Saltaron chispas entre Soldado y Koeman en Los Cármenes

HISTORIA SPORT

El neerlandés esperó al jugador del cuadro nazarí al descanso en la entrada del túnel de vestuarios

A raíz de las protestas por el primer gol del Barça, el veterano delantero y el técnico mantuvieron un tenso duelo dialéctico

Soldado y Koeman se las tuvieron en Los Cármenes
Soldado y Koeman se las tuvieron en Los Cármenes | sport

Más allá de ser un duelo plácido y cómodo para el Barça, cosa rarísima esta temporada, el partido en Los Cármenes nos dejó muchos más detalles. Para empezar, Filomena no hizo acto de presencia en Granada. Tiempo frío, sí, pero soleado durante el día con un cielo claro y respetando a los protagonistas durante el desenlace del duelo. Muchos granadinos incluso aprovecharon los rayos de sol para ocupar las terrazas de las plazas emblemáticas de la bella ciudad andaluza. La expedición azulgrana llegó justa al estadio (sobre las 17:30) y eso que su hotel estaba a escasos cuatro minutos en autobús del feudo nazarí. Nada más pitar el inicio del encuentro De Burgos Bengoetxea todo salió de cara.

La primera acción afortunada fue sin duda la del 0-1. Busquets quiere devolver una pared a Messi en profundidad; su pase, defectuoso, golpea en Soldado y cae a los pies de Griezmann, que no falla. Un tanto muy muy protestado por el equipo local, que prácticamente rodeó al colegiado. En un principio se había señalado fuera de juego, pero finalmente el De Burgos consideró que el balón de 'Busi' se dirigía a una dirección opuesta y que a Antoine le había llegado por medio de un rival. Resultado, el que protestó con más ahínco fue Roberto Soldado, que había sido el infortunado protagonista.

EMPIEZA EL 'BAILE'

El valenciano suele ser un 'incordio' para los árbitros, de aquellos jugadores 'pesados' y que no dejan de martillearte la oreja durante los 90 minutos. Vive los partidos con intensidad y es un competidor nato. Pues bien, sus protestas llegaron a tal punto que hasta Koeman, que suele gustarle el 'salseo', todo sea dicho, le recriminó algo. Al árbitro para que castigara las protestas con alguna cartulina y se enzarzó con un Soldado que le dirigió unos cuantos improperios desde el verde y señalándolo con el dedo. Los mensajes 'cariñosos' se mantuvieron durante varios minutos y con la pelota en juego y el gol concedido.

El técnico neerlandés, una vez De Burgos señaló el descanso, se esperó hasta que todos los futbolistas entraron en el túnel. Solo quedaba uno. Soldado, que había aprovechado para decirle cuatro cosas al árbitro y con la frustración del 0-3, pasó por delante de Ronald y este le hizo un par de comentarios que no pasaron a mayores y entró justo después del delantero. Soldado fue sustituido por Diego Martínez y ya no se volvió a vestir de corto. Partido para olvidar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil