Zubimendi, entre Xabi Alonso y Busquets

Zubimendi, entre Xabi Alonso y Busquets

Martin Zubimendi habló con los medios del club donostiarra antes de jugar su partido número 100 con la Real Sociedad | Real Sociedad

Producto de la cantera de Zubieta, destaca por su visión de juego y facilidad para encontrar al hombre libre

"Busquets ha hecho mucho daño al resto de mediocentros", asegura con ironía

Martín Zubimendi (23 años, San Sebastián) es el nombre subrayado en rojo por Xavi como relevo natural de Busquets. No es poca cosa: en el sistema del Barça la figura el mediocentro define el estilo. Busquets sigue siendo el gran facilitador. El futbolista que ordena el juego de posición (y posesión) del equipo.

Que el Barça se fije en Zubimendi como alternativa no debería sorprender a nadie. El jugador de la Real se define por algunas de las virtudes de Busquets: el juego de menos es más (mejor un toque que dos), la disciplina posicional y la inteligencia táctica. Es probable que Zubimendi esté un escalón por debajo en la visión de juego, pero también que es un futbolista mucho más preparado para el repliegue.

Zubimendi forma parte de la escuela de mediocentros de la cantera de Zubieta. La lista es larga: de Xabi Alonso a Ander Guevara pasando por Illarra. De todos ellos, Alonso ha sido la gran influencia del jugador pretendido por el Barça. Más aún tras tenerlo como entrenador en el filial de la Real.

Real Sociedad - Leipzig: El gol de Zubimendi | Telefónica

Hace dos años Alonso ya tenía claro que Zubimendi había llegado al primer equipo para quedarse. "El nivel que ha dado Martín jugando con el primer equipo y cómo se ha asentado, lo tenía dentro. Lo tenía que sacar, tenía que expresarse y tenía que sentir esa confianza porque tiene marcado el sello de Zubieta de gran pivote", dijo. Alonso siempre le ha pedido más liderazgo, que sea una presencia dominante en el campo. También que se atreva con las diagonales: esos desplazamientos en largo que Alonso dominaba como pocos. Lo explico Zubimendi en una entrevista a Radio Marca: "Ponía mucho empeño en esas diagonales que hacía él pero las suyas no se pueden igualar. Y luego trabajamos mucho la salida de balón dependiendo de cómo presiona el rival. De hace 10 años a ahora ha cambiado a labor del pivote puro. Antes era más defensivo, ahora si el pivote no está bien organizado el equipo sufre mucho en la labor de sacar el balón".

De Alonso a Imanol

En el primer equipo Zubimendi se ha reencontrado con Imanol, que ya lo tuvo en las inferiores. El técnico es de los que está más encima del futbolista. Lo reconoce Zubimendi, que se ha acostumbrado a tenerlo encima. "Debo ser el segundo que más broncas recibe. Pero lo veo como algo bueno: si pone tanto empeño, quiere decir que le importo y que espera que mejore".

En los últimos tiempos, el técnico está muy pendiente del juego defensivo de Zubieta. "Quiere que sea más agresivo, que sepa parar la jugada en campo contrario en lugar de tener que recorrer luego 50 metros". 

Zubimendi trabaja para mejorar el trabajo defensivo pero reconoce, que si hay alguna cosa que lo saque del partido, es no estar en contacto con el balón. "Es verdad que aquí en la Real hay muchos peloteros, pero sí tengo la necesidad de tocar balón y sentirme participe, si no me pongo nervioso. Realmente no debería porque puedes generar líneas de pase, pero a veces me junto con los centrales para tocar bola", reconoció.

Desde hace años el nombre de Zubimendi va muy ligado al de Busquets, una comparación que él mismo se toma con resignación. "Busquets ha hecho mucho daño al resto de mediocentros y me falta mucho para llegar a ser como él, la verdad", reconoció en una entrevista para el 'Noticias de Guipuzkoa'.