El dilema de Sergio Busquets

De Jong es el elegido por Koeman para el pivote y Sergio pasará a tener menos protagonismo

Si decide buscar una salida, el Barça pondrá todas las facilidades para que no sea traumática

Opinan los aficionados culés - Todo el mundo sabe que Koeman es una tapadera | Perform

El próximo 13 de septiebre se cumplirán doce años del debut oficial de Sergio Busquets en el primer equipo del Barça. Corría la segunda jornada de Liga y los blaugrana se habían estrenado con derrota en Soria ante el Numancia. Pep Guardiola arrancaba su andadura como técnico. El de Santpedor sorprendió alineando de inicio al de Badia del Vallès, que jugó los noventa minutos ante el Racing. El encuentro acabó en empate, pero la apuesta por Sergio ya estaba echada y Guardiola la mantuvo sin pestañear. Afortunadamente. Lo que vino después fue el fruto de la convicción.

DOCE AÑOS SIN RESPIRO

Busquets arrolló a Touré Yayá. Futbolísticamente, se entiende, pero al costamarfileño no le quedó otro remedio que cambiar de equipo si quería jugar con regularidad. No le dejó ni las migajas. Y, desde entonces, nadie le ha tosido, no ha habido, en doce años, un solo futbolista capaz de hacerle sombra. Ni en el Barça ni tampoco en la selección española. Luis Enrique, de hecho, solo ha incluido en su última convocatoria a dos jugadores del Barça: Ansu Fati y el propio Sergio. Titular indiscutible de los 20 a los 32 años.

TRAS LOS PASOS DE XAVI

El Barça, tanto a nivel institucional como desde la secretaría técnica, entienden que el canterano no es un futbolista más, sino uno de esos jugadores que se han ganado el derecho a ser tratados de forma especial por todo lo que han dado durante su carrera y por lo que significan a nivel de proyecto. Busquets es, en sí mismo, un triunfo de la idea que hizo grande al club y que, a día de hoy, ha quedado sepultada en un cajón bajo infinidad de fichajes prescindibles tanto en el primer equipo como en el filial. Por eso, como pasó también con Xavi Hernández, la última palabra la tendrá Busquets.

El egarense parecía estar fuera la temporada 2013-2014, la del Tata Martino, en la que se ganó la Supercopa de España, pero se perdieron Liga, Copa y Champions. Fue la del debut de Neymar. Xavi, por muchos motivos, decidió seguir un año, pese a escuchar de Luis Enrique que no tendría la titularidad garantizada. Y así fue, Rakitic se hizo con la titularidad y el canterano fue suplente habitual. Pero ganó el triplete y se marchó a lo grande, como su carrera merecía.

Eso es lo que debe decidir ahora Busquets: aceptar un rol con menos peso o buscar una salida para seguir mandando en el centro del campo en otro equipo. El Barça no va a poner ninguna pega a su continuidad, como tampoco va a dificultar su salida si esa es su elección. En tal caso, están dispuestos a poner las máximas facilidades.

DE JONG TOMA EL MANDO

Se trata, en esencia, de un tema absolutamente deportivo. Aquí sí. Koeman ha decidido que De Jong sea el líder de la medular desde la posición de pivote y eso requiere darle los galones necesarios para que crezca. Busquets, como Touré en su día, es el gran damnificado. Ley de vida.

EL QUINTO CON MÁS PARTIDOS

Sergio Busquets se ha ganado el derecho a ser tratado de forma especial por el Barça. Doce temporadas en las que ha jugado un total de 579 partidos oficiales, pero, sobre todo, su aportación el juego del equipo, a hacerlo más reconocible y su ayuda a la construcción del mejor Barça de la historia le avalan.

De hecho, lo ha ganado todo con el club blaugrana, también con la selección española, y es el quinto futbolista de la historia culé que más encuentros ha disputado vistiendo la camiseta blaugrana. Solo Xavi (767), Messi (731), Iniesta (674) y Carles Puyol (593) le preceden en esta clasificación. Por detrás, leyendas como Amor, Zubizarreta, Rexach o Víctor Valdés. También Gerard Piqué, cuya situación tiene aspectos similares.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil