No tiran la toalla

Koeman le ha trasladado a la plantilla que la clasificación no refleja el tono general del equipo

Cree que errores puntuales han penalizado al equipo y exige un plus de concentración

El Barça, a punto para Valladolid | sport

La temporada del Barça está siendo un ejercicio de resiliencia para la afición azulgrana. A cada pequeña alegría le sigue un baño frío de realidad. Una inestabilidad que es consecuencia de un equipo frágil, de extremos, cambiante y sobre todo poco fiable. Ante este escenario la afición del Barça ha optado por diferentes vías, todas relacionadas con las expectativas. 

Están los que ya han asimilado que es una temporada de transición (de la que no hay que esperar casi nada). Están los que aún creen que encadenado una buena racha este equipo estará compitiendo a final de temporada. Y a medio camino los que asumen que no se ganará ningún título pero se construirá futuro con una generación que llega apretando fuerte.

Koeman está entre el segundo y el tercer grupo. Está convencido de que hay plantilla para luchar por los títulos cuando llegue la hora de la verdad. Y que eso es compatible con dar minutos a futbolistas jóvenes, aunque haya que pagar a veces un precio en partidos puntuales. 

“Hay que tener en cuenta que estamos cambiando cosas y dando la alternativa a gente más joven, circunstancia que favorecen la irregularidad”, reconoce. 

Así lo está haciendo desde que llegó al club. Puede que no haya logrado evitar los altibajos del equipo, pero por el camino ha dado protagonismo a futbolistas como Ansu, Pedri, Araújo, Dest o Mingueza

El holandés no tira la toalla, a pesar del revés ante el Valencia. Así se lo ha hecho saber a sus jugadores, a los que ha pedido que aprieten, que los próximos partidos decidirán el futuro del equipo en LaLiga.

Koeman está convencido de que si suman esos 15 puntos antes de la Supercopa el equipo volverá a estar en la lucha por el título. 

También en la plantilla tiene mejores sensaciones de las que indica la clasificación. En el equipo son conscientes de que les han penalizados errores poco habituales en las dos áreas. 

Situaciones impropias de jugadores de su nivel que han costado puntos y han hecho que en muchos encuentros tuvieran que remar a contracorriente.

Un caso que se viene repitiendo mucho esta temporada son los goles encajados a balón parado.

Koeman habla de problemas de concentración, y diferencias de altura, pero también han habido situaciones surrealistas como ante la Real, con Griezmann marcando a Diakhaby. 

Hoy el Barça tendrá la posibilidad de empezar a desquitarse del mal cuerpo del partido ante el Valencia. Será ante el Valladolid a las 22.00. Un partido incómodo en un horario incómodo y lejos del Camp Nou.

El primero de cinco en 19 días. Un calendario de locos, como dijo Koeman, que empieza a estar molesto con el VAR. Lo dejó claro ayer hablando con asombro de la acción de Ramos. “Si le preguntas a diez personas, nueve te dirán que es penalti. Hay cosas que no se entienden”, señaló. 

El partido llega tras unas declaraciones de Messi a Jordi Évole en las que rebaja el tono de sus últimas apariciones. En las que reconoce que lo pasó muy mal en verano, que lo arrastró luego y que ahora está bien. Y ese mismo camino es el que quiere Koeman para su Barça. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil