La delantera se queda sin gol

Laura Ramos

Dicen que la mejor defensa es siempre un buen ataque. En el Barça, por su manera de entender el juego, el dicho se cumplía más que en cualquier otro equipo... hasta hace un mes. Tener el balón, agotar al rival con constante circulanción y rematar la jugada. Casi siempre a través de los tantos de Messi (38), Alexis (19), Pedro (18) y Neymar (14), ese era el plan del Tata Martino.

El técnico argentino, sin embargo, no esperaba que la racha goleadora se parase en seco en el mes más decisivo del año, el que marca las opciones reales de los equipos. Cuando más se la necesitaba, la delantera azulgrana se congeló, tanto que no marca desde el 5 de abril ante el Betis. Allí, Messi marcó los que son sus dos últimos goles de la temporada. Solo Bartra, en la final de Copa del Rey, ha sido capaz de romper una sequía que ha condenado al Barça a un año en blanco. 

No toda la culpa es de la delantera, por supuesto. No llegan balones, se ha dejado de presionar y dos de los hombres más en forma del equipo, Pedro y Alexis, apenas han tenido minutos en los partidos más trascendentales del año. Todo suma. Pero es inevitable fijarse en la falta de gol de un equipo que parece haber perdido el olfato. 

Si Messi suma tres partidos sin marcar (275 minutos), Neymar no ve puerta desde el partido de ida de los cuartos de final frente al Atlético de Madrid. El brasileño igualó la contienda y dio esperanzas para la vuelta, pero desde entonces suma cuatro encuentros sin ampliar su cuenta goleadora. Tuvo la posibilidad de forzar al prórroga ante el Real Madrid, pero el palo repelió su disparo cuando el tiempo ya se agotaba.

No tuvo ni esa oportunidad un Alexis Sánchez que abandonó Mestalla visiblemente enfadado. Apenas jugó cinco minutos pese a ser, hasta el momento, el segundo máximo goleador de la temporada con 19 tantos. Una cifra que se quedó estancada el pasado 16 de marzo ante Osasuna. El Barça goleó al equipo navarro por 7-0 y Alexis contribuyó con uno de los goles. 

De hecho, aquel partido fue también el último en el que marcó Pedro. El extremo canario se sumó a la fiesta goleadora anotando su décimo octava diana de la temporada. En plena forma, sin embargo, el canterano, como Alexis, desaparecieron del once del Tata Martino. El único miembro de la delantera que no 'mojó' en ese encuentro fue Neymar ya que Messi, en plena línea ascendente, anotó tres de los cuatro goles de una tarde que esperanzó a la afición. 

El mejor Barça había vuelto a escena. Messi remontaba en su particular lucha por el pichichi con Cristiano Ronaldo ansioso por recuperar el tiempo perdido con las lesiones. Pero el sistema defensivo empezó a caer con las bajas de Víctor Valdés y Gerard Piqué. La retaguardia se resintió y el equipo empezó a descoordinarse hasta 'secar' a los delanteros. Sin ideas, dejaron de llegar los goles. Y sin goles, no hay victorias. Primero fue la Champions, después la Liga y, ahora, la Copa. Las tres grandes competiciones se han esfumado en cuestión de una semana en la que se esperaba mucho de una delantera a la que no se ha visto. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil