Rosell: "Si no hubiera sido presidente del Barcelona, no estaría en la cárcel"

El ex presidente del club blaugrana defiende su inocencia en una entrevista en 'El Mundo' y acusa a la juez Lamela de haberle "condenado ya"

"Un fiscal de la Audiencia Nacional le dijo a mi entorno que me tenían en prisión porque no tenían pruebas contra mí"

Rosell, durante su etapa al frente del Barcelona
Rosell, durante su etapa al frente del Barcelona | AFP

El ex presidente del FC Barcelona Sandro Rosell ha roto su silencio en una entrevista exclusiva en el diario 'El Mundo'.

SPORT.ES

Rosell, que lleva más de un año en prisión provisional en Soto del Real acusado de haber cobrado presuntamente comisiones por los derechos televisivos de la Confederación Brasileña de Fútbol y blanquearlas en paraísos fiscales, asegura que "es inexplicable e inaudito. Llevo 14 meses en prisión preventiva y a la espera de juicio. Los hechos por los que se me acusa se remontan a un contrato firmado en Brasil en 2006, del cual ninguna de las empresas privadas que participó ha reclamado nada, de hecho Ricardo Teixeira, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), está en libertad dado que Brasil no ha considerado investigar nada en estos doce años".

Según defiende, "la Fiscalía de la Audiencia Nacional dice que he blanqueado dinero de comisiones ilegales cuando, en realidad, se me pagó por mi trabajo en la consecución de los derechos televisivos de la selección brasileña, la cual pasó a cobrar más de un millón de dólares por partido, el doble de lo que ingresaban antes, lo que creo que justifica sobradamente la remuneración acordada con mi cliente saudí ISE (International Sport Events). El delito de blanqueo necesita, además, de la existencia e identificación de un delito previo (el que genera el dinero ilícito). Tras un año siguen sin decirnos qué delito cometí en Brasil y por qué aquella remuneración que cobré fue ilegal. En cualquier caso, lo que he constatado es que la juez Lamela ya me ha condenado y por eso se me mantiene en prisión preventiva vulnerando así mi presunción de inocencia".

El ex presidente barcelonista afirma también que si mañana le conceden la libertad, "no sólo no voy a huir, sino que mi intención es afrontar este procedimiento para poder demostrar definitivamente mi inocencia. ¡¡¡Por supuesto que no voy a huir!!! Tengo unos padres mayores, a mi mujer y a mis dos hijas, mis hermanos, cuñados, sobrinos, lo tengo todo en Barcelona, mi ciudad de toda la vida. Además, me han embargado todo mi patrimonio fruto de mi trabajo (más de 30 millones). La juez Lamela insiste en que tengo dinero en el extranjero, lo cual es falso, pero no se molesta ni en demostrarlo. Es una mera opinión de la Policía imposible de acreditar, sencillamente porque es falsa".

agravio comparativo

Y se queja de que la juez Lamela "ha llegado al extremo de no permitirnos pagar los impuestos, por ejemplo, o incluso de negar a mi mujer que pudiera disponer de 1.500 euros mensuales (del saldo embargado) para poder atender gastos básicos en una familia. No estoy preso por haber sido presidente del FC Barcelona, pero si no lo hubiera sido no estaría aquí".

Rosell también denuncia la situación de su amigo Joan Besolí, que está preso también en Soto del Real. "La suya es peor, pues antes de que nos detuvieran, su hijo sufrió un accidente y se quedó parapléjico. Pues bien, ni ante esta situación excepcional la juez Lamela ha tenido la humanidad de permitirle salir en libertad. Han llegado a afirmar que Joan sería capaz de huir dejando aquí a su hijo paralítico. Una barbaridad y una injusticia que impacta a todo aquel que la conoce. El riesgo de huida, sobre el que justifican mi mantenimiento en prisión, es una excusa".

El ex presidente del Barcelona considera estar sufriendo un agravio comparativo y compara su situación con la de Ángel María Villar, ex presidente de la Federación Española de Fútbol. "No entiendo que la prisión preventiva por delitos económicos, en el sector privado, exceda de los 10 o 15 días necesarios para poder recabar pruebas o tomar declaración a testigos, tal y como sucedió con Ángel María Villar, que estuvo 10 días. Yo llevo más de 400. Una vez superada esta primera fase lo justo debería ser permitir que la persona investigada pudiera defenderse en libertad de las acusaciones que pesen sobre él. Esto se ha aplicado a muchas personas a las que he visto entrar y salir de Soto del Real. Nada justifica este agravio comparativo y nadie ha sabido explicármelo (...) Un fiscal de la Audiencia Nacional le dijo a mi entorno que me tenían en prisión porque no tenían pruebas contra mí".

Por último, Rosell apunta también que la situación política en Catalunya le ha perjudicado. Según argumenta, "no me considero un preso político, pero creo que la política y la situación en Cataluña ha tenido y tiene un peso importante en mi caso. El Tribunal Constitucional ha llegado a inadmitir hasta dos recursos de amparo a pesar de que mi situación requiere de una seria revisión fuera de la Audiencia Nacional. Como presidente del FC Barcelona me granjeé algún enemigo, como consecuencia de mi compromiso con el club, pero no sé a quién hice tanto daño como para llevar más de 400 días en prisión sin haber sido juzgado".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil