Teresa Rivero: Seis hijos en la cárcel y un imperio de flanes en quiebra

La marquesa de Olivara estuvo 17 años al frente del Rayo, al que hizo tocar el cielo a nivel deportivo, pero al que terminó hundiendo

Embargadas sus tres casas y con sus seis vástagos en prisión, acaba de superar el coronavirus y una rotura de cadera con 85 años

Teresa Rivero, junto a Joan Gaspart en el palco del Camp Nou
Teresa Rivero, junto a Joan Gaspart en el palco del Camp Nou | Z. Czibor

Por mucho menos Netflix está produciendo miniseries. Hubo una época (los ‘millennials’ tendrán recuerdos borrosos) en la que el palco del Rayo Vallecano (además de por empresarios de dudosa honorabilidad) estaba ocupado en su hueco más preferencial por una mujer de mediana edad, elegante. Una ‘señora’ que imponía, con joyas de un lujo extremo y abrigos de visón de valor incalculable.

EL IMPERIO RUIZ MATEOS

Aterrizó en 1994 después de que su marido, José María Ruiz-Mateos, máximo accionista de la entidad madrileña, la colocara al mando. Antes de ese capítulo de su vida, a la marquesa de Olivara (entre otros títulos nobiliarios) le había dado tiempo para traer al mundo a 13 hijos, seis varones y siete mujeres. Su cónyuge (su historia daría para una segunda temporada o un prólogo de ocho capítulos en la misma plataforma), propietario del holding Nueva Rumasa y miembro de honor del Opus Dei, había pasado un tiempo en la cárcel antes de hacerse con el accionariado del Rayo. El patriarca falleció hace cinco años y el entorno familiar lo señala como gran culpable de la caída a los infernos del clan.

DE LA GLORIA DEPORTIVA A VENDER EL CLUB POR 700 EUROS

Volviendo a doña María Teresa Rivero, bajo su mandato el Rayo vivió los mejores años a nivel deportivo de su historia. En la temporada 1999/00 el conjunto vallecano lideró durante cuatro jornadas la Primera División; el año siguiente se alcanzaron los cuartos de final de la UEFA. En aquella eliminatoria sería el sorprendente Alavés el que apearía a los franjirrojos, entrenados por aquel entonces por Juande Ramos y que contaba con leyendas del club como Jon Pérez Bolo (ahora entrenando a la Ponferradina), Bolic, Keller, Míchel, Luis Cembranos y compañía. El cuadro babazorro caería en aquella final para el recuerdo contra el Liverpool en la prórroga.

María Teresa Rivero, acudiendo al juicio como acusada en 2018

| EFE

Incluso en 2004 los abonados decidieron poner su nombre al Estadio de Vallecas, que pasó a llamarse María Teresa Rivero. Los tiempos de esplendor sobre el césped pronto chocarían con una gestión ruinosa que colocó a la entidad al borde de la desaparición. ¿Quién no se acuerda de la mítica camiseta con la publicidad de Duhl? ¿Y del anuncio que protagonizó Milene Domíngues, por aquel entonces esposa de Ronaldo y a la que fichó el Rayo Femenino?

Milene Domingues, en uno de los anuncios de Flanes Duhl

| SPORT.es

TODO SE DESMORONA

En 2011 Nueva Rumasa entró en quiebra y todo el imperio Ruiz Mateos se desplomó. La vida de doña María Teresa se vino abajo como si de un castillo de naipes se tratara. Condenada a siete años de prisión por fraude en 2018 (tenía 83 ya por aquel entonces), a Rivero le embargaron las tres casas que poseía. En 2015 había muerto su marido José María. Sus seis hijos barones se encuentran en prisión y ella acaba de superar el coronavirus y una fractura de cadera. Vive con una de sus hijas en Boadilla del Monte, probablemente añorando tiempos pasados, que en este caso siempre fueron mejores...

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil