Vanderson, una apuesta de largo recorrido

Vanderson, una apuesta de largo recorrido

Así juega Vanderson de Oliveira Campos | sport

El lateral derecho del Mónaco se adecúa al perfil de "fichaje para una década" por su juventud, potencial y proyección

El brasileño, de 21 años, cotiza al alza y su contratación tendría aspectos muy parecidos a la incorporación de Dani Alves en 2008

Ir a por Vanderson de Oliveira es estar convencido de hacer una apuesta deportiva y financiera por un futbolista que tendría que marcar una época. El suyo no sería un fichaje de rendimiento inmediato y cortoplacista, un parche temporal. El lateral derecho del Mónaco, de 21 años, es un jugador al alza, con un físico privilegiado, que está en el punto de maduración adecuado para explotar y poder jugar al más alto nivel durante muchos años.

En su país, lo ven como la mejor opción para el titular derecho de la Seleçao, a partir de enero, cuando haya finalizado el ciclo de Tite y la CBF haya buscado un nuevo seleccionador. Y este es el mismo escenario y concepción que comparte una fila de clubes de la Premier League, que ya han llamado a su puerta, convencidos que es un lateral que puede marcar las diferencias internacionalmente.

Si el Barça tiene músculo financiero para el próximo verano y decide invertir una parte significativa en el lateral derecho para acabar con los debates, Vanderson es, sin duda, un nombre de consenso en la secretearía técnica.

PUNTOS DE CONTACTO CON DANI ALVES

La posible contratación de Vanderson remitiría a la de su compatriota, Dani Alves, que llegó en el verano de 2008 tras pagar 35 millones de euros al Sevilla, y convertirse, gracias a su extraordinario y sostenible rendimiento, en el mejor lateral derecho de la historia del Barça. Aquella vez, la dirección blaugrana no se anduvo con futbolistas de nivel medio y fue a buscar a uno que lo tenía todo para triunfar.

Por cómo están apretando clubes como el United o el Newcastle, entrar de lleno en la puja por Vanderson requiere el compromiso del jugador brasileño de querer recalar en el Camp Nou. Tendría, pues, que seguir los pasos de lo que hizo Raphinha en el último verano, que desoyó todas las ofertas de la Premier.

Como todos los futbolistas del Mónaco, no hay cláusula de rescisión en su contrato, que expira en 2027, por lo que se hace obligatorio sentarse a negociar con la dirección deportiva  'rouge et blanc'.

Vanderson es un carrilero profundo, con muchos recursos ofensivos y un físico privilegiado: es alto para un lateral (mide 1,80m), rápido, fuerte y con una gran potencia física. Aterrizó en la Ligue-1 en el último mercado invernal procedente del Gremio, que acababa de caer a la Serie B del Brasileirao.

Está completamente adaptado al fútbol francés y, aunque le esté costando coger el ritmo en este inicio de temporada, cuenta con la plena confianza de su técnico, el belga Philippe Clement, que frenó, junto a los propietarios del club, su salida este último mes de agosto, cuando Mateu Alemany pidió precio, así como hizo también el Manchester United.