Sport.es
Sport.es Menú

'Salahmessi' deja al Liverpool a centímetros de Kiev

Dos goles y dos asistencias del delantero egipcio destrozan a la Roma en Anfield

Dzeko y Perotti, de penalti, maquillaron el marcador en los últimos minutos

El Liverpool goleó a la Roma gracias a una actuación estelar del tridente del Liverpool | BEINSPORTS

El Liverpool pone pie y medio en la final de la Champions League después de arrollar a la Roma de la mano de un descomunal 'Mo' Salah, autor de dos goles y dos asistencias ante un conjunto 'red' que tendrá pesadillas con el egipcio durante mucho tiempo. Los tantos de Dzeko Perotti en el tramo final del encuentro, aun así, conceden alguna mínima esperanza a los 'giallorossi', que necesitarán un milagro similar al del 3-0 ante el Barça para estar presentes en Kiev.

Alba López

FICHA TÉCNICA

Champions League

LIV

5-2

ROM

Liverpool

Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Oxlade-Chamberlain (Wijnaldum, 17'), Henderson, Milner; Salah (Ings, 74'), Firmino (Klavan, 92'), Mané.

Roma

Alisson; Florenzi, Fazio, Manolas, Juan Jesus (Perotti, 66'), Kolarov; De Rossi (Gonalons, 66'), Strootman; Ünder (Schick, 46'), Nainggolan; Dzeko.

Goles

1-0 M. 35 Salah. 2-0 M. 45 Salah. 3-0 M. 55 Mané. 4-0 M. 61 Firmino. 5-0 M. 68 Firmino. 5-1 M. 81 Dzeko. 5-2 M. 84 Perotti, de penalti.

Árbitro

Felix Brych (Alemania). TA: Alexander-Arnold (38'), Lovren (73') y Henderson (86') / Juan Jesus (26') y Fazio (87').

Incidencias

Anfield. 54.074 espectadores.

Como se esperaba, de las botas de Salah nació todo el fútbol 'red' en el arranque. La Roma dejó hacer al egipcio en banda derecha y cada vez que 'Mo' encaró a la defensa inglesa armó el taco. Un pase filtrado suyo a punto estuvo de poner patas arriba Anfield cuando aún no se habían cumplido los cinco primeros minutos de juego. Firmino, sin embargo, cruzó el balón en exceso en el mano a mano con Alisson, que tapó bien su palo y obligó al brasileño a buscar el palo largo en posición escorada.

La lesión de Oxlade-Chamberlain, no obstante, trastocó los planes de Klopp cuando se rebasaba el cuarto de hora de juego. El internacional inglés se lastimó la rodilla en un golpe fortuito con un rival y el técnico alemán se vio obligado a dar entrada a Wijnaldum en su lugar. Fue entonces cuando emergieron algunas dudas en el 'Pool', dudas que se tradujeron en un zapatazo al larguero de KolarovKarius tocó el balón lo justo para evitar que el balón quedara alojado en el fondo de sus mallas. Iba a ser todo el bagaje ofensivo de los 'giallorossi' en la primera parte.

El susto reactivó al Liverpool. Tanto, que de ahí al descanso fue el único equipo sobre el campo. Al contragolpe, los de Klopp bordaron el fútbol generando una ocasión tras otra sobre la portería de un Alisson que apenas pudo tomar aire hasta el asueto. Mané tomó el relevo de Salah en ese tramo del choque, pero el senegalés se mostró muy fallón. No tiene la calidad de 'Mo', claro. Desperdició primero un mano a mano con el portero romanista, mandó después a las nubes un disparo franco desde el punto de  penalti y, por último, vio como el colegiado le anulaba un gol por claro fuera de juego tras una jugada preciosa de Robertson por la izquierda.

La afición 'red', desesperada, ya empezaba a abuchear a su jugador. Hasta que apareció Salah para llevar el delirio a The Kop con dos golazos en el tramo final del primer acto en pleno acoso y derribo del Liverpool sobre la portería capitalina. El egipcio se puso el disfraz de Messi para abrir la lata 'giallorossi' con un zurdazo enroscado al palo largo desde el vértice del área y hurgó un poco más en la herida italiana con otra genialidad tras ganar la espalda a la zaga de la Roma y batir a Alisson picándole el balón por encima a su salida.

Tras el paso por vestuarios, viendo que su equipo naufragaba a la deriva, Di Francesco movió ficha e introdujo en el terreno de juego a Schick en detrimento de Ünder, quien no había olido el balón hasta ese momento. El tiro, sin embargo le salió por la culata al técnico, ya que diez minutos después de la reanudación Salah volvió a ejercer de prestidigitador por la derecha regalando el tercer gol del Liverpool a Mané y a renglón seguido el Faraón calcaba la acción para servir en bandeja el cuarto a Firmino rubricando así una exhibición de época. Por aquel entonces, la Roma ya había bajado los brazos, circunstancia que se tradujo en el marcador en forma de manita a la salida de un saque de esquina que cabeceó Firmino sellando su doblete. 

El postrero tanto de Dzeko y un penalti convertido por Perotti tras unas manos de Milner dentro del área sólo sirven para dar algo de esperanza a la Roma en vistas al partido de vuelta que se disputará en el Olímpico la semana que viene, aunque esta temporada los 'giallorossi' pudieron agotar su cupo de milagros ante el Barça. O no, quién sabe...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil