Sport.es Menú

Sampedro: gol, título y declive

El pasado sábado falleció el autor del tanto que dio al Barça la Copa en Montjuïc (1957)

Pepe Samitier lo fichó en 1955 cuando estaba muy cerca de fichar por el Real Madrid

Francisco Sampedro pasó a la historia del FC Barcelona por anotar el gol de la final de Copa de 1957 contra el Espanyol (1-0)
Francisco Sampedro pasó a la historia del FC Barcelona por anotar el gol de la final de Copa de 1957 contra el Espanyol (1-0) | ANTONI CAMPAÑÀ

El pasado sábado 19 de enero falleció en Santander Francisco Sampedro Lluesma (Canet d’en Berenguer, Valencia, 28 de enero de 1934). El lunes habría cumplido 85 años.

Sampedro entró en la historia del FC Barcelona el domingo 16 de junio de 1957, contra el Espanyol, en la única final de Copa entre dos equipos catalanes. Firmó el gol de la victoria (1-0) cuando se mascaba la prórroga en el estadio de Montjuïc.

Interior derecho, con regate y decidido en el remate, recaló en el Barça en 1955, con 21 años, y lo dejó en 1959 después de pasar por La España Industrial, el primer equipo y el CD Condal.

Sampedro dio sus primeros pasos en el conjunto de su localidad natal. Se inició en el fútbol a escondidas de sus progenitores, que siempre consideraron su afición una pérdida de tiempo.

Dejaba de merendar por el fútbol

Contaba que “de pequeño dejaba de merendar para no perder tiempo en los partidos callejeros”. Empleado en los Altos Hornos de Sagunto, donde se producía el hierro que abastecía a todo el país, tuvo la oportunidad de ingresar en el Acero, entonces en categoría Regional.

Alternó trabajo y fútbol tres años y si perseveró en el mundo del balón fue gracias a su tío Eduardo Lluesma, que de pequeño se lo llevaba a Mestalla a ver partidos de fútbol y siempre le dijo que sería “un gran jugador”.

El Acero fue el escaparate de Sampedro. Sus actuaciones no pasaron desapercibidas por el Levante, que le ofreció la primera ficha profesional y un sueldo suficiente como para dejar el duro trabajo de mecánico siderúrgico.

Con el Levante debutó en Segunda División el 17 de octubre de 1954 en Terrassa. Tenía 20 años. Pese a jugar solo 9 partidos y descender de categoría, muchos equipos se lanzaron sobre Sampedro: Atlético, Valladolid, Murcia…

Pero se lo llevó el Real Madrid para someterlo a prueba cuando cumplía con la patria. Recordaba el ‘xiquet’ que estando en la capital recibió una llamada del secretario técnico del Levante ordenándole que se desplazara hasta Barcelona y se presentara a Pepe Samitier, que lo esperaba al día siguiente en las oficinas del club.

El Barça

Así fichó por el Barça: llamada del ‘Mago’, dinero para el Levante (él aseguró que fueron 300.000 pesetas) y firma por cinco años. Empezó la temporada 1955-56 con el filial, en Segunda División y bajo las órdenes de Miquel Gual. 

Sus buenas actuaciones lo llevaron con rapidez al primer equipo, debutando con los mayores en Les Corts en un amistoso contra el AIK de Estocolmo el 27 de noviembre de 1955, aprovechando un parón por selecciones. Ferenc Plattkó, una leyenda azulgrana, lo hizo salir en el minuto 65 por Moreno y anotó dos goles (minutos 71 y 87). Pese a la derrota del equipo azulgrana (2-5) Sampedro se reveló como un jugador fresco, rápido, habilidoso, con gol y mucho carácter.

Debut oficial en Vigo

El 4 de diciembre de 1955, en Balaídos, debutó oficialmente (0-0). Poco después, cuatro goles en tres partidos lo consagraron. La temporada 1956-57 la empezó como titular pero poco a poco fue perdiendo peso en el equipo. Fue de más a menos y la competencia le pasó por encima.

Aun así, en la recta final recuperó la confianza del nuevo técnico, Domènec Balmanya, que lo hizo jugar en las semifinales de Copa contra la Real Sociedad y la final, en la que se convirtió en el héroe al anotar el único gol del partido (minuto 79) después de recibir un pase de Eulogio Martínez. Metió la cabeza para adelantarse a Argilés y al meta Vicente. Ese día jugó de extremo izquierda.

Lesión y declive azulgrana

Una rotura del ligamento cruzado en la rodilla fue el inicio del fin en el Barça. La temporada 1957-58 solo jugó dos partidos y varios amistosos, entre ellos el inaugural en el Camp Nou, ante la selección de Varsovia (4-2), anotando el tercer gol.

La siguiente la empezó en el CD Condal, en Segunda, recuperando el nivel y los goles (16 en 26 partidos), pero su tiempo había pasado. Se habló, en marzo de 1959, de un trueque con el delantero gallego del Espanyol Carlos Torres, aunque al final quedó en nada.

Racing, Mallorca, Recreativo y otra vez Racing, donde colgó las botas (1967-68), fueron sus siguientes destinos, pasando después a la secretaría técnica del conjunto cántabro. Fijó su residencia en Santander, donde se casó y tuvo tres hijas. Montó una empresa de construcción y fue representante de pequeños electrodomésticos hasta su jubilación.

Un error que se tomó con buen humor

El 22 de septiembre de 2007, en el homenaje que el Barça hizo a los jugadores que inauguraron el Camp Nou con motivo de su 50 aniversario, en los prolegómenos de un partido ante el Sevilla (2-1) de Liga, se recordó su nombre entre los fallecidos...  El error se subsanó invitando al héroe de 1957 al Barça-Atlético (3-0) del 7 de octubre. Se lo tomó con buen humor… 

Francisco Sampedro falleció en una residencia a causa de una enfermedad neurodegenerativa que sufrió en los últimos años. El Racing lucirá hoy brazaletes negros en su memoria en el partido que jugará en Gobela ante el Arenas de Getxo. El Camp Nou lo recordará con un minuto de silencio en la vuelta de los cuartos de Copa ante el Sevilla.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil