Tío Faja: "Que yo esté aquí quiere decir que el Barça está enfermo"

Javier Tajes, socio número 70.681 del FC Barcelona, se presenta a las elecciones del Barça porque "la omisión del deber de socorro es delito"

Entre sus promesas electorales está eliminar "los condones rellenos de carne magra a los que llaman 'frankfures' del Camp Nou"

El Tío Faja, en la redacción de SPORT
El Tío Faja, en la redacción de SPORT | JAVIER FERRÁNDIZ

Javier Tajes, nacido en Sentmenat hace 46 años, es empresario de la excavación y socio número 70.681 del FC Barcelona. Casado y con un hijo, se presenta por primera vez a las elecciones a la presidencia del club blaugrana.

El Tío Faja llega en el asiento del copiloto de un camión de obra conducido por un profesional de la construcción. El chófer, Javier Ferrer, uruguayo, media melena canosa y cara de haber vivido mucho, aparca en zona de carga y descarga. El precandidato sube a SPORT con el traje que acaba de alquilar.  

¿Qué hace aquí?

La omisión del deber de socorro es delito y el Barça necesita ser socorrido.

¿Por qué usted?

Porque represento a la voz del pueblo.

¿Va en serio?

Me estás faltando al respeto. Iré a buscar firmas y si el Camp Nou lo abren y hay partidos normales, estaré en el debate a seis o a ocho de TV3.

¿No le gusta ningún precandidato?

Alguno es válido, pero  el Barcelona ahora mismo es un solar y necesita regeneración. Hablamos de la Apple del deporte y, bien gestionada, es imposible que tenga pérdidas o que al final del ejercicio el beneficio sea de un millón de euros. 

¿Qué ha pasado?

(Suspira) Mira, muy mal tiene que estar la institución para que venga un socio cualquiera y diga que se va a presentar a presidente. En condiciones normales, al club tendría que acceder gente preparadísima, que lo mío pareciera un gag. Sin embargo, lo mío no es un gag, lo mío es un hombre del pueblo que se va a presentar a las elecciones. 

Va en serio.

No estamos hablando de una broma. Esto salió de un programa de radio, el ‘Què t’hi jugues’ de la Cadena Ser, que hizo una encuesta: '¿Quién quieres que sea el presidente del Barça?'. Sin poner nombres. Y salí en tercera posición. Un 80% Laporta, un 15% Víctor Font y un 9% yo. Esto quiere decir que el club está gravemente enfermo.

¿Por qué?

Porque Bartomeu no ha hecho nada bien. De entrada, es una persona que no sabe delegar, no sabe dirigir, gestionar, no sabe comunicar... Por lo tanto, no sirve. Si encima no te dejas asesorar, estás perdido. No eres nadie. De todas maneras, yo soy de los que pienso que toda esta gente que accede a la presidencia de los clubs,  licenciados en ESADE, las empresas las saben gestionar bien. 

¿Y el Barça?

El Barça no se gestiona como una empresa. 

¿Entonces?

Lo que hacen es vivir del Barça, no vivir para el Barça. Y el Barça necesita un presidente que viva por el Barça, no del Barça. Soy del pensamiento que cualquier persona rica, millonaria o de una posición social ya estable, jamás se metería de presidente del Barcelona. Porque destrozan tu vida, destrozan la de tu familia, estás en el disparadero público. Entonces, si eres millonario ya, tienes empresas solventes y te funcionan bien, tú no te vas a meter en un cargo que lo que va a hacer es desprestigiarte. Tu vida, tu persona… Te va a traer daños colaterales mucho más grandes de lo que son beneficios. Incluso hoy en día, que está el club en ruinas. Y hay ocho, nueve o diez precandidatos… La pregunta que hay que hacerse es, ¿en calidad de qué os presentáis a una empresa que está en ruina, en quiebra económica, en la que no vas a cobrar y tu señora no te a ver los fines de semana porque vas a estar viajando?

Suena raro, sí.

En condiciones normales, esa idea, en cualquier casa que quiera ser seria, tu señora te la quita en dos segundos de un bofetón a mano abierta. Hablamos de no cobrar, que no te vea el fin de semana y tienes que avalar tu presupuesto y tu patrimonio. Es que es inviable que nadie quiera acceder a ese cargo si no vas a servir al club. La gente con corbata solo se sirve a sí misma. De ahí que yo haya venido aquí hoy con pajarita, como distinción de clase social.

¿El presidente debe cobrar?

Por supuesto, ha de cobrar y bien. No puede ser es que haya ejecutivos que cobren millones y el presidente no cobre. O que esté Ariedo Braida llevándoselos crudos y el presidente no cobre. Es una anomalía. De ahí que luego alguien acceda al cargo y se lucre. 

¿Qué hacemos con Messi? 

Le diré que en el césped mandan sus huevos morenos. Messi se ha ganado el derecho a hacer lo que quiera. A irse gratis, a irse al Madrid…

¿¡Qué!?

Bueno, es un decir, no lo haría, pero se ha ganado el derecho y hay que aceptarlo así. La persona que dude de Leo Messi no es una persona agradecida.

¿Cómo va a ganar las elecciones?¿Alguna promesa electoral?

Cuando sea presidente, en el Camp Nou se dejarán de vender condones rellenos de carne magra a los que llaman ‘frankfures’ y se venderán productos del Asador de Aranda. 

¿Costillar de cabrito?

Sí, habrá convenio con el Asador de Aranda y con el Botafumeiro. 

Y permitirá volver a fumar.

Habrá sala de fumadores. Tiene que haber, en todos los sitios lúdicos tiene que haber sala de vicio. 

¿Algún fichaje estrella?

Gareth Bale debiera ser el fichaje estrella de cualquier candidato. Para hacerlo socio de honor del Barcelona.

¿Y eso?

Nadie ha menospreciado más al Real Madrid que él.

¿Piqué?

Piqué es el urólogo del madridismo. Cada vez que visita Concha Espina les revisa la próstata. 

Usted suele hacerlo a menudo (menospreciar, digo). Sobre todo a Florentino Pérez.

Sí, entiendo que es, no el que mueve los hilos como decía Piqué, sino el que mueve las cuerdas de pozo. No son hilos, son cuerdas de pozo. Es el capo de esta fiesta. No competimos en igualdad de oportunidades, nunca lo hemos hecho. Es el equipo del Estado, el Real Madrid es una cartera ministerial más. Yo llamé a la Federación Española de Fútbol y la chica que me atendió me dijo que “aquí, si no eres del Real Madrid, ya no trabajas”. Está ahí, es real. 

No me lo puedo creer. 

Está ahí, está grabado. 

No dudo de usted, expresaba mi sorpresa.

Esa es la realidad.

Volvamos al Barça. 

Al Barça le falta grandeza, la hemos perdido. 

¿Por ejemplo?

Messi debe ser tratado con honores de Jefe de Estado. Un convoy militar le debe escoltar en sus trayectos. Se ha terminado eso de verle abriéndose paso entre la gente para pillar un taxi en el aeropuerto.

Entiendo.

Y fuegos artificiales antes y después de los partidos. Hay que transmitir grandeza. Los jugadores tienen que entrar al campo  aterrizando en helicóptero, como los SEAL.

¿Y para los socios?

Consumición gratis cada partido. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil