Tusquets, en busca de la normalidad perdida

El presidente de la Gestora trata de aportar la máxima tranquilidad y seriedad durante su gestión

Su estreno como máximo responsable del club en un desplazamiento estuvo marcado por la mala suerte

Tusquets viajó con el equipo a Madrid | Ivan San Antonio

Carles Tusquets, presidente de la Comisión Gestora del Barça, encabezó por primera vez un desplazamiento del primer equipo blaugrana. Le costará olvidar todo lo vivido en Madrid para jugar ante el Atlético porque la noche fue larga, pero, sobre todo amarga. Como máxima representación institucional de la entidad puso el máximo interés en que todo saliera bien, pero las circunstancias mandan y la realidad es que, en este momento, el club está cogido con pinzas. 

Pese a que la máxima responsabilidad que tiene Tusquets es la de convocar elecciones, algo que ya ha programado para el 24 de enero, parece obvio que, mientras llegue el día, el presidente de la Gestora se está tomando el cargo muy en serio y está poniendo todo su empeño en que el club siga viviendo con la máxima normalidad posible, más allá del carácter interino de su cargo. Mientras no haya nuevo presidente votado por los socios, su obligación es intentar que se note lo menos posible. 

No se trata solo de negociar la rebaja salarial y de mantener a flote los números del club, sino también de, a nivel institucional, dar la cara. Eso es lo que intentó en todo momento durante la expedición blaugrana Madrid. No solo en lo que se refiere a la relación con los mandatarios del Atlético de Madrid, sino también con su trato a la prensa y el interés en todo lo relativo a la primera plantilla.

De hecho, fue el primero que comunicó a los periodistas que esperaban la salida del equipo rumbo a Barcelona de la situación de los jugadores lesionados en el Metropolitano. "Parece que no es tan grave", dijo sobre la rodilla de Gerard Piqué antes de subirse a la furgoneta que debía trasladarle al aeropuerto de Barajas. Finalmente, las pruebas realizadas en Barcelona ofrecieron unos resultados mucho más duros de lo esperado de forma inicial en el hotel de concentración. Lo cierto es que el central abandonó las instalaciones cojeando de forma visible. 

La mala suerte acompañó a Tusquets durante su primer viaje porque, además de Piqué, también cayeron lesionados Sergi Roberto y Dembélé. Por si fuera poco, un error impropio en un meta tan seguro como Ter Stegen costó la derrota al equipo de Ronald Koeman. A todo ello hay que sumarle la grave lesión de Ansu Fati, que también sufrió durante los primeros días de la gestión del sustituto de Bartomeu.

A los problemas económicos y de liquidez, se suman ahora una mala racha de lesiones que compromete seriamente el proyecto de Koeman. Pese a todo, el presidente de la Comisión Gestora tiene previsto mantener la máxima normalidad posible dentro de la anormalidad evidente en la que, a día de hoy, vive el Barça.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil