Sport.es Menú

El último tren del Benfica

Los lisboetas llegan con la necesidad de ganar sí o sí si no quieren decir adiós a la Champions

El cuadro lisboeta todavía no ha puntuado y se mide a un Lyon que sí es solvente en la Champions

Los jugadores del Benfica no pueden fallar
Los jugadores del Benfica no pueden fallar | EFE

El Benfica tiene la obligación de empezar a asomarse por Europa. En una reciente entrevista, Bruno Lage hizo un breve repaso de la historia reciente del club y de cómo ha ido creciendo en los últimos años en base a una tozuda apuesta por la cantera y el proyecto del ‘made in Seixal’. La receta le ha ido como anillo al dedo en Portugal, donde las águilas han conseguido anidar y ganar títulos, especialmente la última Liga NOS con Joao Félix a la cabeza. 

Albert Gracia

Pero ahora toca volar hacia el Viejo Continente. Bruno Lage lo tiene claro y sabe que ya no solo vale con ser una potencia en el fútbol portugués: “Hace quince años, cuando la visión del presidente y su junta directiva vio este proyecto basado en Seixal, la primera idea era que el primer equipo ganara títulos y dominara el fútbol portugués, basado en jugadores de la cantera.

El año pasado lo logramos con la felicidad de hacerlo con los jugadores de la casa. Ahora tenemos que dar un paso más sabiendo que tenemos una buena salud financiera. Tenemos que dar pasos seguros y adelantados para llevar a este club al dominio europeo que queremos”. 

Aun así, una cosa es la fotografía que el técnico tiene en su cabeza y otra es la dura realidad que debe soportar el club lisboeta. El Benfica es el colista del grupo y el único equipo que todavía no ha logrado puntuar. El cuadro de Bruno Lage no tiene más margen para el error si quiere apurar sus opciones de entrar en la lucha por estar en los octavos de final.

Para ello, las águilas deberán vencer a un Lyon que tiene dos caras en este inicio de temporada, una situación parecida a la del Benfica. El conjunto francés está sembrando dudas y más dudas en la Ligue 1, donde coquetea incluso con el descenso tras no lograr ganar un partido desde el pasado 16 de agosto, cuando ganaron con contundencia al Angers en casa (6-0). 

En cambio, en la Champions, el panorama para el cuadro dirigido ahora por Rudi Garcia es totalmente distinto. Con 4 puntos en su haber, el Olympique de Lyon respira más tranquilo en Europa. Situación radicalmente contraria la de un Benfica que va segundo en el campeonato liguero tras la revelación llamada Famalicao pero que no logra sacar la cabeza en la Champions.

Para el duelo, Bruno Lage no podrá contar con Conti, André Almeida y Chiquinho. Mientras, Rudi Garcia tiene las serias dudas de una de sus estrellas, Memphis Depay. El holandés arrastra molestias y será una incógnita hasta el final. Duelo que puede decidir la suerte del Benfica en esta Champions. Perder significaría decir prácticamente adiós a los octavos y obligaría a apostarlo todo a pescar esa tercera plaza que da acceso a la Europa League. El Lyon quiere aprovecharse. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil