El VAR deja al Barça sin Supercopa

El video arbitraje anula dos goles al Barça, que poco después encajó dos goles casi seguidos del Atlético

Liderado por un gran Messi, el equipo azulgrana no mereció perder en Yeda, pero se despistó en los últimos minutos

El Barça realizó un muy buen partido pero se quedó sin gasolina y acabó regalando la final al Atlético | MOVISTAR

FICHA TÉCNICA

Supercopa España

FCB

2-3

ATM

FC Barcelona:

Neto, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets (Rakitic, 85'), Arturo Vidal, De Jong (Ansu Fati, 89'), Griezmann, Messi (c) y Luis Suárez.

Atlético de Madrid:

Oblak (c), Trippier, Savic, Felipe, Lodi (Vitolo, 68'), Correa, Herrera (Koke, 45', Marcos Llorente, 71'), Thomas, Saúl, Joao Félix y Morata.

Goles:

0-1, min. 47: Koke. 1-1, min. 51: Messi. 2-1. min. 60: Griezmann. 2-2, min. 81: Morata (penalti). 2-3, min. 88: Correa

Árbitro:

González González (comité castellano leonés). Amonestó con cartulina amarilla a Piqué (30'), Thomas (34'), Jordi Alba (34'), Luis Suárez (45'+2), Savic (45'+2), Felipe (60'), Arturo Vidal (75'), Neto (80').

Incidencias:

Segunda semifinal de la Supercopa de España, disputado en el estadio King Abdullah de Yeda (Arabia Saudí) ante 58.410 espectadores.

Un partido loco sepultó las esperanzas del Barça en Yeda: la intensidad del Atlético de Madrid y la minuciosidad del VAR dejaron al equipo azulgrana compuesto y sin Supercopa, frustrado después de 90 minutos muy intensos que dejaron sin premio a los de Valverde.

No mereció perder el Barça: fue muy superior al Atlético en la primera parte, pero chocó con Oblak, siempre inspirado. Y en la segunda vio cómo el VAR frustraba su remontada: el videoarbitraje anuló primero un golazo de Messi y poco después, otro a Piqué. El Barça ya ganaba 2-1, pero esas dos decisiones diluyeron a los de Valverde y dieron alas a los de Simeone.

No mereció perder el Barça: contó con una extraordinaria versión de Leo Messi, metido en el partido desde el minuto uno como si fuese el último de su carrera. Generoso en el esfuerzo, el argentino lideró al Barça en todo momento pidiendo la pelota, encarándose con los rivales, hablando con el árbitro y por supuesto, jugando.

No mereció perder el Barça, que abrumó a su rival durante casi todo el partido. Tuvo mérito el Atlético, capaz de golpear poco, pero de forma muy certera, frente a las ocasiones que coleccionaba el Barça. No tuvo su noche Suárez.

Pese a todo, el Barça se queda sin Supercopa: no habrá clásico ante el Madrid en Yeda. El torneo que solía enfrentar al campeón de Copa y de Liga se lo jugarán dos equipos que el año pasado no ganaron ni la Copa ni la Liga.

Cosas del nuevo fútbol, que depara partidos tan extraños como la semifinal que jugaron Barça y Atlético: en una primera parte de claro color azulgrana, el Barça merodeó el área de Oblak, pero no logró batir al meta del Atlético. 

Con Arturo Vidal en el centro del campo y el tridente en ataque, el Barça tuvo suficiente para acorralar al Atlético. Sin embargo, en el arranque de la segunda, Koke, recién ingresado al campo, aprovechó una contra para batir a Neto, que tampoco tuvo su noche en Yeda.

operación remontada, frustrada

El Barça se puso manos a la obra: tocaba operación remontada. Con Messi como líder, el equipo azulgrana se aplicó a la tarea. El argentino no tardó en igualar, tras recoger un rechace de Suárez y batir a Oblak con la pierna derecha. 

Nuevamente fue Messi quien apareció para marcar el segundo, con un sombrero exquisito ante la defensa colchonera. La jugada fue una maravilla, pero la intervención del VAR la anuló. 

Griezmann apareció en el momento oportuno para firmar el 2-1, rematando de cabeza tras un remate de Suárez. El partido parecia encaminado, sobre todo cuando Messi sacó una falta que Arturo Vidal dejó en boca de gol para que Piqué remachase. Nadie protestó el gol, pero nuevamente el VAR pidió la palabra ante el desconcierto general. Otro gol anulado al Barça en menos de cinco minutos.

el atlético se crece

Ahí se quedó el equipo azulgrana. El Atlético olió la sangre y no desaprovechó la oportunidad: es un equipo afilado, vertical, implacable. Vitolo encaró a Neto en un contragolpe de manual, el brasileño le derribó y el árbitro decretó penalti. No hubo dudas. Lo transformó Morata. 

El empate espoleó al Atlético y dejó al Barça herido de muerte. En otro contragolpe, Correa remachó al Barça. Valverde se lo jugó a la desesperada, a falta de cuatro minutos, con Ansu Fati, pero ni él ni el omnipresente Messi fueron suficientes para contener a un Atlético febril, que ya disfrutaba de la remontada y que jugará la final de la Supercopa ante el Madrid. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil