El Madrid se quedó congelado en el descuento

El Madrid no hizo grandes alardes y superó durante casi todo el partido el temor al frío y al césped artificial del estadio olímpico Luzhniki. Fue un partido a la italiana, con el "General Invierno" en retirada, ya que las temperaturas no descendieron de los 4 grados bajo cero, y un campo lleno a rebosar (más de 70.000 espectadores).

EFE/SPORT.es

FICHA TÉCNICA

Champions League

CSKA Moscú:

1-1

Real Madrid:

CSKA Moscú:

Chepgúrov; Shénnikov, V.Berezutsky, Ignashévich, A. Berezutsky; Aldonin (Honda, m.67), Wernbloom; Dzagóev, Tosic (Necid, m.82), Musa (Oliseh, m.63); y Doumbia

Real Madrid:

Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Özil (Albiol, m.84), Callejón (Kaká, m.75), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.15).

Goles:

0-1, m.28: Cristiano Ronaldo. 1-1, m.93: Wernbloom.

Árbitro:

Bjorn Kuipers (HOL). Amonestó a Xabi Alonso, Sergio Ramos, Coentrao y a Wernbloom.

Incidencias:

Partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio olímpico Luzhnikí ante 70.000 espectadores (casi lleno). Los aficionados rusos lanzaron desde uno de los fondos varias bengalas en los primeros minutos que cayeron el terreno de juego cerca del portería defendida por Casillas.

El equipo blanco salió con las líneas adelantadas, lo que aprovechó el equipo del Ejército ruso para cogerle la espalda a la defensa visitante en los primeros diez minutos. Así llegó la primera ocasión local, en una carrera del nigeriano Musa que Dzagóev remató fuera.

Las cosas se complicaron para los hombres de Mourinho a los quince minutos con la lesión muscular de Benzema, pero a partir de ese momento el equipo blanco tomó el control del partido.

Higuaín, sustituto del francés, y Khedira pudieron marcar el primero, pero se toparon con Chepgúrov, sustituto del lesionado Akinfeev y que realizó un partido bastante completo a excepción de la jugada del gol del Madrid, que llegaría poco después.

Un centro de Ozil mal rechazado por la defensa rusa llegó a Cristiano Ronaldo, que con un tiro raso sorprendió al portero local. Era el 0-1 y daba la sensación de que el Madrid no tendría muchos problemas para marcar algún gol más ante las facilidades que daba el CSKA en defensa y la superioridad que tenían los blancos.

Solo el gol de Wernbloom rompió el aburrimiento

En la segunda parte, el Real Madrid salió con la intención de cerrar el partido y la eliminatoria. Así, Callejón pudo marcar el segundo a los tres minutos de la reanudación. Sin embargo, ese ímpetu inicial pasó rápidamente y el partido entró en una dinámica de juego más lenta.

Aún así hubo ocasiones.Como la de Doumbia, que dio un susto a los defensas madridistas en una gran internada desde el centro del campo en velocidad, pero al llegar al borde del área, se le nublaron las ideas y su disparo llegó mansamente a las manos de Casillas.

El técnico local, Leonid Slutski, decidió introducir varios cambios para buscar el empate, ya que el Real Madrid empezaba a mostrar síntomas de cansancio, pero el CSKA nunca logró inquietar la portería blanca.

Todo lo contrario que el Madrid, que bajó el ritmo pero tuvo aún alguna ocasión para marcar el 0-2. La más clara la tuvo Cristiano Ronaldo al encarar a Chepgúrov, que fue más hábil que el portugués y consiguió evitar el tanto.

Mourinho movió el banquillo sacando a Kaká y Albiol -éste por Ozil-, pero no consiguió sentenciar el choque... y lo acabó pagando en el tiempo de descuento, cuando un centro desde la derecha acabó franco a los pies del sueco Wernbloom, que consiguió empatar el partido.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil