Riqui-Aleñá: salidas en Navidad

El FC Barcelona ya está buscando opciones deportivamente atractivas para ambos jugadores

Solo se contempla su marcha en forma de cesión por entender que tienen futuro en el Barça

La magia de Riqui ante el Girona: ¡un globo que querrás ver más de una vez! | FCB.

La Junta Gestora del FC Barcelona lo dejó claro: en enero deben haber salidas si se quiere abrir la puerta a nuevas incorporaciones. El área deportiva del Barça está trabajando ya en buscar opciones deportivamente atractivas hacia varios jugadores teniendo en cuenta que el mercado volverá a ser complicado por la situación global de pandemia.

Dos de los jugadores que deberían salir son los canteranos Carles Aleñá y Riqui Puig, aunque solo lo harían, ambos, en calidad de cedidos. Ronald Koeman no cuenta con ellos porque considera que tiene ya bien cubierta la zona del centro del campo y el Barça quiere que sigan creciendo más allá del Camp Nou, aunque todo dependerá de la decisión que tomen los propios jugadores.

El caso Aleñá

Parece que podrá desatascarse rápido. El centrocampista ya tiene claro que no tiene sitio en este Barça y, al igual que le ocurrió con Valverde la pasada temporada, está cansado de esperar oportunidades. Por contrato, Aleñá puede decidir su futuro en este mercado de enero y prioriza una cesión a un equipo español a pesar de que también hay equipos extranjeros interesados en hacerse con sus servicios. El Getafe le quiso ya este verano, pero tanto el Barça como el futbolista optaron porque siguiera en la primera plantilla y ahora podría darse el acuerdo. 

El Barça ha recibido ofertas de la Premier y del Calcio por Aleñá, aunque el jugador se decantaría por continuar en la Liga salvo que pudiera jugar la Champions en un proyecto deportivo que apostase claramente por él. Koeman, por ahora, le hizo debutar en el último partido de Champions ante el Dinamo de Kiev y solo computa esta presencia (de 7 minutos) en los 10 partidos oficiales desde que comenzó la temporada.

El caso Riqui Puig

Puede tener un desenlace diferente. Koeman ya se reunió con el jugador durante el verano para dejarle claro que no iba a tener demasiadas oportunidades y le aconsejó que aceptase irse cedido por un año para seguir creciendo y regresar con más fuerza al Camp Nou. El canterano escuchó el razonamiento del héroe de Wembley, pero priorizó quedarse bajo la cobertura del paraguas del club blaugrana, convencido de que crecerá más aquí que en cualquier otro equipo europeo, aunque no juegue.

A poco más de un mes de comenzar el mercado, Riqui ya tiene claro que sus peores presagios se han cumplido y solo ha disputado 3 minutos, más el agregado, en un partido de Liga (Getafe) en lo que se lleva de temporada. Tanto el Barça como el propio Koeman volverán a hablar con él, pero Riqui sigue siendo muy reacio a salir esta temporada. En Portugal, tanto Benfica como Oporto le abrirían las puertas de par en par para darle total protagonismo en sus equipos, pero no hay negociaciones abiertas porque el jugador y su entorno no están dispuestos a iniciarlas hasta el momento.

En todo caso, el Barça no piensa desprenderse de ninguno de los dos jugadores a través de un traspaso. Ni hay ofertas para ello ni tampoco se escucharán en el caso de que llegaran en firme. El club azulgrana tiene claro que los dos futbolistas deben formar parte del futuro y que el equipo deportivo del próximo presidente del FC Barcelona ya decidirá sobre ellos a partir de finales de enero.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil