Científicos alemanes piden cambiar medidas para frenar el coronavirus, y eliminar el toque de queda

Científicos alemanes piden cambiar medidas para frenar el coronavirus, y eliminar el toque de queda
| sport

Destacados investigadores en aerosoles de Alemania han hecho pública una carta dirigida a los principales cargos políticos del país, en la que les piden un cambio de rumbo en las medidas que siguen tomando para contener la epidemia del coronavirus.

Los científicos, miembros de la Sociedad para la Investigación de Aerosoles (GAeF) dirigen la carta a la Canciller Merkel, Los primeros ministros de los estados federales, el ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, y los ministros de salud de los estados federales.

En ella ponen sobre la mesa la importancia de concienciar a la gente de que el peligro está DENTRO (en las zonas interiores) y que las medidas que penalicen el movimiento al aire libre son ineficaces y dañinas, sobre todo en un momento de fatiga pandémica muy importante.

También critican la medida del toque de queda por considerarla un ‘engaño’ inútil y hasta de riesgo.

Y finalmente proponen 6 medidas que todo el mundo puede entender y que en su saber ayudarían de una forma decisiva a frenar los contagios.

A continuación reproducimos las principales ideas manifestadas en la carta y las 6 medidas que proponen, que serían perfectamente aplicables a nuestro país y a todos los países.

Una carta muy clara

Estimada Canciller Federal Dr. Merkel, primeros ministros de los estados federales, ministro federal de Sanidad, Jens Spahn. ministros de salud de los estados federales:

Con el encabezamiento oficial de rigor, los científicos alemanes abajo firmantes comienza una carta tan clara como necesaria.

«La pandemia del coronavirus es demasiado seria y no hemos conseguido regresar a la vida normal ni siquiera cuando ya han transcurrido más de 12 meses desde su inicio.

Después de todo este tiempo, la situación se ha convertido en una carga demasiado pesada para los ciudadanos. Su estado emocional fluctúa entre la esperanza y la desesperación, como todo el mundo sabe porque lo ve y lo vive en su entorno personal.

Pero la ciencia avanza, y de algo tan trascendental en estos momentos como es la investigación con aerosoles, está apareciendo importantes hallazgos sobre la transmisión del SARS-CoV-2 que pueden y deberían afectar a nuestras vidas».

Hallazgos científicos sin hechos políticos

La transmisión de los virus por vía aérea se ha procesado, resumido y publicado en un documento de posición realizado por GAeF, la Sociedad para la Investigación de Aerosoles alemana.

Pero lamentablemente, se quejan los científicos en su carta, «los hallazgos esenciales de nuestro trabajo de investigación no se han traducido en acciones prácticas» tomadas por las autoridades del país.

Y muestran su asombro porque, «en cambio, lo que estamos haciendo en el país es tomar medidas más simbólicas que no conducen a nada, como por ejemplo el requisito de que las personas tengan que ponerse la mascarilla cuando salen a correr al aire libre».

Porque, según los estudios científicos, en ese tipo de actividades no existe una influencia significativa que afecte al proceso de infección.

Contagios sólo en interiores

Aseguran en la carta que en estos momentos existe un consenso científico mundial que mantiene que, casi sin excepción, los contagios de SARS-CoV-2 ocurren solo en interiores.

«Los contagios al aire libre son extremadamente raras y nunca conducen a infecciones racimo que sí pueden ocurrir en interiores».

Añaden en la misiva su sorpresa porque «como investigadores en aerosoles estamos asistiendo perplejos a un debate público que aún continúa pero que no refleja en absoluto el estado del conocimiento científico».

Y se quejan de que esa realidad está produciendo que haya una gran confusión entre los ciudadanos. «Les estamos haciendo manejar conceptos erróneos sobre las formas de contagio asociadas a este virus, con el peligro que ello supone«.

«Las transmisiones grupales de la infección se producen en viajes en autobús, ensayos de coros, eventos, residencias… pero no al aire libre».

Así las cosas, este grupo de investigadores manifiesta en la carta su perplejidad ante muchas de las medidas adoptadas por los políticos para combatir la pandemia.

Toque de queda, otra «comunicación engañosa»

No entienden que se puedan prohibir reuniones al aire libre, parques cerrados, destinos de excursiones a los que no dejan llegar…

Y consideran que «los toques de queda que tan de moda están en estos momentos también deben incluirse en esta enumeración de comunicaciones engañosas. Porque hacen más promesas de las que pueden cumplir».

«Todos estamos de acuerdo -añaden- en que un objetivo fundamental es reducir los contactos problemáticos, pero el toque de queda no impide, ni necesariamente reduce las reuniones en interiores.»

Es más, consideran que todas estas cosas pueden ser y son contraproducentes y se convierten en «una motivación para alejarse cada día más de las órdenes estatales.»

La reducción de contactos problemáticos, que son fundamentalmente en espacios interiores, solo tienen éxito, dicen, con argumentos convincentes capaces de conseguir que las personas se empeñen en tomar medidas para una autoprotección exitosa.

«Si queremos controlar la pandemia tenemos que concienciar a la gente de que DENTRO el peligro acecha: En los apartamentos, en las oficinas, en las aulas, en los conjuntos residenciales… y también se deben tomar medidas en los centros asistenciales».

En cuanto a los debates tan habituales sobre si se puede caminar por los paseos, sentarse a tomar algo en cervecerías al aire libre, correr o andar en bicicleta, desde hace mucho tiempo se ha demostrado que es contraproducente seguir dándole vueltas.

Y si además estamos todo el día diciendo a nuestros ciudadanos que los contactos interpersonales se consideran peligrosos, paradójicamente lo que estamos haciendo es reforzar la fatiga pandémica en todas partes.

Como es bien sabido, nada nos embota más a los seres humanos que estar aburridos.

Por lo tanto, lo que debemos hacer es cuidar los lugares donde se producen la gran mayoría de los contagios. Y no estar empleando recursos, que son limitados, en vigilar las pocas partes por mil de posibles infecciones al aire libre, porque es un desperdicio.

Seis reglas para reducir contagios

«Los contagios se pueden reducir eficazmente utilizando la inteligencia y la coordinación de decisiones. Por eso vamos a hacer un resumen de medidas, comprensibles incluso sin una educación científica».

Son nuestras reglas de oro para prevenir infecciones.

1.) Las infecciones se producen en interiores, por lo que es importante que DENTRO se reúna la menor cantidad de personas posible.

Además, hay que tener en cuenta que en interiores el contagio ocurre incluso si entramos en lugar vacío. No es necesario que coincidamos simultáneamente con una persona que esté infectada. Sólo con que un contagiado haya estado en el mismo lugar un tiempo antes… si no se ha ventilado bien el virus está en el aire y se transmite.

2.) Es muy importante reducir los tiempos de la reunión y de permanencia en lugares interiores. Que sean lo más cortos posible. ¡Haz todo lo que puedas por cumplirlo!

3.) Las condiciones para que la situación sea como estar al aire libre deben crearse mediante ventilación frecuente, intermitente o cruzada.

4.) Es necesario llevar mascarillas eficaces en interiores. Llevar una mascarilla en la zona peatonal, para después sentarnos con unos amigos sin mascarilla en el cuarto de estar de casa, no es lo que nosotros, como expertos, entendemos por prevención de infecciones.

Además, tenemos que añadir una cuestión muy importante, y es que el ajuste ceñido de la mascarilla es al menos tan importante para su eficacia es cómo la eficiencia del material.

5.) Los purificadores y filtros de aire de la habitación deben instalarse donde las personas pasen mucho tiempo y necesiten permanecer en habitaciones cerradas, como son los dormitorios, las aulas de los colegios, habitaciones de ancianos, centros asistenciales, oficinas y otros lugares de trabajo.

6.) En pasillos y habitaciones grandes, el riesgo de infección es mucho menor que en los cuartos pequeños.

Por eso cuando regrese el teatro, los conciertos, servicios de la iglesia, las reuniones más amplias… deben tener lugar, siempre que sea posible, a la intemperie. Y si no es posible, en salas grandes y bien ventiladas.

Y tras estas normas básicas, sencillas pero eficaces, los científicos que firman la carta añaden que:

«Si esto se comunica en condiciones y se deja todo claro, la combinación de estas medidas conduce al éxito».

«Si lo hacemos así, la gente recuperará parte de su libertad de movimiento en un momento en el que la situación es muy difícil y las personas están muy cansadas».

Quienes se quieran reunir con más personas para tomar un café, que sepan que no es buena idea invitar a su sala de estar. Es mucho más recomendable hacerlo fuera, donde además se puede esperar el cumplimiento de las conocidas reglas de higiene mucho más que las casas.

Y firman la carta «Con los mejores deseos»

Dr. Christof Asbach

Presidente de la Society for Aerosol Research (GAeF)

Dr. Gerhard Scheuch

Expresidente de ISAM (Sociedad Internacional de Aerosoles en Medicina)

Dr. Sebastián Schmitt

Tesorero de la Society for Aerosol Research (GAeF)

Dr. Birgit Wehner

Secretario General de la Sociedad para la Investigación de Aerosoles (GAeF)

Dr. Andreas Held

Vicepresidente de la GAeF

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil