Tres cracks para Luis Enrique

El entrenador del Barça, Luis Enrique Martínez, está muy pendiente de los movimientos del club para cerrar su plantilla con tres incorporaciones de primer nivel que considera prioritarias: el lateral-extremo Juan Guillermo Cuadrado (Fiorentina), el delantero Luis Suárez (Liverpool) y el central Marquinhos (París Saint-Germain) son los tres futbolistas que cerrarían definitivamente la plantilla de Luis Enrique.

Javier Giraldo

Aunque el caso de Mathieu merece mención aparte (el francés del Valencia será probablemente el próximo en fichar), la gran prioridad del Barça pasa por fichar a Cuadrado, Luis Suárez y Marquinhos; tres casos paralelos pero con muy diferentes particularidades.

El Barça se ha centrado en estos tres casos después de comprobar que el fichaje de Jorge Resurrección ‘Koke’, el centrocampista del Atlético de Madrid, estaba fuera del alcance. Su presidente, Enrique Cerezo, se negó a negociar y se remitió una y otra vez a la cláusula de rescisión, de 60 millones, por lo que el Barça acabó por descartarlo. 

Poco después, el club blaugrana se planteó la posibilidad de reforzar su medular con otro nombre de primer nivel: se trataba de Mesut Özil, el internacional alemán del Arsenal. Pero fue una posibilidad que no tardó en descartarse al mismo tiempo que cobraba fuerza la opción de firmar a Luis Suárez: el Barça no tardó en decidir que era mejor renunciar a la inversión en Özil para centrarse en el delantero uruguayo.

Los tres casos más difíciles

Así las cosas, el Barça afronta ahora, cuando faltan exactamente dos semanas para que el equipo vuelva al trabajo, los tres casos más complicados de su particular mercado de fichajes. 

Juan Guillermo Cuadrado está asombrando como extremo derecho de la selección colombiana en el Mundial y el Barça está decidido a incorporarlo este mismo verano, pero ya sabe que la Fiorentina no abrirá una ronda de negociaciones mientras Colombia continúe compitiendo en el Mundial, con el objetivo de que su cotización internacional siga subiendo. Cuadrado está ejerciendo de extremo, pero los planes del Barça pasan por convertirlo en un nuevo Alves. 

El ‘caso Marquinhos’ será, probablemente, el más largo de cuantos tiene el Barça encima de la mesa. El París Saint-Germain se niega a vender, pero desde las oficinas del club blaugrana se sospecha que detrás de esa postura está la intención de ganar tiempo. El PSG sigue intentando ‘afrancesar’ su plantilla y parece claro que reforzará su defensa con otro central (además de David Luiz, recientemente fichado). En cuanto lo tenga, podría desprenderse de Marquinhos, pero probablemente a partir de unos 40 millones de euros.

Por su parte, el fichaje de Luis Suárez, el protagonista de la gran polémica del Mundial de Brasil, está pendiente de una reunión entre los representantes del Barça y del Liverpool. El club blaugrana cuenta con el visto bueno del jugador, pero es consciente de que el Liverpool puede partir de la base de reclamar 70 millones de euros por su goleador, una cifra que el Barça intentaría rebajar incluyendo a Alexis Sánchez en la operación.

A falta de dos semanas para que los jugadores del Barça vuelvan a vestirse de corto, Luis Enrique sabe que será imposible arrancar con la plantilla cerrada, pero sí que intentará, al menos, que el club solucione cuanto antes buena parte de la ‘operación salida’. 

Sobre todo, los jugadores que ya saben que no tendrán oportunidades durante la próxima temporada: Cuenca, Dos Santos, Afellay, Oier Olazábal y Bojan deberían resolver su futuro antes del 14 de julio, aunque por el momento, ninguno de ellos ha concretado su destino. Todos acaban contrato en junio de 2015. Y también está por concretar el futuro de otros futbolistas en duda, como Alves, Song, Pedro o Alexis

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil