Ter Stegen: "Echo mucho de menos el césped"

El portero alemán abre las puertas de su casa a sus seguidores a través del Barça

Marc-André narra su día a día durante el confinamiento por el coronavirus

Ter Stegen: Hay muy buena comunicación con los preparadores físicos | EFE

Ter Stegen ha abierto su casa. Lo ha hecho de forma telemática para todos sus seguidores en las redes sociales y ha sido emitido la tarde de este sábado en 'streaming' y en directo gracias al canal de 'Youtube' del Barça. El portero alemán se ha mostrado cercano y ha narrrado su día a día durante el confinamiento, en el que está perfeccionando una de sus grandes pasiones, prepararse un café de forma artesana.  

PAPA MARC-ANDRÉ

El blaugrana se muestra feliz de poder estar en casa y cuidar de su hijo Ben, un bebé que cumple exactamente hoy tres meses: "Intento ser padre, incluso en situaciones tan negativas como es la del coronavirus, siempre hay algo positivo. Ahora puedo estar más con la familia y ver cómo crece, tan rápido. Es muy bonito estar con él. Duerme mucho, eso sí". Hasta ahora era su mujer, Dani, la que solía despertarse por las noches cuando el pequeño se despertaba: "Ahora también puedo ayudar en eso, Dani me dice que lo hagamos una noche uno y la otra, el otro. De momento solo he tenido que levantarme una vez, pero en media hora vuelve a quedarse dormido y me pongo a dormir otra vez".

Como cualquiera hoy en el planeta, "estamos aquí intentando hacerlo lo mejor posible en esta situación, intentamos motivar a la gente para que esté en casa, es lo que podemos hacer a través de las redes sociales", explica. Su familia está en Alemania, pero tiene contacto a diario: "Están bien, nos llamamos. La situación allí tampoco es divertida, como en todo el mundo, en Europa. Allí es prácticamente lo mismo que aquí".

RUTINA DIARIA

El meta intenta mantener a diario la misma rutina, aunque no siempre lo consigue: "No es una rutina, pero se repite bastante. Hacemos deporte antes de almorzar, pero si tenemos que limpiar la casa, pues lo hacemos. Lo compartimos todo y creo que nos va bien". En ese sentido, la comunicación con el club es constante y Ter Stegen realiza todo aquello que le dicen que haga desde el cuerpo técnico: "La comunicación es fácil, nos dividimos en varios grupos para ponerlo más fácil. Y, por supuesto, hacemos lo que nos dicen. Yo intento ser una persona con la mente abierta y a veces también hago otras cosas, pero es importante tener esa relación con el club porque ayuda mucho". Lo que sí le falta es el fútbol: "Echo mucho de menos el césped, me gustaría estar ahí otra vez, jugando a fútbol, es lo que más echo de menos".

Ter Stegen, junto a su esposa Dani, con quien tiene un bebé de tres meses | sport

ACTIVIDADES CASERAS

Cuando tienen tiempo, que en una situación así es prácticamente siempre, cocina, está en el jardín, juega a juegos con su mujer, lee algo, mira la tele. Vamos, como todo el mundo. Eso sí, reconoce que "en el jardín paso tiempo, pero cuidar de él no sería una de mis actividades preferidas. Intento mantener la casa limpia, que ya nos da trabajo". En cambio, a la hora de cocinar, asegura que "suelo hacerlo yo, pero es verdad que muchas veces nos ponemos los dos. Lo que sí que intento es cocinar para dos días, así es todo un poco más fácil". Uno de sus grandes aficiones es preparar café. Lo hace de forma artesanal. Durante el 'streaming', de hecho, le retaron a hacer un café y, mientras lo hacía, explicó su secreto: "Compramos los granos de café fresco, le hecho quince granos para cada taza, lo muelo y, cuando está hecho, le hecho un poco de leche". Y así es, pero Ter Stegen no se conforma con echar la leche, sino que dibuja con la crema sobre el café. Un artista. 

EL FIN DEL ENCIERRO

Ter Stegen, que ahora vive en Castelldefels, recuerda que "cuando vivíamos en la ciudad me gustaba mucho ir a bares y a restaurantes. Con un amigo siempre intentábamos descubrir nuevos sitios". De hecho, tiene claro que "cuando salga, lo primero que haré será caminar por la ciudad y por el césped. Es lo que más echo de menos". De todas formas, el meta alemán asume que es un privilegiado y no quiere dar a entender que no lo valora: "No quiero decir nada más de esto porque tenemos un jardín y apreciamos lo que tenemos. Pasamos mucho tiempo allí. Pero claro, lo único que sí me gustaría hacer es estar fuera y tener la oportunidad de pasear por fuera".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil