Sport.es Menú

Copenhague: El regreso a la élite de la hegemonía escandinava

Sin duda alguna el Copenhague, claro dominador del fútbol danés y el mejor equipo escandinavo en la última década, es el rival más débil de grupo B de la Champions League. El ganador de nueve de las últimas trece ligas en Dinamarca atraviesa una crisis profunda en el campeonato doméstico ya que, tras seis jornadas ocupa la penúltima plaza, ha sido incapaz de ganar un partido y con solo tres puntos en su casillero.

David Boti

Esta crítica situación provocó el despido hace una semana del belga Ariël Jacobs, con quien ganó el título de liga y jugó la fase de grupos de la Liga Europa la temporada pasada, y el retorno del artífice del mejor Copenhague, el noruego Ståle Solbakken. El desconcierto evidente quedó de manifiesto cuando, hace pocos días se vio obligado a retirar temporalmente de los entrenamientos a su último fichaje, el delantero nigeriano Fanendo Adi, que había debutado con gol contra el Vestsjælland, porque las autoridades aún no le concederion todavía el permiso de trabajo.

Todos los datos de la plantilla

BLOQUE SÓLIDO

Solbakken mantiene la esencia del equipo danés introduciendo algunos cambios, en busca de la fortaleza defensiva que en su época caracterizó al Copenhague. El sueco Wiland, un portero fiable, es fijo, al igual que los laterales Jacobsen Bengtsson, y en el centro compiten tres hombres por dos plazas: el islandés Sigurdsson y los veteranos Stadsgaard (ex del Málaga) y Mellberg (ex del Racing y del Villarreal). En el medio del campo destaca el mediocentro brasileño Claudemir, un pulmón, y el interior costarricense Bolaños, el jugador con más clase del equipo junto con el joven Nicolai Jørgensen, que tras su paso por el Leverkusen triunfa ahora en su regreso a Dinamarca.

EL REGRESO A LA ESENCIA DE SOLBAKKEN

El conjunto danés nació en 1992, resultado de la fusión de dos históricos del fútbol danés, el Københavns Boldklub y el Boldklubben 1903. Tras unos primeros años difíciles, el Copenhague fue creciendo hasta convertirse en el mejor equipo danés de los últimos tiempos, con diez títulos de Liga y cinco de Copa. Sus buenos resultados en Europa le han valido a Dinamarca para tener las dos últimas temporadas una plaza fija en la fase de grupos de la Liga de Campeones, en la que el Copenhague todavía no conoce la derrota en casa. Será el rival débil del grupo B y con el regreso de Solbakken esperan recuperar aquella elegancia que les ha caracterizado en las últimas temporadas para dar guerra ante los colosos europeos. O, al menos, intentarlo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil