Sport.es Menú

Szczesny, Mandzukic y Fellaini dejan al Valencia fuera de la Champions (1-0)

Los che plantaron batalla en el Juventus Stadium, pero un destello de Cristiano que mandó a la red Mandzukic fue suficiente para que la victoria se quedara en Turín

Gran duelo defensivo de los de Marcelino, que tuvieron una gran oportunidad al filo del descanso por medio de Diakhaby que salvó el portero local de manera milagrosa

 El conjunto che no pudo con la Juventus de Cristiano y cayó por 1-0 eliminado de la Liga de Campeones | MEDIAPRO

No pudo ser. El Valencia, a pesar de que no le perdió la cara al partido en ningún momento y tuo una clarísima ocasión para adelantarse en el marcador en la última jugada antes de finalizar la primera mitad, acabó cayendo en el Juventus Stadium por la mínima. Una diana de Mandzukic tras una buena jugada de Cristiano fue suficiente para que el cuadro che se marchara de vacío de Turín.

sport.es

FICHA TÉCNICA

Champions

JUV

1-0

VAL

Juventus

Szczesny; Cancelo, Bonucci, Chiellini, Álex Sandro (Cuadrado, 46'); Bentacur, Pjanic, Matuidi; Cristiano Ronaldo, Mandzukic, Dybala (Douglas Costa, 79').

Valencia

Neto; Wass, Gabriel, Diakhaby, Gayà; Coquelin, Parejo, Kondogbia (Soler, 71'), Guedes; Rodrigo (Gameiro, 46'), Santi Mina (Batshuayi, 67').

Goles

1-0 M. 58 Mandzukic.

Árbitro

William Collum (Escocia), TA: Bentacur (13'), Cuadrado (60'), Matuidi (83')/Gayà (31'), Kondobia (43'), Diakhaby (61'), Guedes (69'), Batshuayi (74')

Incidencias

Juventus Stadium 40.000 espectadores.

Para más inri, un gol de Fellaini en Manchester en la recta final del duelo permitió a los diablos rojos vencer por la mínima al Young Boys, con lo que el Valencia queda eliminado de la Champions League. Noche negra para los de Marcelino.

Poco que contar hasta el descanso en un duelo en el que los locales llevaron el peso del encuentro, pero sin claras ocasiones, y el Valencia trataba de contrarrestar como buenamente podía la superioridad juventina. El resultado que campeaba en el marcador era el justo, aunque a punto estuvo Diakhaby de mandar a los vestuarios a los de Marcelino por delante en el electrónico en la última jugada del primer tiempo.

Un saque es esquina botado por Parejo fue cabeceado con violencia por el central che en el primer palo adelantándose a su marcador y, cuando parecía que los ches festejarían su primera diana, Szczesny voló para realizar una parada de puros reflejos y salvar el primero.

Apareció Cristiano

Parecía que la ocasión final había dado alas a los ches, que saltaron al terreno de juego tras el paso por vestuarios animados y dispuestos a dar un paso al frente. Pero la Juve también quería llevarse el encuentro y, en esta lcuha de fuerzas, el centro del campo bianconeri ganó. Además de ello, existe un factor diferencial que se llama Cristiano, que fue el que propició que la balanza se inclinara de parte italiana.

La zaga valencianista estaba rindiendo a un alto nivel y cada ataque local era repelido con acierto, pero nada pudo hacer ante la invención de Cristiano. El luso se sacó de la manga un tremendo regate en la parte izquirrda del ataque italiano y puso el balón en el segundo palo, donde Mandzukic no tuvo más que empujarlo al fondo de la red.

La respuesta che no se hizo esperar: una falta desde el lateral zurdo la mando a gol Diakhaby, pero el tanto fue anulado ya que el remate del central fue con el brazo. Tocaba seguir remando.

Pero la Juve ya había roto la maraña defensiva planteada por Marcelino y estaba dispuesta a encontrar el segundo. Dybala, con un disparo que obligó a Neto a intervenir para mandar el esférico a la esquina, y Cristiano con un potente cabezazo que detuvo el guardameta valencianista, estuvieron cerca de ampliar la ventaja local.

Lo intentaba el Valencia, que para nada desistía, pero no estaba con las ideas claras en ataque; una vez llegaba al área rival, los plomos se le fundían. En una de estas acciones, los de Allegri estuvieron cerca del gol, pero el disparo final de Mandzukic lo detuvo Neto.

El cuadro visitante ya trataba de lograr el empate con más corazón que cabeza; las piernas ya no respondían. Y fue entonces cuando Fellaini hizo que todo se desmoronara a más de 1.500 kilómetros. Primero Szczesny, luego entre Cristiano y Mandzukic y, para rematar, el belga del United. Adiós al sueño de la Champions.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil