Wagner Ribeiro, el madridista infiltrado en la corte de Neymar

Wagner Ribeiro, el madridista infiltrado en la corte de Neymar

Wagner Ribeiro es, teóricamente, el representante oficial de Neymar, pero desde hace dos años dejó de lado sus obligaciones profesionales y en lugar de trabajar para realizar la voluntad de su pupilo, se centró únicamente para servir los intereses de Florentino Pérez, quien le prometió una millonaria comisión por su fidelidad. “Si fuese mi hijo, Neymar habría fichado por el Madrid”, aseguró la madrugada del sábado cuando se concretó el histórico traspaso del delantero al Barça.

En los dos años que se llevaba gestionando la 'operación Neymar', el Barça nunca negoció con Ribeiro. El motivo es la animadversión que el propio agente siente por todo lo que huele a blaugrana. En 2011, el club le pidió que se desplazase a Barcelona donde se entrevistaría con Sandro Rosell, y Ribeiro se negó. Su radicalismo acabó, a la postre, siendo muy beneficioso para el Barça que se sintió legitimado para entablar conversaciones directamente con el padre del jugador.

¿Qué hacía, pues Wagner Ribeiro el viernes en las oficinas del Santos cuando el Barça compró al crack? Pues apareció para salir en la foto. El padre de Neymar, como muestra de gratitud por los 10 años de servicios prestados, no vetó a su presencia. Lo que fue alucinante es que Ribeiro decidiese juntarse con la familia del jugador para celebrar algo que había intentado boicotear y encima expresase su deseo que 'Ney' jugase en el Madrid.

El esperpento no terminó allí. Ribeiro tuvo la cara dura de aparecer el lunes en el despacho profesional que el jugador tiene una céntrica avenida del Santos donde se estaba firmando los últimos documentos con los representantes del Barça.

DISTANCIADOS

“Wagner Ribeiro ya hacía mucho tiempo que no pintaba nada, no tiene ninguna ascensión con el jugador, negociamos el traspaso de Neymar directamente con el Barcelona”, afirmaron fuentes del club santista a SPORT. El distanciamiento entre representado y representante es evidente, por mucho que el agente haya querido escenificar que todo se encuadra en los márgenes de la más absoluta normalidad. Su futuro al lado de la 'Joya' no está nada claro.

En Brasil, sectores del periodismo deportivo consideran que Neymar va a seguir los pasos de Kaká y de Robinho, y que, en breve, podría decirle “adiós y muchas gracias”. Sería, sin duda, una gran noticia para el barcelonismo.

La actuación de Ribeiro los dos últimos años ha sido un compendio de aberraciones profesionales, cegado por la prima de traspaso prometida por el Madrid. En agosto de 2011, cuando el Santos había llegado a un acuerdo para vender el jugador al Barça, como publicó en su día 'O Estado de Sao Paulo', Ribeiro cogió la propuesta blaugrana y se la filtró a Florentino.

Al día siguiente, se personificó en las oficinas del Santos FC para hablar con el presidente, Luis Álvaro de Oliveira, y ofrecerle una cantidad mayor. El movimiento sirvió para bloquear el traspaso, que acabó posponiéndose dos años

Ni Sandro Rosell, ni André Cury, que es el representante del Barça en Brasil para cuestiones deportivas, ni Raül Sanllehí, cuando estuvo cerrando la operación, han tenido contacto con Ribeiro. La postura del club catalán ha sido de un distanciamiento calculado, teniendo en cuenta lo nocivo que es el personaje. El Barcelona podría pasar cuentas con Ribeiro, pero no va a rebajarse. Lo importante es que 'Ney' ya es blaugrana, como ha sido, desde siempre, el deseo del jugador paulista.

Si tuviera dignidad, Ribeiro no viajaría el domingo a Barcelona para presenciar 'in situ' la presentación de Neymar. Si decide aparecer, será sin duda el único invitado indeseado para todo los seguidores culés en un día de felicidad colectiva. Ribeiro fue, es y siempre será un aliado de Madrid. Su amistad con Florentino, basada siempre en comisiones, no lo hará cambiar.