Sport.es
Sport.es Menú

Simao: el 'otro' portugués que no hizo olvidar a Figo

Simao Sabrosa jugó dos temporadas en el Barcelona, de 1999 a 2001, y marcó solo cuatro goles

Llegó con solo 20 años y le pudo la presión de tener que sustituir a Luis Figo

 Simao Sabrosa llegó muy joven al FC Barcelona y demostró su potencial cuando dejó el club | Maite Jiménez

La intrascendente etapa de Simao Sabrosa en el FC Barcelona se debe entender en el contexto de otro futbolista portugués de la época: Luis Figo y su 'alta traición' al conjunto azulgrana, marchándose al máximo rival.

El Barça fichó en 1999 a Simao Sabrosa por 2.300 millones de las antiguas pesetas, unos 15 millones de euros. El objetivo era que el joven futbolista del Sporting de Lisboa desarrollara todo su talento de la mano del crack azulgrana del momento, un Figo del que nadie podía pensar, un año antes, que fuera a protagonizar uno de los actos más dolorosos de la historia del club.

Por esas fechas, con Josep Lluís Núñez de presidente y Van Gaal de entrenador, las cosas se hacían a lo grande, y el Barça le hizo un contrato a Simao de ocho temporadas, adelantándose de esta manera al fuerte interés mostrado por el Inter de Milán. Se convirtió en el traspaso más caro del fútbol portugués y el quinto en la historia del Barça. De las ocho, solo consiguió cumplir dos temporadas.

"Deseo tener la misma suerte que Figo", fueron las primeras palabras en azulgrana del que fue su suplente en el Sporting de Portugal.. y así continuó siendo en una primera temporada en la que vivió a la sombra de su compatriota. Marcó un solo gol en 31 partidos.

Pero mucho peor fue la segunda temporada, con su admirado Figo ya de blanco. La responsabilidad le pesó a la 'Gacela' de Vila Real, que no mejoró demasiado los números de su primer año. Jugó 38 partidos (25 de Liga) y marcó tres goles. Uno de ellos, eso sí, fue al Real Madrid en la victoria por 2-0.

SÍ TRIUNFÓ EN BENFICA Y ATLÉTICO DE MADRID

No fue, ni mucho menos, suficiente. Y regresó a su país. El Barça prácticamente recuperó la inversión económica, pues lo vendió al cambio por unos 13 millones de euros. Pero todo lo que no demostró como azulgrana sí lo hizo con la camiseta roja de las 'Águilas' y posteriormente con la rojiblanca del Atlético de Madrid. En esos clubs se destapó como un futbolista impecable a balón parado y con una gran capacidad de liderazgo.

Los colchoneros, que habían pagado 20 millones de euros al Benfica, disfrutaron de la reinvindicación de Simao en la Liga española y con el portugués en sus filas y Quique Sánchez Flores en el banquillo alzaron en 2010 la Europa League, y meses después, la Supercopa de Europa.

últimos clubs... y desliz con bogarde

Besiktas, Espanyol y el NorthEast United indio fueron sus últimos clubs. Ahí ya dio destellos de calidad a cuentagotas, minimizando las carencias físicas con un toque de balón que nunca perdió.

Se retiró tras dos décadas de carrera deportiva y dejó una polvareda de polémica el año pasado cuando entró en el 'perverso' juego de un programa televisivo de su país, que le pidió que confeccionara el peor once con el que había jugado. Puso en este equipo de 'pesadilla' a su excompañero en el Barça Winston Bogarde y se armó tal revuelo que tuvo que pedir perdón en las redes sociales.

Pero por fortuna su vinculación con el Barça no se vio resentida y se mantiene formando parte de los Barça Legends. El pasado mes de noviembre fue el autor del gol de la victoria ante el Legends de Mozambique. Una buena manera de resarcirse de dos temporadas en las que pasó sin pena ni gloria.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil