Trincao: latigazo a las dudas

Trincao: latigazo a las dudas

El portugués se mostró feliz tras marcar su primer tanto con la camiseta del FC Barcelona | Movistar

Casi 1.000 minutos después de debutar oficialmente con el Barça, el luso anotó su primer gol como azulgrana

El vestuario se alegró especialmente de la gran noche del atacante, al que no le venían saliendo las cosas

De Jong, Griezmann, Dembélé y, ahora, Francisco Trincao. Ronald Koeman sigue incorporando jugadores a la causa. El portugués decidió en el Benito Villamarín con un latigazo que permitió al Barça alargar su dulce momento y, de paso, estrenarse como azulgrana. El primer tanto del ex del Sporting de Braga representa una muy necesitada dosis de confianza para un jugador al que no le venían saliendo las cosas en las últimas semanas. Con su golazo en Sevilla, Trincao ahuyenta las dudas surgidas alrededor de su figura y el vestuario es el primero en alegrarse de ello.

Casi 1.000 minutos se ha hecho esperar el primer gol oficial del atacante con la camiseta del Barça. Lo cierto es que éste pudo llegar mucho antes pero al luso le venía faltando esa pizca de suerte necesaria de cara a portería en las últimas semanas. El propio Koeman lo reconocía tras la victoria en Sevilla. Y es que en los últimos partidos habían sido varias las veces que la madera había evitado el tanto del luso, que viene elevando de nuevo su rendimiento en lo que va de 2021. Trincao dejó muy buenas sensaciones en pretemporada pero se fue apagando a medida que avanzaba el curso. No por el hecho de no marcar, sino porque le costaba sacar rédito a su mayor virtud: el uno contra uno. Incluso en algunos momentos se le veía falto de confianza, pero en sus últimas apariciones ya venía dibujando una notable mejora en su juego.

"Me alegro muchísimo por él. Porque está trabajando mucho. Es joven y tiene que aprender. Pero estos goles dan mucha moral a Francisco", apuntaba Koeman tras el agónico triunfo en el Villamarín. Igual que el técnico, el vestuario se alegra y mucho por el portugués. Basta con ver las imágenes de la celebración del 2-3. Al margen del éxtasis que supuso un nuevo gol sobre la bocina, todos los compañeros fueron a abrazar al atacante con una sonrisa de oreja a oreja. El grupo está ahora más unido que nunca y celebra que a los menos habituales les empiecen a salir las cosas.

Se da la circunstancia de que Trincao no ha sido todavía titular en Liga, sino que siempre ejerce de revulsivo. Acumula ya 17 partidos seguidos saliendo como suplente y Koeman ve en él el perfecto revulsivo, tanto para aportar frescura si el marcador no acompaña como para aportar trabajo si el equipo va por delante en el luminoso.

Trincao, que en Copa sí ha salido de inicio en los tres encuentros disputados frente a Cornellà, Rayo y Granada, tiene el objetivo de afianzarse como primer revulsivo en ataque. Teniendo en cuenta que Ansu Fati está lesionado y que Messi, Dembélé y Griezmann forman el tridente atacante titular, el ex del Sporting de Braga es el jugador del banquillo azulgrana con más capacidad para desbordar en el uno contra uno. Aunque Braithwaite ha tenido hasta la fecha más minutos, la línea ascendente del portugués lo coloca ahora por delante del danés, que no acaba de encontrarse en sus últimas apariciones.

De cara al choque en el Sánchez Pijzuán, habrá que ver si Dembélé o Griezmann descansan para que Trincao se cuele en el once. Koeman ya ha dejado claro en más de una ocasión que valora la Copa "porque es el camino más corto para ganar algo", aunque tanto a Ousmane como a Antoine podría venirles bien un descanso. Y más teniendo en cuenta que la Copa del Rey viene siendo la competición del portugués, ya que ha sido titular en los tres compromisos anteriores. Koeman deberá decidir.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil