Sport.es Menú

El Liverpool pone la directa hacia las semifinales

El cuadro 'red' venció en Anfield a un inocente Oporto y pone un pie en las semifinales de la Champions

Los goles de Keïta y Firmino fueron suficientes para encarrilar la eliminatoria

El Liverpool somete al Porto en Anfield y pone un pie en semifinales | MEDIAPRO

El Liverpool pone la directa hacia las semifinales. El cuadro de Klopp tiró de pegada para noquear a un Oporto que se vio rápidamente con la eliminatoria cuesta arriba. Los 'reds' fueron una apisonadora en la primera mitad y tan solo tuvieron que mantener la renta en la segunda. Marega pudo dejar la eliminatoria más abierta pero cayó en las redes de Alisson. Anfield es un fortín.  

Albert Gracia

FICHA TÉCNICA

Champions

LIV

2-0

OPO

Liverpool

Alisson; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Milner; Fabinho, Henderson, Keita; Salah, Firmino (Sturridge, 82') y Mané (Origi, 73').

Oporto

Casillas; Maxi Pereira (Fernando, 77'), Felipe, Militão, Alex Telles; Corona, Danilo, Óliver (Bruno Costa, 73'), Otávio; Marega y Soares (Brahimi, 62').

Goles

1-0 M. 5 Keïta, 2-0 M. 26 Firmino.

Árbitro

Mateu Lahoz (español). T.A.: Soares (17'), Felipe (61').

Incidencias

Anfield (52.000 espectadores). Partido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Champions League.

¿Qué es ser un equipo grande? Pues mandar a la lona al rival sin apenas pestañear. El Liverpool saltó al verde de Anfield con aires de grandeza. Una grandeza que se sustenta en sus cuatros pilares fundamentales: afición, equipo, historia y estadio. Cuando los cuatro suenan bien, este cuadro de Klopp es una máquina de jugar. Y lo demostró en la primera mitad. El Oporto salió sin miedo al escenario. Anfield rugía como en las viejas noches de gloria europea pero eso no acobardó al 'dragón'. Ni eso ni tener a una tripleta atacante que amenaza tanto como la formada por Firmino, Salah y Mané.

Así, los discípulos de Conceiçao llegaron con la lección bien aprendida de aquel 0-5 que se llevaron en Do Dragao y decidieron pasar a la acción desde el principio. Presión, anticipación e, incluso, asfixia. El Oporto trató de atenazar a un equipo al que le gusta desmelenarse. Y poco le duró el plan. Mané se escurrió por banda izquierda y un pase de Firmino al borde del área fue suficiente para que Keïta, aprovechando de la pierna de Óliver Torres, abriera la lata. Sin hacer nada, sin pestañear. Es la grandeza de los grandes. La dichosa fortuna siempre se alía con los mismos.

Un Liverpool que iba a más

Con la superioridad en el electrónico, el cuadro portugués bajó sus prestaciones y Anfield cada vez pesaba más. Las piernas empezaban a fallar y los pases se marchaban. Ahí, el Liverpool, listo como pocos, quiso hincar el diente. Firmino, justo después del gol, y Salah, en un uno contra uno ante Casillas, pudieron dejar la eliminatoria práticamente vista para sentencia. Pero fallaron. Y estos grandes jugadores difícilmente fallan una segunda vez. Jugada coral 'made in Klopp' que inicia Henderson con un pase al hueco para Alexander-Arnold y el inglés, libre de marca, mete un pase de la muerte para que el delantero brasileño solo tuviera que empujarla.

Con el 2-0, Klopp encargó a los suyos gestionar la renta. Y así lo hicieron. Los 'reds' dejaron correr los minutos y tuvieron el monopolio de la posesión. El Oporto, mientras, se aferraba a la tozudez de Marega. El delantero de los 'dragones' fue un incordio constante para la zaga del Liverpool y a punto estuvo de anotar en dos ocasiones claras que Alisson malbarató. Dos ocasiones que podían haber metido al Oporto en el partido y así poder rascar un resultado esperanzador. Aun así, 2-0 y todavía quedaba la segunda mitad.  

En la reanudación, el Oporto quiso quemar todas sus naves. Conceiçao ordenó a los suyos meterle una marcha más al partido. En cambio, el Liverpool salió a verlas venir. Era una pequeña tregua tras una primera mitad vibrante. Tras los primeros minutos, los 'reds' volvieron a incrementar su nivel de juego y encerraron a los 'dragones'.

Salah fue el que más lo intentó pero no estuvo afortunado de cara a puerta. Fue una segunda mitad sin ocasiones en las que primó conservar la renta. Por parte del Oporto, tan solo Marega logró inquietar la retaguardia de Anfield y a punto estuvo nuevamente de poder poner el 2-1 pero no acertó en un mano a mano con Alisson. Así, el Liverpool aguantó sin demasiados impedimentos para certificar una victoria que le acerca a las semifinales. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil