Sterling: el 'Expreso de Kingston' forjado en Wembley

HISTORIA SPORT

La explosividad de Raheem le convierte en imparable cuando arranca: alcanza los 35 km/h

Nacido en Jamaica, el atacante heredó la velocidad de su madre, que fue atleta

 El conjunto de Pep Guardiola ganó al Dinamo Zagreb de Dani Olmo gol goles de Sterling y Foden | MEDIAPRO

Raheem Sterling es pura dinamita. No hace falta ser director deportivo de ningún club para saberlo. Basta con observar al atacante del Manchester City durante 20 minutos para darse cuenta de que es en carrera cuando afloran todas las virtudes del internacional inglés. A menudo, a los jugadores con un gran cambio de ritmo se les califica de prescindibles si no hay espacios que atacar. Y nadie puede negar que el ex del Liverpool siempre elegiría un partido roto antes que uno de fútbol-control. Pero Sterling es mucho más que un velocista con un balón en los pies.

ADN DE ATLETA

El atacante de 26 años, ganador del Golden Boy en 2014, heredó el gen de la velocidad de su madre, que fue atleta en Jamaica. Allí nació Raheem, aunque a los cinco años se trasladaría a Londres. Fue en el barrio de Wembley donde empezó a descubrir su pasión por el fútbol. Siete años antes, a pocos metros de donde él y su madre se instalaron, Ronald Koeman dio al Barça la primera Copa de Europa de su historia. Ahora, ambos podrían coincidir en tiempo y lugar si la cesión del británico se acaba produciendo.

UN 'TOCO Y ME MUEVO' MUY INTERIORIZADO

Sterling va en avión pero solo con eso uno no logra convertirse en uno de los mejores extremos del mundo. A su asombrosa potencia hay que sumarle su capacidad para encontrar también desequilibrios en espacios reducidos. A diferencia de otros, no lo hará con una bicicleta, sino de forma más sencilla: asociándose y moviéndose para recibir de nuevo, habiendo sacado ya metro y medio a su marcador.

ALCANZA LOS 35 KM/HORA

El famoso 'toco y me muevo' que tanto repiten los entrenadores Raheem lo tiene muy interiorizado. Una pared le basta para obtener ventaja y poner la directa. Cuando eso ocurre, a Sterling ya no se le puede parar. De ahí que todos sus rivales busquen frenarlo con falta antes de arrancar la moto. El atacante del Manchester City alcanza, en carrera, los 35 kilómetros por hora, siendo naturalmente uno de los cinco jugadores más rápidos del mundo.

LLEGADA AL ÁREA

Es también su cambio de ritmo lo que le permite llegar siempre a posición de remate cuando la jugada viene por el otro lado. Muchos de sus goles se producen finalizando centros desde el costado opuesto. Y es que Raheem se mueve en el área como pez en el agua. Una vez más, es su cambio de ritmo lo que le permite un último movimiento para fabricarse el espacio para rematar justo antes de que el compañero ejecute el pase.

SURTIDO DE ASISTENCIAS DESDE LA LÍNEA DE FONDO

Acostumbrado a ganar la línea de fondo, el inglés lee perfectamente dichas situaciones. De hecho, un alto porcentaje de sus asistencias se producen de esta forma, enviando un tierno pase atrás al punto de penalti o bien con un pase de la muerte. El compañero decide y Sterling siempre espera a último momento para soltar el balón ahí donde requiera la jugada. En las últimas cinco temporadas, el extremo ha promediado 15,4 asistencias por campaña.

GOLPEO PRIVILEGIADO

Habiendo marcado 14, 31, 25, 23 y 10 goles en su últimas cinco temporadas, nadie puede dudar de que Sterling también es sinónimo de gol. Su capacidad de definición en el uno contra uno es altísima, aunque también se ha exhibido con goles desde fuera del área -incluso de falta-. Su golpeo no es potente, pero encuentra los ángulos como pocos.

UN 'VIEJOVEN'... CON SOLO 26 AÑOS

Sterling tiene solo 26 años pero toda la experiencia acumulada le convierte ya en un veterano. Debutó con 17 años en la selección absoluta y desde entonces no dejó de ganar protagonismo hasta convertirse en una pieza clave de los 'pross'. Así sigue siendo, tal y como quedó claro en la reciente Eurocopa. A pesar de que su rol con Guardiola se ha visto limitado, la ascendencia de Raheem en el combinado de Southgate es máximo: de la selección actual, nadie ha vestido más veces la camiseta de Inglaterra.

Raheem Sterling celebra un gol con el Manchester City

| AFP

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil