Sport.es Menú

Klopp aplasta a Tuchel y consolida su estilo

El alemán ha hecho evolucionar al Liverpool, más flexible tácticamente

El PSG vivió de su pegada pero no fue rival para los ingleses

Firmino salió desde el banquillo para dar la victoria al Liverpool en el partido de la primera jornada de la Champions | Mediapro

El mejor Liverpool está de vuelta. Lo demostró el año pasado y lo está confirmando en esta temporada, con un inicio sobresaliente en liga y un triunfo de altura en el PSG en su debut en Champions League. Individualidades como Sané, Firmino o Salah están boca de todos, pero por encima de ellos las miradas se centran en un hombre: Jürgen Klopp.

Christian Blasco

El técnico alemán ha transformado al Liverpool desde su llegada en 2015. Con una idea de juego muy clara y los jugadores ideales para llevarla a cabo, el conjunto inglés ha vuelto a codearse con los grandes clubes de Europa. Los 'reds' alcanzaron su punto álgido llegando a la final de la pasada Champions League, pero eso solo era el principio para Jürgen.

El que fuera entrenador del Borussia Dortmund ha iniciado el presente curso buscando enriquecer tácticamente a su equipo. El Liverpool de esta temporada ya no basa todo su juego en el 'gegenpressing', estilo característico de Klopp basado en la presión alta y selectiva y la facilidad para montar acciones de peligro al contraataque.

Klopp, feliz tras ganar al PSG | AFP

Ahora el equipo inglés alterna momentos de nervio y presión alta con ataques estáticos, como demostró frente al PSG. El equipo de Thomas Tuchel mostró todas sus debilidades en este inicio de curso. El técnico del conjunto parisino metió el equipo muy atrás con un bloque bajo a la hora de defender, lo que obligaba a Neymar y Mbappé a auténticas heroicidades cuando robaban el balón

Precisamente Klopp instaló una trampa táctica para acorralar a los dos extremos cuando tenían el esférico en su poder y aprovechar sus debilidades defensivas. El técnico alemán explicó tras el partido como había buscado atacar constantemente por la banda derecha, donde Neymar deja evidencias de que no es buen defensor.

Con Trent Alexander-Arnold ganando mucha altura desde el lateral, Milner se dedicó a limpiar la zona con movimientos interiores para dejar libre el carril al joven futbolista inglés y a Salah. A partir de ahí el Liverpool se instauró en campo rival con facilidad y mostró una gran personalidad para anteponerse a los goles visitantes y terminar llevándose el triunfo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil