De la Cruz: "El Sky tiene al Steve Jobs del ciclismo"

De la Cruz: "El Sky tiene al Steve Jobs del ciclismo"

David de la Cruz explicó a SPORT sus perspectivas en el equipo Sky
David de la Cruz explicó a SPORT sus perspectivas en el equipo Sky | JOAN MONFORT

David de la Cruz, uno de los mejores corredores en la pasada Vuelta a España, ya ha comenzado a entrenar bajo los parámetros de Sky para la próxima temporada

"Hay Froome para rato, y siento curiosidad para ver como prepara el Tour", dijo el sabadellense de 28 años

En la primera concentración del equipo, en las afueras de Londres, a David de la Cruz le entregaron un dossier de bienvenida con una frase que no olvidará: “Sky tiene una forma diferente de trabajar y tú tienes que adaptarte a ella, no al revés” 

¿Qué le impulsó a dejar Quick Step para fichar por el equipo británico? 

Sky es una formación de referencia y siento curiosidad. Tengo la impresión de que con ellos voy a dar un paso adelante y eso es lo que quiero.  Hay un segundo motivo. Yo soy un ciclista para clasificaciones generales y su filosofía se adapta más a mis características. Es cierto que me costará más encontrar mi espacio que en Quick Step, pero si llega el caso tendré un mayor apoyo para luchar por mis objetivos. De haber sido un sprinter o un clasicómano no me habría movido de Quick Step. Pero yo quiero mejorar como corredor 

¿Cree que con Sky tiene una gran prueba por etapas en sus piernas?

Ganar una Vuelta es muy ambicioso y yo lo soy. Este año tenía nivel para estar en el ‘top 5’, pero una caída me lo arrebató todo. Tenía nivel pero no tuve suerte.Tengo capacidad para hacer podio. Ganar es algo diferente. Purito, por ejemplo, hubiera podido ganar una carrera de tres semanas pero no lo consiguió nunca. Para lograr la victoria tienen que coincidir muchos factores, la forma física, un buen equipo que te apoye y, sobre todo, suerte. Si todo sigue así espero obtener grandes resultados. 

Dave Brailsford, el máximo responsable, le mencionó como ‘hombre-Tour’ junto a Chris Froome. 

Se ha hablado de ello. Aún hay que terminar de definir el calendario, incluso Froome no lo tiene claro. A nivel personal mi objetivo es la Vuelta pero aún no sé si haré el Tour o incluso el Giro. Me atrae la idea de ir al Tour para ver como funciona todo el engranaje en torno a Froome y como se prepara él personalmente. 

¿Ha hablado con Froome?

Sí, es muy cercano. Cuando se pone el dorsal cambia y muestra toda su ambición. Pero cuando termina la carrera te sorprende lo accesible que es y la sencillez de su comportamiento.  No se comporta como una estrella. 

Tengo ambiciones y sueños

Landa se marchó porque estaba harto de trabajar para alguien que no fuera él mismo.  ¿Usted cómo anda de ‘ego’?

Yo tengo mis ambiciones y mi sueños. Decir lo contrario sería mentir. Estaré encantado de trabajar para un corredor que sea mejor que yo. Y en el Tour es evidente que si voy será para ayudar a un ciclista que ha ganado cuatro veces. No nos engañemos. Pero luego sé que también tendré mi espacio y que lo encontraré. Sky sabe gestionar los ‘egos’ de todo  el mundo. Ya lo hemos visto no solo con Landa, sino con Gerain Thomas, Kiatkowski o Henao. Estamos hablando de gente con mucho nivel, que han sido pilares muy importantes para Froome pero que también ha tenido sus momentos a lo largo de la temporada.

¿Sky tiene orgullo de equipo? Solo con verlos ya impresionan...

Ellos ya lo saben. Saben que son el equipo más potente, que son una referencia y que el mundo mira y analiza constantemente lo que están haciendo. Ellos introdujeron el sistema del rodillo después de las etapas y ahora casi todos lo hacen. Me gusta la manera que tienen de vivirlo. Son muy conscientes de que todos les observan y eso es un motivo más para investigar cada día y hacer las cosas mejor. Lo que más me sorprendió de Brailsford, que siempre quiere ir un paso por delante. Con  todos los éxitos que ha conseguido podría relajarse como otros, pero sigue con la inquietud del primer día. 

"Froome, un tipo inteligente"

Es el líder del ‘dream team’…

Yo lo definiría como el Steve Jobs del ciclismo. Es muy inteligente, pero lo que veo es que destaca tanto por su liderazgo como por su forma de comunicarse. Tiene una capacidad innata para transmitir y contagiarnos a todos de sus sueños. Te hace creer que los que dice es posible. Mira, en el 2010 afirmó que quería ganar el Tour con un inglés y lo consiguió dos años después con Wiggins, un persecucionista. En siete años ha ganado cinco veces la carrera más importante del mundo pero su ambición no ha disminuido. Ahora quiere ganar las tres grandes porque nadie lo ha hecho hasta ahora. Y ya estamos todos los del equipo con ese sueño y participando del objetivo.

¿Crees que en ese ámbito se ven las cosas diferentes respecto a los especialistas más tradicionales de este deporte?

La esencia es la misma. Han introducido novedades basadas en avances científicos y que van un paso por delante. Están más cerca de la mentalidad de los equipos de Fórmula 1 o Moto GP que de los equipos ciclistas más tradicionales. Miden los segundos que se pueden ahorrar con determinado tipo de material. Lo ponen en duda todo e investigan, de los tubulares a los maillots. 

¿Cree que hay Froome para rato?

Sí, estamos viendo que corredores con 36 años siguen siendo muy competitivos. Cada vez se dosifican más los días de competición y se controla más la alimentación. Estamos en un proceso en donde os profesionales pueden alargar mucho más su trayectoria. Contador, por ejemplo, hubiera podido mantenerse al máximo nivel durante un par de años más, pero si se ha retirado ha sido porque ya no está a gusto entrenándose y sacrificándose durante todo el año. La pérdida de motivación hace que los resultados bajen.