Los otros escándalos de Sebastian Coltescu, el cuarto árbitro del PSG-Basaksehir

De 43 años y nacido en Craiova, Coltescu ya había estado varias veces en el ojo del huracán

El rumano se refirió a Demba Ba como "este negro", expresión que escucharon desde el banquillo del Basaksehir

 El Basaksehir y el PSG decidieron abandonar el terreno de juego después la tensión generada por un supuesto comentario racista del cuarto árbitro | MEDIAPRO

SPORT.es

Las búsquedas en internet sobre Sebastian Coltescu se han multiplicado en las últimas horas. El colegiado rumano, cuarto árbitro en el PSG-Basaksehir, cometió un supuesto acto de racismo al referirse a Demba Ba como "ese negro", palabras que escucharon desde el banquillo del conjunto turco, que se negó -con el apoyo del PSG- a seguir disputando un encuentro que se reanudará hoy a las 18:55 horas.

Sebastian Coltescu tiene 43 años y nació en Craiova. Alcanzó la élite del arbitraje en 2006 pero fue relegado en 2007, volviendo a lo más alto del fútbol rumano en 2008. En la presente campaña, en Europa solo ha dirigido un Siroki Brijeg-Kairat Almaty, partido de primera ronda de Europa League. Coltescu fue cuarto árbitro en el reciente partido entre Shakhtar y Real Madrid, que terminó con derrota de los de Zidane.

En 2015, entre un partido entre el Astra y el Steaua de Bucarest, Coltescu anuló tres goles al Steaua y perdonó la expulsión a un jugador del Astra por una agresión. Tras ese bochorno, el Comité Técnico de Árbitros lo metió en la nevera y le privó de dirigir el Zilina-Athetic de Europa League que en principio tenía que arbitrar.

Sebastian Coltescu la lió en el PSG-Basaksehir  | AFP

Dos años antes, en un Petrolul-Gaz Metan, Coltescu había mostrado hasta seis tarjetas rojas, motivo por el cual se convirtió en protagonista en todos los medios de comunicación deportivos. Sergiu Muth, uno de los jugadores expulsados ese día, vio como Coltescu le agarraba por el cuello cuando fue al colegiado a pedirle explicaciones por la tarjeta roja.

Pero el colegiado rumano ya había sido viral incluso antes de todo esto. En 2011, un jugador del Vointa Sibiu le besó la mano en medio del partido para pedirle perdón por las quejas reiteradas durante el partido.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil