Setién mueve las piezas del ajedrez: ¿luz verde al Griezmann de Francia?

El técnico cántabro probó la versión 'francesa' del galo jugando por detrás del punta y el resultado fue excelente

Griezmann y Messi se encontraron más que nunca pero aún es pronto para proclamar que Setién ha dado con la tecla

Setién: Griezmann ha hecho un partidazo | Perform

La victoria del Barça en La Cerámica difícilmente servirá para ganar LaLiga, pero sí podría ser el comienzo de una nueva etapa de Griezmann en el conjunto azulgrana. Cansado de ver como el galo pasa desapercibido en la banda, Quique Setién modificó la pizarra en Villarreal. Al igual que hace Deschamps en la selección francesa, el cántabro colocó a Griezmann más centrado por detrás de Luis Suárez. El resultado fue excelente y 'Anto' cuajó uno de sus mejores partidos como culé. Sin embargo, el perfil alegre del cuadro castellonense invita a ser cauto, ya que la mayoría de rivales acumulan efectivos atrás y el ex del Atlético sufre sin espacios.

Ha tenido que pasar casi un año desde su fichaje por el Barça para que Griezmann se pudiera probar como segundo punta, donde él mismo ha confesado sentirse más a gusto. En ausencia de Luis Suárez, Valverde lo alineó como delantero centro a principio de temporada. Aunque tuvo alguna gran actuación -doblete ante el Betis en la jornada 2-, el galo tampoco acabó de explotar. Menos aún cuando regresó al extremo izquierdo, donde nunca se ha adaptado.

Mas allá de su golazo de vaselina, lo mejor de Griezmann frente al Villarreal fue su constante participación en el juego. Si a menudo se le achaca que parece desconectado del juego ofensivo del equipo, en La Cerámica fue todo lo contrario. Además, la acción del gol ilustra a la perfección una de sus mejores virtudes: la llegada por detrás del punta. En esa acción, fue Leo Messi el '9' improvisado que arrastró a varios defensas para que el francés pudiera aprovecharlos. Y así fue. 'Anto' continuó la jugada y, después, su calidad hizo el resto.

Griezmann abandonó la banda y dejó el carril para Jordi Alba. Más centrado, el galo se encontró con Messi con mucha frecuenciaEn Villarreal, nadie busco más a 'Anto' que el argentino. Prueba del buen 'feeling' que hubo entre ambos es el efusivo abrazo en el que se fundieron el rosarino y el francés tras el tanto de este último. Hacía tiempo que no sonreían con esa complicidad. Por cierto, ¿quién decía que se llevaban mal?

Con todo, es pronto para 'proclamar' que Setién ha dado con la tecla. Desafortunadamente para el Barça, la mayoría de sus rivales se encierran atrás sin dejar espacios ni entre líneas ni a la espalda de su defensa. Y dicho escenario no favorece a un Griezmann sin capacidad de desequilibrio en estático. El derbi del miércoles ante el Espanyol servirá como segundo test, más de cara al duelo de Champions frente al Nápoles que a lo que resta de una Liga ya teñida de blanco.

Griezmann celebra su gol junto a Leo Messi y en presencia de Jordi Alba | EFE

LUIS SUÁREZ YA PASÓ POR ESTA SITUACIÓN

A la espera de ratificar en el derbi su paso adelante, Griezmann se reivindicó tras la tormenta de los últimos días. Solo los próximos partidos dirán si el duelo de La Cerámica puede marcar un antes y un después, pero el galo ya tiene en la plantilla a un compañero que vivió un escenario muy similar en sus primeros meses como azulgrana. El uruguayo no encontraba su mejor versión partiendo desde el extremo hasta que, en un partido de Champions frente al APOEL, se colocó de delantero centro. Esa noche sería la 'explosión' del charrúa, que hoy ya es el tercer máximo goleador de la historia del Barça.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil