El uno por uno del FC Barcelona 2019-20

Colectivamente, el equipo suspende y queda muy lejos del aprobado: cero títulos de cuatro posibles

Individualmente ha habido desengaños y frustraciones, pero también confianza e ilusión en jugadores llamados a tener protagonismo en breve

Las cenizas de un ciclo ganador en el Barça | MEDIAPRO

El FC Barcelona 2019-20 pasará a la historia por romper una racha de 11 temporadas ganando títulos y dejar una foto que siempre lo acompañará: la del partido contra el Bayern y la escandalosa e hiriente goleada (2-8). En Lisboa, como aseguró Gerard Piqué, el Barça tocó fondo.

Con las novedades de Frenkie De Jong (Ajax), Antoine Griezmann (Atlético), Junior Firpo (Betis) y Neto Murara (Valencia), además de la explosiva irrupción del canterano Ansu Fati, el tercer proyecto de Ernesto Valverde nació con expectación máxima.

Sin embargo, las buenas sensaciones empezaron a diluirse con la misma rapidez con las que se habían generado. Al delantero galo le costó horrores encontrar su rol en el equipo y, a diferencia de otros años, la suerte no acompañó: goles encajados en los últimos minutos, lesiones, partidos remontados que se escaparon por desconexiones incomprensibles, decisiones incomprensibles del VAR...

Adiós a los premios

Para encontrar la última temporada en blanco del Barça había que sacar los prismáticos: 2007-08, la quinta y última de Frank Rijkaard con un equipo en descomposición. Desde entonces, 29 títulos, aunque en algunos ejercicios, como el 2013-14, con Gerardo Martino al frente, solo se saboreó la Supercopa de España. Pero se ganó algo.

Los títulos de la campaña 2019-20 empezaron a escaparse con la Supercopa. El Barça, como desde el inicio de curso, hizo lo más difícil (dar la vuelta a un 0-1) para dejarse remontar en cinco minutos. La eliminación ante el Atlético le costó el cargo a Ernesto Valverde. El relevo técnico con la temporada en marcha volvió a la realidad azulgrana 17 años después.

Y si la Supercopa se escapó en enero, la Copa voló en febrero y también de forma cruel: en tiempo añadido. Fue en Bilbao y ya con el nuevo inquilino del banquillo azulgrana, Quique Setién. Después, tras el confinamiento, en julio, llegó el adiós a una Liga marcada por la irregularidad del equipo y la arbitrariedad del VAR.

Y en agosto fue el turno de la Champions. El Barça quedó en la cuneta de la peor forma, dilapidando en minutos el prestigio y la jerarquía amasados durante los últimos 11 años. Colectivamente, el equipo suspendió, quedando además muy alejado del aprobado. Individualmente, algunos jugadores se salvaron de la quema.

Análisis Individual

Griezmann

Señalado. Se esperaba mucho más del francés en todo: goles, asistencias (dio cuatro), juego... No fue el futbolista decisivo que brilló en el Atlético. Le costó adaptarse y no encontró nunca la regularidad.

Ter Stegen

Importante. Pese a finalizar el curso recibiendo 8 goles, sostuvo al equipo en muchos momentos con su solidez. Nunca había encajado tanto (50), pero es titular indiscutible. Dio dos asistencias.

Piqué

Genuino. Con 12 temporadas a sus espaldas, el central fue el primero en ofrecer su cabeza tras el 2-8, un gesto que le honra. Es un activo del club por su experiencia y compromiso. Tiene contrato hasta 2022.

Messi

Único. El capitán fue el máximo goleador del equipo (31 goles) y el que más asistencias dio (26). Todavía sigue siendo imprescindible por su genial visión del juego, talento y jerarquía.

Arturo Vidal

Honesto. Del chileno se ha dicho que no tiene ADN Barça, que es anárquico... Sin embargo, es de los que no engaña y se vacía en el campo. Lo da todo y nunca se reserva. Acaba contrato en 2021.

Busquets

Vigente. Como Piqué, suma 12 temporadas en el primer equipo y, renovado hasta 2023, sigue siendo un jugador válido. En algunos momentos dio sensación de agotamiento. Debería dosificarse.

Rakitic

Amortizado. El croata, después de seis temporadas, ya lo ha hecho todo. Fue ‘castigado’ al inicio de curso por negarse a ser traspasado y no ha tenido continuidad. Ya no volverá a lucir de azulgrana.

Semedo

Decreciente. La temporada del portugués ha sido irregular, capaz de lo mejor... y de lo peor. Después de tres temporadas sigue pareciendo excesivo lo que se pagó por él al Benfica (30 millones).

De Jong

Perseverante. Llegó como fichaje de rendimiento inmediato pero necesitó tiempo para adaptarse. Ha trabajado y mostrado que puede ser importante, pero debe ir a más y, en especial, ser decisivo.

Lenglet

Fiable. Ha sabido aprovechar la oportunidad y se ha afianzado en el eje de la zaga. Ha destacado por su regularidad y solidez (salvo en el último partido) y es de los centrales que aporta gol.

Sergi Roberto

Estancado. Al canterano no se le puede negar trabajo ni derroche físico. Abarca mucho campo y es polivalente, pero no marca la diferencia después de siete temporadas en el primer equipo.

Jordi Alba

Extenuado. Lleva ocho años corriendo el carril izquierdo del equipo, en ataque (mejor) y en defensa. No ha tenido competencia y ha acumulado muchos kilómetros. Obligado a dosificarse.

Luis Suárez

Reaparecido. La crisis sanitaria del coronavirus le permitió recuperarse de la lesión durante el confinamiento. No volvió a su nivel de excelencia (irregular), pero pudo mantener la media anotadora.

Ansu Fati

Ilusionante. Apareció como una bocanada de aire fresco por su desparpajo, descaro y verticalidad. Ha sorprendido por sus registros goleadores. Un jugador llamado a ser uno de los pilares del equipo.

Arthur

Rebelde. Fichó como gran promesa para la sala de máquinas por su ‘estilo Barça’ pero, después de tres años, poco ha demostrado. Se declaró en rebeldía al ser forzado a entrar en la ‘operación Pjanic’.

Junior

Pasajero. Llegó para que Jordi Alba tuviera competencia, pero ni Valverde ni Setién lo vieron titular. Tras un curso decepcionante (ha tenido pocas oportunidades) parece destinado a salir del club.

Umtiti

Intermitente. La lesión en la rodilla no le permite tener continuidad en el equipo. Cuando pudo jugar no desentonó, pero el Barça no puede permitirse una ficha tan alta para tan poco rendimiento.

Carles Pérez

Temporal. Dejó buenas sensaciones durante la pretemporada y se hizo un hueco. No desentonó. En el mercado de invierno el club vio que podía hacer una buena operación con la Roma y lo cedió-vendió.

Riqui Puig

Reafirmado. Había debutado con Valverde la temporada 2018-19 y en la 2019-20 ha confirmado que merece una oportunidad. De juego alegre y directo, será protagonista la próxima campaña.

Braithwaite

Breve. Llegó para cubrir la baja de larga duración de Dembélé, pero tuvo pocas oportunidades. Siempre que salió lo hizo para sudar la camiseta. No entra en los planes de futuro del club.

Dembélé

Lesionado. El francés volvió a ser noticia por sus problemas físicos y no por su juego ni por sus goles. Se pasó la temporada en la enfermería y la sensación, después de tres años, es que en el Barça ya lo ha hecho todo.

Araujo

Candidato. Ha respondido cuando el equipo ha precisado de sus servicios y, por su juventud y tiempo en la casa, es candidato a seguir. Contundente y ambicioso, sale con el balón y domina el juego aéreo.

Neto

Suplente. Aterrizó después de una operación-canje con Cillessen para ser suplente y así ha sido. Solo jugó cinco partidos, mostrando sobriedad y seguridad. Es un meta titular. El banquillo no es su sitio.

Aleñá

Castigado. Desapareció del equipo de un día para otro (tuvo un problema con Valverde) y en el mercado de invierno, pese a volver al equipo, fue cedido al Betis. Tendrá una segunda oportunidad.

Todibo

Testimonial. Desde que fichó, en febrero de 2019, ha sido un jugador prácticamente transparente. Nunca contó para Valverde y cuando llegó Setién fue cedido al Schalke 04. Se le busca equipo.

Wagué

Invisible. Otro jugador que llegó al primer equipo ‘por contrato’ y nunca entró en los planes de Valverde. En el mercado de invierno fue cedido al Niza. Tiene contrato hasta 2023, pero volverá a salir cedido.

Rafinha

Cedido. Solo fue importante con Luis Enrique (2014-17). Con Valverde fue cedido al Inter un año, después se lesionó y en el verano de 2019 volvió a ser cedido al Celta. Acaba contrato en 2021.

Collado

Fugaz. Debutó con Valverde la temporada pasada en Vigo y en la que acaba de finalizar Setién le dio 5 minutos en Metalla (2-0) para no volver a contar con él pese a ir convocado regularmente.

Monchu

Premiado. Fue el único canterano que debutó con Setién en el banquillo y lo hizo como premio y reconocimiento a su gran labor en el filial (capitán). Jugador que aporta garra y liderazgo.

Valverde

Cesado. La derrota en la Supercopa de España, tras pasarse de un 2-1 a un 2-3 en 5 minutos le costó el puesto. Fue ‘sacrificado’ por entrar el equipo en dinámica negativa, a juicio de la junta directiva.

Setién

Exigido. Al estratega cántabro se le exigió lo máximo desde el inicio y la presión pudo con él. No fue el revulsivo esperado y así lo indican las estadísticas. No seguirá en el banquillo azulgrana.

Otros jugadores

También fueron convocados en alguna ocasión a lo largo de la temporada pero no llegaron a jugar: Coutinho, Abel Ruiz, Iñaki Peña (p), Cuenca, Arnau Tenas (p), Morer, Manaj, Akieme, Chumi, Saverio, Mingueza, Konrad, Reis y Jandro.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil