Un rompecabezas en el ataque del Barça

La decisión de Leo Messi será clave para acometer el resto de las operaciones

Griezmann y Dembélé están en la encrucijada y se busca salida para Braithwaite y Coutinho

El argentino apareció en la segunda parte para terminar el partido y dejar sellada la Copa del Rey para el Barça | RFEF

Todo depende de Messi. Como siempre, nada nuevo. Su jerarquía lo alcanza todo porque va más allá del terreno de juego y afecta a todo lo que se mueve en el Barça. No es ninguna excepción la planificación deportiva, seguramente el punto en el que su presencia o su ausencia alcanza más trascendencia. Si Leo Messi continúa pasarán unas cosas y si Leo Messi no sigue, pasarán otras. Así que lo primero que debe conocer el club es el futuro de su mejor futbolista porque de ello depende también el suyo.

Si, como se ha explicado en las últimas horas, Sergio Agüero se une al proyecto blaugrana, es obvio, por razones mucho más obvias, que la continuidad del ‘10’ del Barça es más posible que nunca. Y eso significaría que Koeman, a nivel ofensivo, ya tiene mucho ganado, así que el resto de futbolistas, con todos los respetos, se convierten en actores secundarios y, por supuesto, ninguno imprescindible.

Uno de ellos, Griezmann, ha declarado abiertamente que su voluntad es seguir en el Camp Nou. Su temporada ha sido irregular, no acaba de ser determinante de la forma en la que su ascendencia debería obligarle a serlo. Y, sin embargo, sí ha sido muy importante en ciertos escenarios, por ejemplo la Copa del Rey. De hecho, Antoine es uno de los grandes responsable del título que se ganó en La Cartuja. Pese a ello, todos los escenarios están abiertos. Si llega una gran oferta, habrá pocas dudas sobre los beneficios para las arcas blaugrana de aceptar su venta. En todo caso, la opinión deportiva pesará, aunque no sea la que más peso tenga en la decisión.

El nueve crítico

Braithwaite es el único delantero centro puro, de esos de referencia, que tiene la plantilla del Barça. No hay más. Ni lo es Griezmann ni, por supuesto, Dembélé. En eso está la secretaría técnica, buscando alguien que ejerza en esa posición. Parece que el Kun está cerca, pero no es ese el argumento definitivo para considerar a Martin transferible. Koeman ha echado mano de él cuando le ha necesitado y siempre ha respondido con profesionalidad, aunque el problema es otro: el Barça necesita a un jugador de clase mundial para llevar el ‘9’. El futbolista, ahora lesionado, se niega a ello, pero está en el mercado y solo falta que todas las piezas encajen (están convencidos de que llegarán ofertas serias) para que su salida sea una realidad. 

Dembélé y Coutinho

Lo del brasileño es evidente. No hace falta ser un sabueso para entender que el Barça aceptaría, incluso bajo mínimos, una oferta por Philippe que ayudara a soportar el gasto que genera cada año. Coutinho ha sido un fichaje desastroso para el club en todos los aspectos, así que todo ayudaría a pasar página. Se trata de un futbolista de primer nivel mundial que no ha encajado en el Camp Nou y su etapa parece haber llegado al final.

En cambio, el caso de Dembélé, como hemos comentado en este diario, es algo más complicado. El Barça cuenta con él y le ha ofrecido la renovación, pero el francés no acaba de dar el paso. En ese escenario, todo lo que no pase porque el jugador acepte la oferta blaugrana, significará ponerse en el mercado. Se trata de una venta que, además, aligeraría mucho las arcas, no solo por su traspaso, sino también por la ficha. Todo se mueve y todo seguirá moviéndose.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil