El Liverpool endereza el rumbo

El Liverpool endereza el rumbo

El Liverpool se llevó la victoria frente al Rangers FC (2-0). Un golazo de Alexander-Arnold y un tanto de penalti de Mohamed Salah fueron suficientes para colocarse detrás del Napoli. | TELEFÓNICA

Venció al Rangers en Anfield (2-0) y ya es segundo de grupo tras la debacle de la primera jornada

Arnold con un perfecto libre directo y Salah batieron a un McGregor excelente

El duelo de subcampeones europeos, entre el Liverpool, finalista de la Champions League, y el Rangers de Glasgow, perdedor en la Europa League, lo decidió el guante de Trent Alexander-Arnold y la frialdad de Mohamed Salah. Enderezan el rumbo los 'reds' que ya están segundos tras la debacle ante el Nápoles de la primera jornada.

FICHA TÉCNICA
Champions League

LIV

2 ________________ 0

RAN

ALINEACIONES

Liverpool

Alisson; Arnold, Matip, Van Dijk, Tsimikas; Henderson (Fabinho 70'), Thiago (Milner 80'); Salah, Jota (Firmino 70'), Luis Díaz; Darwin Núñez (Elliott 80').

Rangers

McGregor; Tavernier, Goldson, Davies (Kamara 81'), King, Barisic; Tillman (Sakala 66'), Lundstram, Davis (Jack 66'), Kent (Matondo 81'); Morelos (Colak 73').

Goles

1-0 M.8 Arnold; 2-0 M.53 Salah (p.)

Árbitro

Clement Turpin (Francia) T.A.: Lundstram (37')

Incidencias

Anfield.

El Liverpool era consciente que no podía fallar tras un inicio irregular de la fase de grupos. Le venía la ‘cenicienta’, con dos derrotas en los primeros dos partidos y los ‘reds’ salieron con esa marcha más que nos tienen acostumbrados en Europa. Fue el Liverpool vertical, que asedia constantemente la portería rival. Aunque con la versión ‘fallona’ que le estamos viendo al conjunto de Klopp. 

Abrió la lata y expulsó cualquier nerviosismo un Alexander-Arnold que a la hora de tirar faltas tiene un guante impagable. Se lo pusieron en bandeja. Libre directo en la frontal del área. La puso donde quiso, a la escuadra con un suave pero dirigido tiro. 

Pintaba feo para el Rangers que encontró con las paradas de McGregor la mejor baza. Desesperó literalmente a un Darwin Núñez que poco más se le podía pedir a nivel de movimiento, generar ocasiones... pero la pelota no entraba y la sensación de ansiedad empieza a calar en el uruguayo. 

Remates de primera, mano a manos, tiros laterales... daba igual. Las manos de McGregor siempre aparecían. Para el charrúa, pero también para sacar una diagonal tan típica de Salah como previsible en el tiro buscando la rosca y el palo largo. Atento estuvo el arquero del conjunto escocés que mantenía la distancia mínima cuando llegaron al descanso. 

Pero el buen hacer del portero en el primer tiempo se esfumó al iniciar el segundo. No precisamente por culpa del guardameta. Un penalti provocado a las mil maravillas por Luis Díaz lo transformó Salah para poner tierra de por medio.

A McGregor aún le quedó un as en la manga, cuando evitó el tercero con una manopla salvadora a un trallazo de Diogo Jota. Y el Rangers pudo tener un hilo de vida en los últimos minutos, pero Tsimikas sacó bajo los palos un disparo de Fashion Sakala y Alisson despejó como pudo una volea en el área pequeña de Antonio Colak.

El Liverpool, después de los cuatro goles que recibió en su estreno europeo en Nápoles, ya enfila su clasificación a octavos y es segundo del grupo A con seis puntos, tres menos que los italianos y tres más que el Ajax.