Un rácano PSG salva el primer 'match ball'

Un gol de Neymar de penalti da vida a los de Tuchel que se jugarán más de media clasificación en Old Trafford

El conjunto de Nagelsmann fue infinitamente superior a los parisinos pero les faltó puntería

El brasileño marcó el único tanto del partido para acercar a los suyos a los octavos de final | MEDIAPRO

Con mucha más pena que gloria, el PSG salvó el primer 'match ball' de los tres que tenía. En una situación límite y con la obligación de ganar al Leipzig si no se quería ver fuera de los octavos de final, los de Tuchel jugaron rematadamente mal y se llevaron un resultado injusto pero que les da vida. Como mínimo hasta Old Trafford donde la semana que viene se lo jugarán todo

Arnau Montserrat

FICHA TÉCNICA

Champions League

PSG

1-0

RBL

PSG

Navas; Florenzi, Diallo, Marquinhos, Bakker; Herrera (Verratti 83'), Pereira, Paredes; Di María (Rafinha 64'), Mbappé (Kean 89'), Neymar (Sarabia 89').

Leipzig

Gulacsi; Mukiele (Orbán 63'), Konaté, Upamecano, Angeliño; Sabitzer, Haidara; Nkunku, Dani Olmo (Kluivert 63'), Forsberg (Sorloth 74'); Poulsen.

Goles

1-0 M.11 Neymar (p.).

Árbitro

Desmond Makkelie (neerlandés). T.A.: Neymar (40'), Paredes (40'), Rafinha (77'), Herrera (82'), Verratti (84') / Forsberg (2')

Incidencias

Parc des Princes

Tuchel catalogó el partido de final pero sus jugadores salieron como si ya tuvieran el billete de octavos de final comprado. El Leipzig fue superior pero pecó de errores infantiles. Di María fue atropellado por un Sabitzer que había errado en la salida de balón y fue peor el remedio que la enfermedad. El extremo argentino ni tenía opción de pase ni de tiro y terminó sacando petróleo. Neymar de penalti ponía el 1-0 y quitaba un peso de encima a los parisinos.

Demasiado incluso. Si ya había salido mal el PSG a nivel de juego, tras el gol buscó todavía con más descaro el contragolpe. Cedió el balón para que el conjunto alemán tratar de buscar fisuras a su entramado defensivo. Con Diallo, los espacios siempre acaban apareciendo pero ni Poulsen ni Forsberg sabían aprovechar las asistencias de un Olmo inspirado en el pase.

Eso sí, cuando Mbappé y Neymar podían correr, las piernas de Nagelsmann temblaban y no precisamente del frío en París. Menos mal que Konaté, con una jugada donde se jugó un segundo penalti en contra, rebañó el cuero a un Kylian que llegaba con la caña más que preparada a la asistencia de 'Ney'.

El PSG siguió jugando con fuego en la segunda mitad y el mejor termómetro era la cara de un Keylor Navas que empezaba a ver como el Leipzig empezaba a afinar su puntería y se acercaba cada vez más a un posible empate fatal para los de Tuchel. Forsberg seguía monopolizando las ocasiones, esta vez con una volea que lamió el palo. Frenó el ritmo del partido el pisotón de Mbappé, involuntario, sobre un Sabitzer que pese al penalti cometido, estaba dando una clase magistral en el centro del campo. Un jugador más que interesante.

Tuchel aprovechó que los suyos empezaron a controlar el partido para dar entrada a Rafinha. El enfado de Di María al ver su número en el luminoso fue notable. La realidad es que el Leipzig con el paso de los minutos volvió a la carga y el gol alemán volvía a planear por encima del Parc des Princes. Volvían a achicar agua.

A 20 minutos para el final, la estadística del partido. Tan solo un 39% de posesión para el PSG. Pocas veces visto y menos en el feudo parisino. Estaba siendo un baile del Leipzig al que se le mojaba la pólvora en los momentos clave. El plan rácano de Tuchel funcionó y pese a pedir la hora para que terminara el tormento que estaban sufriendo, el PSG se llevó tres puntos vitales. Y le gana el 'goal average' al Leipzig. Un pequeño detalle que tiene una enorme importancia. Así es el fútbol.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil