fantástica con victorias en la Itzulia, Amstel Gold Race y Flecha Brabanzona

Marcus Sheffield, de apenas 19 años, llegó en solitario a meta por delante de Cosnefroy y Barguil

El estadounidense de 19 años Magnus Sheffield, del Ineos, prolongó la semana fantástica de su equipo con la victoria en solitario en la 62 edición de la Flecha Brabanzona disputada con un recorrido de 205,1 km entre Lovaina y Overijse.

Sigue el festival del Ineos. En menos de una semana triunfos en la Itzulia con Daniel Felipe Martínez, en la Amstel con Kwiatkowski y ahora con un joven nacido hace 19 años en Pittsford (Nueva York) que supo rematar la mayoria absoluta de su equipo en la escapada de 7 hombres que protagonizaron la última clásica flamenca de la temporada.

Sheffield marchaba escapado junto a sus compañeros Pidcock y Turner, ambos también jovencitos, de 22 años, Remco Evenepoel, Wellens, Cosnefroy y Barguil. A 4 kilómetros de meta nadie se animaba a atacar, y además los marcajes estaban ralentizando y haciendo peligrar la fuga. De ahí que saliera del grupo el más novato, el más ambicioso y el más oportuno.

Una iniciativa que Sheffield remachó con un excelente triunfo en Overijse, donde cruzó la línea en solitario, sin apenás creérselo, cuando el reloj marcaba un tiempo de carrera de 4h.53.09, a una media de 42 km/hora.

Una hazaña que pudo disfrutar con tiempo de sobra, concretamente 37 segundos, lo que tardaron en llegar los franceses Benoit Cosnefroy (Ag2r Citrôen), también segundo en la Amstel, y Warren Barguil, con Pidcock y Evenepoel a continuación.

Era la victoria número 21 del Ineos en esta temporada, y la segunda como profesional de Sheffield, quien ya se destapó recientemente en la Vuelta a Andalucía. Un aviso del estadounidense, quien pretende debutar el próximo domingo en la París-Roubaix.

Una carrera interesante de principio a fin, con 25 cotas, lluvia, escapadas, múltiples ataques y protagonismo de algunos favoritos. En esta ocasión no por parte del doble campeón del Mundo Julian Alaphilippe, quien sufrió una fea caída en unos de los pasos por meta.

La primera escapada se formó con presencia del español con Ander Okamika (Burgos BH), quien se despegó del pelotón con Ludovic Robeet (Bingoal Pauwels Sauces WB) y Aaron Van Poucke (Sport Vlaanderen-Baloise).

La historia escrita por los modestos quedó borrada a 74 km de meta. Primero fue cazado Okamika por un grupo originario de la fuga definitiva, donde iban Campenaerts , Sheffield y Turner (Ineos), Nizzolo, Kamp y más tarde Evenepoel.

Comenzó otra carrera, con batallas, cortes, peligro por el viento, y pasada por agua. Alaphilippe espoleó lo ánimos con un primer acelerón que seleccionó el grupo de los gallos subiendo Herstraat. Más tarde atacó Turner subiendo Moskesstraat, un paso adoquinado que hizo sufrir a Evenepoel y Barguil en sus 3 pasos.

El ciclista belga es de los traviesos dentro del pelotón. Siempre atacando, probando a los rivales, o a veces quedándose descolgado, pero después aparece. Evenepoel ayudó para que la fuga buena la completaran con el tres hombres del Ineos: Sheffield, Pidcock y Turner, Cosnefroy, Wellens y Barguil.

Un panorama ideal para el Ineos, con mayoría absoluta. Todos lo probaron desde lejos. Turner atacó en Holstheide, pero no le pareció bien a Evenepoel y lo paró en seco. En ese grupo estaba la victoria, pues el pelotòn, con el UAE tirando a la desesperada, y el Bahrain con Luis León Sánchez de locomotora, marchaba a 1 minuto, ya sin opciones.

Con las cartas sobre la mesa, y a 5 km de la última línea, trató de salir Wellens por sorpresa, y sin éxito alguno. Los marcajes ralentizaron la marcha del septeto hasta el punto de verse amenazados por el primer grupo perseguidor.

Con 3 hombres delante al Ineos no le interesaba eso. Se movió Sheffield a 4 km. No fue un latigazo fulminante, ni mucho menos. Simplemente aceleró la marcha, abrió hueco, un puñado de segundos. Los demás se miraban. Nadie salió por él. Ni Remco Evenepoel.

Un detalle definitivo. Magnus Sheffield se llevó una gran victoria en una carrera de prestigio que lució a pesar de la lluvia. Sucedió en el historial, precisamente, a su compañero Tom Pidcock.

Temas