Rosell medita apartarse de la presidencia del Barça

SPORT.ES

El presidente del Barça, Sandro Rosell, estaría contemplando la posibilidad de apartarse de la presidencia del club en el caso de ser imputado por el 'caso Neymar'.

Según ha adelantado la página web de 'La Vanguardia', "Sandro Rosell no descarta apartarse de la presidencia del FC Barcelona para preservar al club, en la medida de lo posible, de lo que se presume que será una larga batalla jurídica".

Según la citada información, Rosell piensa meditar en los próximos días al respecto y consultarlo con los integrantes de su junta directiva después de que el juez Pablo Ruz haya decidido seguir adelante con el juicio "por supuesto delito de apropiación indebida en su modalidad de distracción".

El dirigente barcelonista habría recibido incluso amenazas personales en relación a todo lo referido con los contratos de Neymar y se siente sometido a una presión tremenda aunque está convencido de que no hay nada de ilegal en la operación y que todo se aclarará.

DEJAR AL BARÇA A SALVO

Eso sí, Rosell no quiere que la imagen del Barça se pueda ver empañada porque se alarga este asunto y, por supuesto, si es imputado, Sandro está dispuesto a abandonar el cargo. 

Siempre según 'La Vanguardia', los estatutos del Barça no contemplan ningún tipo de retirada parcial, "pero moralmente Rosell se sentiría obligado a presentar su dimisión, por más que en su fuero interno sienta que puede acabar siendo juzgado "por haber traído a Neymar al Barça".

Por su parte, el socio que presentó la querella, Jordi Cases, piensan ampliar la denuncia a los vicepresidentes Josep Maria Bartomeu y Javier Faus.

FREIXA DEFIENDE LA LEGALIDAD

El Barça ha presentado un recurso de reforma contra la resolución del juez Ruz, y solicita que el caso se traslade a los juzgados de Barcelona.

El portavoz de la junta, Toni Freixa, considera que el caso está en Madrid "por una cuestión estratégica del querellante, que entendió que allí tendría mejor acogida y, sin duda, mayor repercusión mediática".

Freixa afirma que se jugaría "las dos manos y los dos pies" a que no hay delito alguno. El abogado del Barça reconoce que todo parte de un fallo de comunicación grave: "Nuestro gran error fue presentar un futbolista que cuesta 57 millones sin decir claramente a dónde iban los 57 millones. Es raro no poder decir dónde iba el dinero", comentó a 'La Vanguardia'.

Según Freixa, se trata de "fórmulas de retribución del jugador, en las que no existe el menor delito. Fórmulas que se utilizan en muchos clubs, por ejemplo con pagos a sociedades de los futbolistas".

Freixa cerraba sus declaraciones aduciendo que, técnicamente, el Barça todavía no ha podido defenderse. "En la decisión del juez se indica que no nos da ni por comparecidos, es como si no hubiéramos hecho nada, ninguna defensa".

Esto es así, porque el club, que no se siente perjudicado por la actuación de Rosell, pretendió comparecer como "presunto perjudicado" para "sostener la inadmisión a trámite de la querella". El juez no aceptó la estrategia del club.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil