Y Riqui Puig volvió a tener minutos

Y Riqui Puig volvió a tener minutos

Riqui Puig, en el duelo ante el Granada
Riqui Puig, en el duelo ante el Granada | EFE

Ronald Koeman le dio los mandos del centro del campo en el tramo final del partido ante el Granada, pero cuando el equipo ya estaba partido en dos

El de Matadepera se estrenó esta temporada en partido oficial; no jugaba desde el 22 de mayo, en un duelo liguero en Ipurua

Cuatro meses después, Riqui Puig volvió a saborear el gusto de vestir la azulgrana en partido oficial. No lo hacía desde el 22 de mayo, en un intrascendente Eibar-Barça en el que Ronald Koeman le obsequió con apenas 35 minutos de partido. Ayer le dio alguno menos, pero, a fin de cuentas, sirvió para que el canterano se estrenara esta temporada.

En los cinco partidos que lleva disputados esta campaña el conjunto azulgrana, el técnico neerlandés aún no había sido capaz de poner sobre el verde al de Matadepera, al que le exige mejorar ciertos aspectos para poder entrar en la famosa rotación, pero al que las oportunidades le escasean. Riqui Puig ha visto esta temporada como todos los centrocampistas del equipo le han vuelto a pasar por delante, incluso los del filial. En un año donde los minutos parecían ir algo más baratos, el canterano se ha resignado a observar como los Gavi, Nico González, Demir y compañía tenían más protagonismo que él.

Pero ayer Koeman decidió que le había llegado el turno. Tampoco tenía nada más para evitar que el barco se hundiera del todo. Con Gavi ya en el verde, Riqui Puig entró al campo para buscar lo imposible: serenar el juego y evitar que el duelo se convirtiera en un partido de tenis. No pudo hacerlo.

Koeman montó una línea de tres '9' con Piqué, Araujo y Luuk de Jong y el duelo pasó a ser un bombardeo de centros. Desde cualquier lado valía. El Barça quiso buscar el gol atajando por el camino más corto, el de centrar y centrar al área a la espera de una carambola, y ahí Riqui Puig desapareció.

Mientras Araujo se convertía en el héroe bordando su partidazo con el tanto del empate a pase de Gavi, el de Matadepera se resignó a abrir balones a banda para que el juego circulara por los costados, la antítesis de su imaginario futbolístico. Pedía Koeman que el canterano mejorara ciertos aspectos, pero hacerlo 'debutar' esta temporada en este contexto no le va a ayudar. Veremos cuándo vuelve a tener la siguiente oportunidad.

Temas