Los señalados tras el 0-3 contra el Bayern

Los cuatro capitanes, Busquets, Piqué, Sergi Roberto y Jordi Alba, en el foco de la polémica

Ronald Koeman, también, está en el ojo del huracán por el KO y la mala imagen ofrecida por el equipo

El Camp Nou no perdonó el mal partido del jugador culé y regaló una severa pitada tras ser sustituido | MOVISTAR

La hiriente derrota del FC Barcelona contra el Bayern Múnich (0-3) en la jornada inaugural de la fase de grupos dejó en el foco de la polémica a los cuatro capitanes: Sergio Busquets, Gerard Piqué, Jordi Alba y Sergi Roberto. Todos salieron en el equipo inicial de Ronald Koeman, pero solo el central acumuló los 90 minutos de juego. También el entrenador está en el ojo del huracán por el KO y, especialmente, por la mala imagen ofrecida por el equipo, que no remató ni en una sola ocasión entre los tres palos por vez primera en un partido de Champions League.

Sergio Busquets sufrió ante el poderío físico del equipo alemán y no pudo contener el volumen de juego que el rival generó a su alrededor. Igualmente, sufrió con balón: cuando entró en contacto con él ya tenía un adversario presionándole.

El capitán del Barça, pese a todo, sufrió tres faltas, tuvo un 93% de acierto en el pase y disparó en una ocasión a portería, siendo su disparo bloqueado por la defensa. Fue sustituido en el minuto 59 por Gavi, que se mostró más activo e intenso hasta el final del duelo.

Gerard Piqué fue el único que jugó los 90 minutos. Tuvo un 98% de acierto en el pase, pero quedó retratado en el 0-3, obra de Lewandowski, en el minuto 85. El delantero se lanzó al suelo para bloquear el disparo del ariete polaco, pero lo dejó ‘sentado’.

Al central, de todas formas, no se puede negar que estuvo involucrado y siempre animó a sus compañeros para que no se derrumbaran mentalmente. Piqué, con acciones rápidas e incluso arriesgadas, estuvo atento al corte y evitó varios remates del equipo bávaro.

Sergi Roberto, 'castigado'

Sergi Roberto fue el más ‘castigado’ por la afición. Lo pudo comprobar él mismo cuando fue sustituido en el minuto 59 por Demir. Fue el primer cambio de Koeman y, en consecuencia, el más señalado, siendo despedido con silbidos por la grada.

El de Reus, que otra vez no jugó en su posición natural, sufrió como cierre por la banda derecha ante jugadores como Davies y Sané. Además, no le salió nada, perdió algunos balones comprometidos y acabó pasándolo mal en el vestuario.

Tuvo un 84% de acierto en el pase, cometió una falta y disparó en una ocasión a puerta, con empate a cero en el marcador, pero su remate le salió excesivamente alto, después de una asistencia de Jordi Alba por la izquierda.

El cuarto capitán, Jordi Alba, forzó para jugar el partido y lo hizo tomando excesivas precauciones defensivas sobre su característico juego ofensivo. Jugó 74 minutos y fue sustituido por Balde después de pedir el cambio. En ese momento ya tuvo malas sensaciones y este miércoles se confirmaron: lesión en el bíceps femoral del mismo derecho (entre tres y cuatro semanas de baja).

Tuvo un acierto del 74% en el pase y apenas se prodigó en misiones ofensivas. Cometió una falta y su imagen en el banquillo tras el cambio, sufriendo y temiéndose lo peor, fue el reflejo de lo que le sucedió al Barça en otra aciaga noche europea en el Camp Nou tras las derrotas contra la Juventus (0-3) y el PSG (1-4) de la pasada temporada.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil