Los siete pecados capitales del Barça

Una serie de factores están condenando al equipo de Ronald Koeman pese a seguir vivos en las tres competiciones

Los azulgranas necesitan mejorar de manera urgente si quiere soñar con levantar algún título esta temporada

Con pie y medio fuera de la Champions League, la necesidad de levantar un 2-0 en contra para jugar la final de la Copa del Rey y desaprovechando oportunidades de oro para recortarle puntos al Atlético en la Liga. Así ha llegado el Barça al tramo más decisivo de la temporada. Los de Ronald Koeman siguen vivos en las tres competiciones, pero no hay que engañarse, las tres están muy complicadas, sobre todo porque el equipo no logra desprenderse de una serie de errores que le están condenando. El Barça por momentos es un equipo que llega a ilusionar, especialmente porque Messi está enchufado y por la nueva hornada que, liderada por Pedri, se está cociendo a fuego lento. Pero después de la alegría, llega una decepción mayúscula, como el empate en el Camp Nou ante un Cádiz que las pasará canutas para mantenerse en Primera. Estos son los siete pecados capitales del equipo azulgrana:

1.- Errores individuales imperdonables

El fútbol es un juego de errores, pero el Barça se está excediendo. Son muchos los partidos que se escapan por fallos individuales del todo imperdonables, como el de Lenglet el domingo, cuando cometió un innecesario penalti a Rubén Sobrino que supuso el empate del Cádiz. El propio defensa francés, que está desconocido esta temporada, ya la había liado junto a Ter Stegen en la primera vuelta en el Carranza, partido donde los amarillos abrieron el marcador fruto de otra 'pifia', en este caso de Mingueza al cabecear un córner en propia puerta. Lenglet también dejó al equipo con diez en Vigo, aunque el Barça se sobrepuso y ganó, o fue el autor del polémico penalti a Sergio Ramos en el clásico. Un agarrón innecesario, aunque quien más puso de su parte fue el VAR, que ignoró el empujón del capitán madridista.

Un jugador tan fiable como Frenkie de Jong tampoco se ha librado de esta interminable lista de errores. Facilitó el gol del otro De Jong, el sevillista Luuk, en el Camp Nou y cometió un penalti innecesario en Getafe, en el primer KO de la temporada. Un desajuste entre Neto y Piqué provocó un gol cómico en Mendizorroza, donde el Barça solo pudo empatar pese a jugar muchos minutos con superioridad y la visita al Wanda se decidió por un error en la salida del balón de Piqué y la 'excursión' al abismo de Ter Stegen.

Ni siquiera Araujo, el defensa que estaba en mejor forma, se libró de fallar y se despistó ante el Eibar en el Camp Nou. Incluso una pérdida de Messi en la entrega acabó con un gol del Athletic en San Mamés, aunque el Barça logró vencer. El debut de Ilaix con el primer equipo fue una inmensa alegría, pero el centrocampista no pudo evitar una pérdida que significó el gol del Alavés. Y no solo se circunscriben estos errores en la Liga, Umtiti puede dar fe de ello en Granada y en Sevilla. Doble ración de 'cantadas' en ambos casos.

2.- Alarmante falta de eficacia de cara al gol

El Barça necesita crear muchas, demasiadas ocasiones para celebrar goles. La media sitúa a los azulgranas a mitad de tabla en esta particular clasificación y ni aparece entre los 40 equipos más efectivos de las cinco grandes Ligas. Una falta de eficacia que está lastrando mucho al conjunto de Koeman. Sirva como ejemplo el último encuentro disputado, el del Camp Nou frente al Cádiz. Solo se marcó un gol y fue de penalti, pero los azulgranas remataron hasta en 20 ocasiones, cuatro de ellas a portería muy claras. Los gaditanos hicieron pleno en su único chut entre los tres palos, la pena máxima de Álex Fernández. Solo remataron sin ver puerta dos veces más.

Los azulgranas han hecho 'internacional' en dos ocasiones al meta del Cádiz Ledesma, pues en el Carranza se repitió la historia, con ocho paradas. Pero es que también Pacheco en Mendizorroza lo atajó todo (7 intervenciones) o el meta del Levante Aitor Fernández, que pese a la derrota en el Camp Nou sumó 12 paradas. Sin olvidar al juvenil del Dinamo Kiev Ruslan Neshcheret, otro que se lució en el coliseum barcelonista.

3.- La estrategia, ineficaz a favor y un suplicio en contra

En el fútbol moderno las acciones a balón parado tienen un valor fundamental y en este sentido, el Barça falla en las dos áreas. Los azulgranas apenas sacan partido de los innumerables saques de esquina que disponen, ya son 242 los lanzados esta temporada y solo tuvo éxito una acción en Kiev que terminó con gol de Martin Braithwaite. Por cierto, el córner lo sacó Carles Aleñá, que ya no está en el equipo, pues fue cedido al Getafe.

Y menos mal que Leo Messi está últimamente infalible en los penaltis después de que el propio argentino, Griezmann, Braithwaite, Pjanic y Dembélé erraran desde los 11 metros en partidos sin contar las tandas. El gran capitán se reconcilió en Granada con los goles de falta, una de sus especialidades de siempre pero que esta temporada se le estaba atragantando hasta que dio la vuelta al año.

Pero si a favor no hay manera, la pizarra sí le funcionan a los rivales del Barça y la estadística señala que casi una cuarta parte de los goles recibidos se originan por la estrategia. Luuk de Jong (Sevilla), Willian José (Real Sociedad), Álvaro Giménez (Cádiz), Diakhaby (Valencia), Villalibre (Athletic), Víctor Ruiz (Betis) y Kean (PSG) le han marcado a los azulgranas en jugadas originadas desde la esquina o faltas laterales. Un estropicio.

4.- No pueden contra los equipos de su nivel...

Aunque Ronald Koeman en rueda de prensa no lo quiso reconocer abiertamente, lo cierto es que esta temporada el único grande al que ha ganado el Barça y en un gran partido fue a la Juventus en Turín. Un 0-2 que no sirvió para la primera plaza del grupo porque en el Camp Nou la 'vecchia signora' se resarció con un contundente 0-3. El Barça no pudo con el Real Madrid en el clásico del Camp Nou (1-3), cayó contra el líder de la Liga, el Atlético de Madrid, por 1-0 en el Wanda Metropolitano, perdió la Supercopa de España 2-3 en La Cartuja ante el Athletic de Bilbao, el Sevilla, que en Liga empató en el Camp Nou, le superó por 2-0 en el Sánchez Pizjuán en la ida de las semifinales de la Copa del Rey y el PSG le destrozó por 1-4 en la Champions League. Se hace difícil pensar que, con esta estadística y otras, los azulgranas lograron remontar ante hispalenses y parisinos.

5.- ...y tropiezan contra los más débiles

No superar a los grandes es decepcionante para un equipo de la entidad del Barça, pero hasta comprensible por la escasez de la plantilla y una temporada que no queda más remedio, es de transición. Pero más sangrantes son los puntos que se ha dejado escapar el equipo frente a rivales que luchan por mantener la categoría. Hasta 12 puntos 'han volado' en la Liga, mientras que en la Copa del Rey se sufrió lo indecible para superar en la prórroga a un Segunda B, el Cornellà. Las derrotas en Getafe (1-0) y Cádiz (2-1), y los empates en Vitoria (1-1), y en el Camp Nou frente a Eibar (1-1) y de nuevo ante el Cádiz (1-1) se han caracterizado por un compendio de lo analizado anteriormente: errores individuales, falta de eficacia y una estrategia que penaliza. De haber obtenido resultados más lógicos frente a estos rivales, el Barça tendría todas las posibilidades en la Liga.

6.- Ocho partidos consecutivos recibiendo goles

El Barça ha disputado 36 partidos oficiales esta temporada y en un tercio de ellos ha logrado mantener su portería a cero. En 12 ocasiones no le marcó el rival, por 24 en las que sí encajó, por lo menos, un gol. Pero el dato realmente negativo es que son ya ocho los partidos consecutivos que acumula el conjunto de Ronald Koeman recibiendo goles en las tres competiciones en liza. Desde el 0-2 en Elche que no ha podido Ter Stegen mantener su portería invicta. Rayo Vallecano (1), Athletic (1), Granada (3), Betis (2), Sevilla (2), Alavés (1), PSG (4) y Cádiz (1) han provocado un nuevo problema en el Barça, que se acumula a los muchos que ya tiene el cuadro azulgrana.

7.- Una final y muchos puntos perdidos por no mantener la ventaja

El último ejemplo ante el Cádiz fue significativo y sacó a relucir el malestar y la decepción de Ronald Koeman. Al Barça se le escapó una victoria por no saber conservar la ventaja. El segundo gol no llegó pese a las ocasiones y se acabó lamentando con el empate 'in extremis' de Álex Fernández desde los once metros. Pero no fue la primera vez. Ya se escapó la Supercopa de España por no finiquitar el encuentro. En el descuento Villalibre empató, cómo no, en una acción a balón parado. Y solo iniciarse el tiempo suplementario, Williams remató al Barça con un golazo. En las 'semis', el Barça se libró en los penaltis tras igualar Oyarzabal un tanto de Frenkie de Jong.

Hay más casos. El Valencia empató a dos un partido que el Barça iba ganando, mientras que de nada sirvió igualar el gol inicial de Benzema en el clásico, ni el de Álvaro Giménez en Cádiz, ni mucho menos ponerse por delante frente a un PSG que acabó borrando del mapa a los azulgranas. Demasiados 'pecados' para un equipo que va camino de pasarse una segunda temporada en blanco.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil