Rizzoli admite que uno de sus errores más graves perjudicó al Barça

Se trata de la mano de Gabi en los cuartos de la Champions de 2016 que sancionó como falta pero estaba dentro del área

Rizzoli lo señaló como su “error más inolvidable”

Los jugadores del Barça protestan la decisión de Nicola Rizzoli en el Atlético - Barça de 2016 en Champions
Los jugadores del Barça protestan la decisión de Nicola Rizzoli en el Atlético - Barça de 2016 en Champions | AFP

Nicola Rizzoli es un histórico árbitro italiano muy conocido en el marco europeo. El colegiado elegido mejor del mundo en 2014 y 2015, dirigió, entre otros, la mítica final del Mundial de 2014 entre Argentina y Alemania.

Retirado en 2017, el actual designador de árbitros en la Serie A y B de Italia es un gran defensor del VAR, una herramienta que le habría ayudado en el error más grande se su carrera, su “error más inolvidable”, en el que está involucrado el Barça.

“En el derbi de Milán, cuando cobré un penalti inexistente… Pero el más inolvidable lo cometí en el Atlético de Madrid – FC Barcelona de Champions. Señalé un tiro libre en el borde de la línea que, se haber acertado, hubiera sido favorable al Barcelona. No me di cuenta del hecho que el jugador del Atlético tenía los pies fuera del área pero la mano con la que golpeó el balón estaba dentro. Mire, si hubiera existido el VAR…”, dijo Rizzoli en una entrevista en Corriere Dello Sport.

El partido en cuestión fue la vuelta de los cuartos de final de la Champions de 2016 disputada en el Vicente Calderón. La acción ocurrió en el minuto 90 con 2-0 en el marcador. Un gol del Barça hubiera enviado el partido a la prórroga, pero la decisión de Rizzoli fue sancionar la infracción fuera del área, y no dentro, y no tuvo la oportunidad de lanzar el penalti.

Gabi tocó el balón con la mano dentro del área en el Atlético - Barça de 2016

| sport.es

Rizzoli, por otro lado, confeso “favorable” a la implantación de la tecnología en el fútbol, también habló sobre la posible llegada del fuera de juego tecnológico.

“El fuera de juego es un hecho objetivo, la tecnología puede solucionar el problema de la interferencia en la acción. Es decir, el jugador se convierte en una máquina, en un vector, por lo que es capaz de establecer con precisión el momento de salida del balón y la posición, en ese mismo instante, del atacante”, decía.

El exárbitro, a este respecto, comentó que entiende que no será el mismo fútbol, pero que evitará controversias.

“Debemos partir de otra conciencia, esas que contemplan y toleran el error también por parte del árbitro, no solo del defensor, del portero o del atacante. ¿En Italia?, ¿con nosotros? Imposible. Pero sueño con algo diferente”, concluyó Rizzoli.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil