Sergio Busquets, el hombre de hierro

HISTORIA SPORT

Sergio Busquets, el hombre de hierro

Busquets desmiente su marcha del Barcelona y la selección | EFE

El centrocampista sumó ayer su partido 139 con la selección, 824 en total contando el Barça

En toda su carrera solo se ha perdido 14 partidos por lesión, un 1,7% de todos los disputados

El parón de selecciones ha vuelto a poner de moda al músculo semitendinoso, a las avulsiones y a todas las piezas humanas que forman una rodilla. Ahí están los casos de Araujo, De Jong, Memphis o Koundé. Y ahí sigue, inalterable, como si estas cosas de los futbolistas no fueran con él, alguien hecho de otra pasta: Sergio Busquets. Lo suyo, aunque solo sea por un mero hecho estadístico, no es normal. Parece hecho de hierro.

Se habla mucho de Lewandowski y de, a sus 34 años, la capacidad física que tiene, los pocos partidos que se pierde y el estado de forma que mantiene. Lo suyo tampoco es lo habitual, pero se habla mucho menos del centrocampista de Badia del Vallès, que cumple su temporada número quince en el primer equipo del Barça y que, durante todo este tiempo, solo se ha perdido catorce partidos por lesión. Una barbaridad.

Ayer disputó con la selección española su encuentro número 139 en Braga. Entró en la segunda mitad para ordenar al equipo y colaborar de forma directa en una victoria que permite a los de Luis Enrique disputar la Final Four de la UEFA Nations League. El próximo sábado volverá, salvo sorpresa mayúscula, a comandar el centro del campo del Barça en Palma de Mallorca. Lo suyo es una carrera profesional ininterrumpida por las siempre inoportunas lesiones. Solo se ha perdido catorce partidos por problemas físicos, normalmente leves y, la mayoría, por torceduras o golpes. Su genética privilegiada y la profesionalidad con la que vive su trabajo han ayudado a que solo haya estado ausente en el 1,7% de los partidos con el Barça.

Sergio Busquets en un partido con el FC Barcelona de la pretemporada 2022/23

| VALENTÍ ENRICH

Su historial médico, de hecho, expone que el mayor contratiempo, en lo que a días de baja se refiere, ocurrió en 2017-2018, cuando se fracturó en un partido ante el Chelsea la falange del quinto dedo del pie derecho, una lesión que también le provocó herida. Solo se perdió dos partidos. La peor racha de compromisos ausente se dio cuando, una temporada antes, cuando recibió una dura entrada de Escalante ante el Eibar en Ipurua que le obligó a salir del campo en camilla. Se le diagnosticó un esguince en el ligamento lateral externo del tobillo derecho. Se llegó a hablar de un periodo de baja de entre cuatro y seis semanas, pero estuvo solo catorce días ausente. Eso sí, lo apretado del calendario le obligó a perderse cuatro partidos.

Su último contratiempo fue, sin contar el coronavirus, una lesión que sufrió, precisamente, en el parón internacional del mes de noviembre de la pasada temporada. En un encuentro ante Suiza en Basilea correspondiente también a la Nations League, sufrió un esguince de ligamento colateral externo de grado leve en la rodilla izquierda, según informaron en su momento los servicios médicos de España. Estuvo catorce días ausente y se perdió dos partidos. Sergio Busquets es un portento físico.