Sergio Busquets, el capitán que convence

Sergio Busquets, el capitán que convence

Expulsión de Busquets | LaLiga

El mediocentro catalán encaja a la perfección en el hábitat que ha creado el seleccionador Luis Enrique Martínez en la Selección

Busi, que cuida a los más jóvenes, de pocas palabras en público y muchas acciones sobre el césped, encaja como un guante en este esquema

Cuando Sergio Busquets regresó a la concentración de la selección española en junio de 2021, tras superar el Covid, sus compañeros de la Roja, inmersa en la disputa de la Eurocopa 2020, lo recibieron con un pasillo cargado de emoción y alegría. Regresaba el capitán que lideraría al equipo, sobre el césped y en la caseta, hasta la semifinal del torneo, cuando caería en la tanda de penaltis ante Italia.

Busi sumó dos MVP en aquel torneo y unos meses después, pese a caer España frente a Francia en la final de la UEFA Nations League 2021, el de Ciutat Badia se llevaría el MVP de la Final Four del torneo.

Como en el Barça para tantos entrenadores una vez que le dio la alternativa Pep Guardiola (2008), Busquets es un referente en la Selección desde que lo reclutara por vez primera Vicente del Bosque en 2009 y a partir de ese verano de 2021 con el brazalete de capitán en su brazo izquierdo. Nadie cuestiona el papel del mediocentro del Barça en España. Al contrario, tanto el vestuario como el staff técnico y los responsables de la Federación disfrutan de su liderazgo tranquilo, discreto e inteligente.Busquets siempre ha esquivado con elegancia y picardía los focos y los micrófonos al mismo tiempo que cuidaba de sus compañeros y velaba por el buen orden del vestuario. En un grupo como la Selección actual, se valora su atención por los compañeros. Especialmente su mano izquierda con los más jóvenes, a los que arropa sin coartarles, favoreciendo el buen ambiente entre los contados veteranos -es un grupo muy remozado- y los numerosos recién llegados.

Luis Enrique lidera el grupo

Sergio encaja a la perfección en el hábitat que ha creado el seleccionador Luis Enrique Martínez. El seleccionador es un técnico de carácter, con mucha personalidad y que no duda en transmitir públicamente que él es el líder de los grupos que dirige. Busquets, de pocas palabras en público y muchas acciones sobre el césped, encaja como un guante en este esquema pues huye del protagonismo. Jordi Alba y Koke Resurreción, los otros capitanes, siguen la estela de Busquets.

Basta repasar el video de los últimos entrenamientos de la Roja en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para comprobar esa conexión. Luis Enrique, desde su tribuna, con el walkie talkie en la mano, corrigiendo y transmitiendo órdenes tácticas... especialmente a Busquets. El centrocampista catalán es su prolongación en el verde. Como en el Barça, la correa de transmisión que hace funcionar y mantiene cohesionado al equipo.

En estos días en los que arrecia de nuevo la campaña mediática a favor de la vuelta de Sergio Ramos a la Selección, en el vestuario intentan quedarse al margen de un tema que consideran atañe en exclusiva a Luis Enrique. El seleccionador decide en lo deportivo, y aunque por supuesto respetan la trayectoria y el palmarés de Ramos, en la caseta de Las Rozas no echan en falta al ahora defensa central del PSG.

Otro estilo de capitanía

Tampoco hay que olvidar que la capitanía de Ramos resultó mucho más aparatosa y personalista, si se compara con la discreción de Busquets o la natural y diplomática habilidad comunicativa de Íker Casillas.

Y en lo estrictamente deportivo, en los últimos tiempos se había generado situaciones incómodas cuando el de Camas parecía obsesionado en batir el récord mundial de internacionalidades, pese a arrastrar en ocasiones problemas físicos, y estaba empeñado en lanzar todos los penaltis y faltas cuando estaba sobre el terreno de juego.