La final de la Champions se traslada a Oporto

El partido entre el Machester City y el Chelsea cambia su sede y se jugará en el Estadio Do Dragao, con previsión de aficionados

Es el segundo año consecutivo que Estambul no puede acoger la final de la Champions League

El conjunto blue pasó por encima del Madrid y, pese a ganar por 2-0, pudo haber endosado una goleada épica al Real Madrid | MEDIAPRO

La pandemia del coronavirus obliga a la UEFA, también esta temporada, a cambiar la sede de la final de la Champions 2020-21.

Según informa Sky Sport, el máximo organismo del fútbol europeo prepara el anuncio oficial de la noticia del traslado de estadio para la final de la Liga de Campeones, de Estambul a Oporto, en el Estadio Do Dragao, por primera vez en su historia.

El partido entre Manchester City y Chelsea se disputará el próximo 29 de mayo en Portugal.

La noticia provoca que por segunda temporada consecutiva, Estambul, que iba a ser la sede de la final de la pasada y esta temporada, se quede sin la oportunidad de albergar la máxima competición de clubes europeos. La temporada pasada, la UEFA preparó un torneo entre los finalistas a partido único en Lisboa que terminó con la final entre el Bayern de Múnich y el PSG.

El gobierno británico y la Football Association han negociado hasta el último momento con la UEFA para mover la final a Wembley, pero las medidas de cuarentena que impone Gran Bretaña no permitían hacer viable la organización efectiva de la cita.

El Manchester City se impuso por 2-0 al PSG en la vuelta de semifinales de Champions para colarse en la gran final | MEDIAPRO

Turquía, a priori la sede de la final, se encuentra entre los países rojos por parte de Gran Bretaña en incidencia de la Covid-19, y obliga a sus ciudadanos a hacer una cuarentena de 10 días tras un viaje al país turco, por lo que se ha descartado esta opción ya que hacía muy complicado que pudieran viajar las 2.000 personas que la UEFA tenía previsto que estuvieran en el Estadio Olímpico Atatürk.

Portugal, con restricciones más limitadas y en la lista verde por parte del gobierno británico, repetirá como sede de la final de la Champions y ningún aficionado, jugador o miembro del staff técnico tendrá que someterse a una cuarentena al volver de Oporto.

La final, además, se plantea con público. La capacidad del estadio Do Dragao es de unos 50.000 personas, y el gobierno portugués podría permitir hasta 20.000 aficionados en los campos, por lo que la UEFA podría otorgar unas 6.000 entradas por club participante en la final.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil